Las mil cosas que deberás hacer en una mudanza

Andorra Barcelona Divagaciones Expatriada Moradeces

Ya cumplimos dos meses en la casa nueva. Dos meses relativos, porque la casa anterior la devolvimos hace apenas un par de semanas. El proceso ha sido más largo de lo que nos esperábamos, pero ya no nos sorprende.

Estos consejos los he sacado de la última caja que me quedaba por abrir, por si a alguien le sirven. Si se te ocurre alguno más, estaremos encantados de que nos lo cuentes en los comentarios y así ayudar a los próximos lectores.

I. Planea la mudanza

Familiarízate con los nuevos espacios

Antes de mudarnos visitamos la casa nueva varias veces, tomamos medidas e hicimos un plano en papel. Solo así supimos qué debíamos llevar y qué no de todos los muebles y artefactos que ya teníamos.

Consigue cajas

Pasé un año entero recolectando cajas, tuppers, etc… y aún así no fueron suficientes. Tuvimos que ir a comprar más. Dos veces. Las cajas automontables que tienen orejitas para llevarlas son las mejores, las otras cuestan algo menos, pero tienes que rodearlas de cinta de embalar y no son tan fáciles de manipular.

Armé 79 cajas, sin contar los libros y la ropa. Luego me enteré que la empresa de mudanzas te puede prestar cajas y luego pasan a buscarlas ¡mucho más ecológico! Y útil, porque al final fueron 123 cajas en total… y entre las que me dejaron había unas cajas – armario donde todo iba colgado tal y como estaba en nuestros roperos… ¡nada se arrugó!

Haz un inventario mientras preparas tus cajas

A cada caja que preparé le coloqué un código numérico único y correlativo, la indicación de lo que contenía y la habitación a la que debía ir. Cada caja llevaba los carteles arriba y al costado, para que fueran visibles desde distintos ángulos. De esta manera podía verificar que llevaba todo y luego fue más fácil organizar todo al llegar.

Recuerda que no todas las cajas necesitan abrirse a la vez. Prioriza.

Elimina cosas, todo lo que puedas

Una mudanza es el momento ideal para depurar. Escucha a Marie Kondo. ¿Lo necesitas? ¿Lo quieres? ¿Te hace realmente feliz? ¿Cumplió su ciclo? ¿Le podría servir a alguien más?

Vende, regala, dona, descarta… ¡reduce!. Aunque creas que tengas pocas cosas… TIENES DEMASIADAS. Y créeme cuando te digo que una vez que llegues a tu destino te sobrará mucho de lo que has llevado contigo.

Ve comiéndote lo que tienes en la despensa, si aún no está caducado, claro :P

Investiga compañías de mudanzas

En nuestro caso, no podíamos hacer la mudanza por nuestra cuenta ni era factible que nos ayudaran nuestros parientes o amigos, así que decidimos buscar una empresa especializada. Tomamos en cuenta que se encargara de los permisos correspondientes para la carga y la descarga en ambas ciudades, tuviera seguro a todo riesgo e hiciera todos los trámites aduaneros.

Ciertamente, no fue una ganga, pero fueron rápidos, cuidadosos y nos dieron mucha confianza.

Recopila toda tu documentación

Toda nuestra información personal y financiera viajó con nosotros. Incluyendo las historias clínicas.

Haz un pack con todo lo esencial

Debíamos esperar a que nuestras cosas pasaran por la aduana, así que entramos a vivir a una casa vacía con un pack de supervivencia conformado por un colchón inflable y una maleta donde llevábamos toallas, pijamas, neceser, medicinas, documentación… y un par de platos, vasos y cubiertos.

Llevamos también dinero en mano, por si acaso… ¡y las llaves, claro! xD

II. Despídete de la casa que estás dejando

Todas las ilusiones están puestas en la casa nueva, pero no es tan sencillo partir sin mirar atrás.

Recupera la fianza

Cometimos el error de pensar que había que avisar que dejamos la casa con un mes de antelación, pero ¡eran dos! Una parte de la fianza se fue en pagar el alquiler de una casa donde prácticamente no estuvimos.

Revisa el contrato

Nos faltaba un mes para cumplir 10 años en la casa de Barcelona, así que ya habíamos olvidado muchas cláusulas del contrato de alquiler, como que debíamos dejar el inmueble pintado. Ahí se fue el resto de la fianza.

Recorre el espacio con la propiedad

Cuando ya habíamos hecho la mudanza de los muebles y las cosas grandes, concertamos una reunión con la propietaria para que pudiera verificar el estado del piso. Previamente hicimos una limpieza a fondo y saneamos las paredes donde habían colgado nuestros cuadros. Si es preciso, toma algunas fotos. ¡Y firma un contrato de rescisión! ¡Que no parezca que sigues viviendo allí cuando ya no estás!

Negocia si tienes que dejar algún mueble

Esto fue importante porque teníamos aparatos que funcionaban, pero que por su antigüedad no valía la pena mover, como la lavadora y la refrigeradora / nevera. Además, dejamos una repisa que iba atornillada a la pared, la tarima / somier y el colchón que usamos hasta el último día. Nadie de nuestro entorno los quería.

Pensamos en regalarlos a las personas que recogen chatarra, pero debían bajar seis tramos de escaleras estrechas de un edificio antiguo. Solo de pensar en que podría haber un accidente con daños personales o materiales… preferimos dejarlo todo como estaba. La propietaria nos dijo que no había ningún problema, que ella se haría cargo.

Sabemos de casos en que han negado devolver la fianza a personas que no dejan el piso totalmente vacío.

Da de baja los servicios contratados

Esto te puede tomar más tiempo del que te imaginas, así que es mejor que lo planees con anticipación. El último mes ya no tuvimos televisión ni internet, pero ¡otras cosas las necesitábamos hasta el final! Pedimos una factura de conformidad con la última lectura del luz y el gas, no pudimos hacerla para el agua. Todo lo que pase de esa lectura deberá correr a cuenta de la propiedad o del próximo inquilino.

Cambia la dirección de la correspondencia que recibes

Siendo sinceros, ni te van a guardar las cartas que recibas ni irás a buscarlas, así que mejor ir cambiando tus datos de contacto con antelación. ¡Haz una lista de la correspondencia que sueles recibir! ¡Nunca hay suficientes listas!

Cierra la puerta… y el capítulo

Si tienes relación con los vecinos, despídete de ellos, pero despídete también de la casa y agradécele los buenos momentos.

Siempre se quedará un poquito de ti en ella, pero piensa en todo lo que vendrá.

III. ¡A por la casa nueva!

Tal vez te haya tocado hacer alguna reparación o renovación. Nosotros tuvimos la suerte de encontrar un piso que estaba acabado de reformar. En todo caso, esta lista empieza cuando el hogar está a punto para recibir a sus nuevos habitantes.

Da de alta los servicios

No nos quejaremos, en ese aspecto Andorra funciona muy bien y en un día ya teníamos los servicios funcionando.

Ten las llaves necesarias

Nuestro edificio tiene una llave de seguridad de la que no puedes hacer copia alegremente (probamos a hacerla en España y tampoco nos lo permitieron, jaja).

Asegúrate de que la propiedad te facilita las llaves que requieres para todos los usuarios.

Haz un cuadro con todo lo que necesitas

Soy fanática de las listas, pero en este caso hice un cuadro.  En la parte de la izquierda tenía las habitaciones y en la superior tenía tres momentos: necesidades urgentes, a mediano y a largo plazo.

En cada cuadrito que me quedaba apuntaba con un color lo que tenía que hacer y con otro lo que tenía que comprar para ese espacio. Tachar cada tarea es tremendamente satisfactorio.

Lleva a cabo una limpieza profunda

Piensa que la primera limpieza será la más sencilla, luego habrá cosas… más y más cosas.

Si tienes alguna duda sobre alguna superficie, pregúntale a la propiedad. En la casa de Barcelona nos pidieron que el suelo solo se limpiara con agua, por ejemplo.

Si hubieras visto nuestra primera compra en el supermercado te habrías reído: pan, queso, vino… y un cerro de productos de limpieza específicos para cada rincón. Debíamos elegir con mucho cuidado, teniendo en cuenta que pasamos del suelo hidráulico al parquet sintético, de la cocina de gas a la vitrocerámica… y que nos estrenamos en los fantásticos mundos del lavavajillas y de la secadora. Más sobre nuestros estropicios en alguna próxima entrega xD

Inspecciona todos los rincones

Los primeros días son importantes para ver si algo falla y que la propiedad se encargue de corregir esos errores. Una de las primeras cosas que hizo el Sr. T fue pasearse con una lamparita probando todos los enchufes ¡e hizo bien porque uno hacía saltar los plomos!

De igual manera, ubica dónde está la caja de luz y las llaves de paso del agua o el gas, que no es plan de buscarlas cuando sea demasiado tarde.

Compra los electrodomésticos y muebles que te falten

Ni al Sr. Torres ni a mí nos gusta gastar más de lo que ingresamos, así que nuestra primera idea fue priorizar e ir montando la casa poco a poco. Como no nos trajimos todo lo que teníamos en Barcelona, había que reponer algunos electrodomésticos de primera necesidad, como la refrigeradora / nevera.

Los muebles iban a esperar, pero cuando vimos que no encontrábamos lo que buscábamos y que teníamos que mandar a traer todo de IKEA España, con el gasto de transporte y aduanas que eso significaba… decidimos hacer una única compra grande: cama, estanterías, mesa, sillas, una isla para la cocina… ¡ouch!

Ten a mano un presupuesto para pequeñas cosas

Es increíble la cantidad de detalles que hemos tenido que ir adquiriendo… especialmente en la cocina y el baño. Hablo de cositas baratas: que si la jabonera, una repisita, el reposacucharón o un protector para la vitrocerámica… pero todo va sumando.

Algunas cosas pueden esperar, otras no tanto… como cuando los que escriben en este blog iban a estrenar su cama nueva y no tenían sábanas de ese tamaño. Par de listos.

Guarda todos los recibos

Compramos una carpeta donde hemos ido guardando todos los recibos. No solo nos sirve para controlar el gasto, también ayuda a llevar un control de las garantías… y las devoluciones y reclamos si se diera el caso.

Sácale una fotocopia a todo, en especial a los recibos en papel térmico o a los que tienen tinta muy clarita.

La hora del unboxing

Si seguiste mis consejos de la primera parte, será más fácil y rápido. Abre las cajas en la habitación donde irá el contenido, de lo más importante a lo que no usarás tan a menudo.

Aunque haya trabajo en todos los espacios, elige una de las habitaciones para que sea la primera en acabarse y que se convierta en una fuente de motivación: si pudiste con ella, podrás con las demás. Así te tome un año entero.

Investiga el barrio

Los primeros días probablemente no tengas tiempo ni cabeza de cocinar, así que ubica los supermercados y restaurantes que te sacarán de cualquier apuro.

Entérate sobre el sistema de tratamiento de la basura

Cada ciudad tiene un sistema diferente. En Andorra La Vella hay que bajar los residuos a la calle después de cierta hora y los pasan a recoger. Eso sí, hay contenedores de reciclaje y puntos verdes.

Después de mudarte te tocará reciclar y desechar cajas, papeles y plásticos usados para el embalaje, así que deja rincones de la casa para ir acumulándolos y no hacer tantos viajes a los contenedores.

Pregunta también por otra normativa que te pueda afectar, como si puedes tender la ropa en la azotea o balcones exteriores. Spoiler: en Andorra no.

Empadrónate

Este paso es básico para actividades tan primordiales como recibir atención médica o votar. También para buscar escuelas en el caso de familias con estudiantes.

Así que empadrónate en tu nuevo municipio y, si fuera el caso, en el consulado que te toque.

Comunica tus nuevos datos de contacto

En capítulos anteriores pasé mi número español a un teléfono tan viejo que no tiene whatsapp y el número andorrano no lo tienen todos mis contactos. Hice un cartelito, pero no me hacía gracia hacer un envío masivo, así que lo hago persona a persona… ¡cuando puedo, porque tengo otros demasiados frentes abiertos!

Ya hemos recibido una tarjeta de Londres y una postal de Singapur ¡así ha sido más fácil sentirnos en casa!

Decora a tu gusto

Esto parece obvio, pero son los últimos detalles los que hacen que tu hogar sea realmente tuyo y no de otra persona con los mismos muebles de IKEA xD

Ya están colocadas nuestras frikadas. La Estrella de la Muerte de LEGO preside nuestro salón. Mi hermana insiste en que faltan plantas. Pasamos.

Nos queda colgar los cuadros, pero volvemos al apartado de las pequeñas cosas. Debemos comprar tarugos / tacos  y alcayatas. En nada podremos hacer un house tour, como la gente importante.

Y empezar a recibir visitas ^^

(Es broma, hago más cosas además de planificar, abrí y coloqué toditas las cajas sola)

13 comentarios

Fabiola 14 noviembre, 2019 at 1:33 pm

jajajajajaja me encantan tus dibujos siempre 4 ever and ever!!!

Ya me voy mudando varias veces y suscribo lo que dices, mudarse es un mega chambon y no hay mil, sino un millon de cosas que hacer cuando traes hijos y mascotas en la mudanza!!! :(
pd. soy la 1era!!! jajaja

Responder
remorada 14 noviembre, 2019 at 2:14 pm

ya me imagino, con hijos, mascotas y plantas debe ser la muerrrrrte!!! tantas cosas por hacer… argh!

Responder
Brekas 14 noviembre, 2019 at 2:07 pm

Estoy en las mismas, aunque tocará pintar la casa antes de acomodarnos bien. Ya llevamos casi un mes aquí y aún hay mil cajas por abrir, y el pequeño S que no colabora, jajajaja. No me refiero a que no ayuda, sino a que tu tiempo se va en atenderlo a él, o que tú acomodas un cajón y él lo va desacomodando detrás de ti 🤷🏻‍♀️ Espero que acabemos antes de que cumpla 18

Responder
remorada 14 noviembre, 2019 at 2:17 pm

Little S no colabora porque también está planificando!!! jajaja xD

espero que la nueva casa tenga una habitación especial para los zapatos x)

Responder
mari 14 noviembre, 2019 at 6:33 pm

qué facilidad tienes para planificar; seguiré tus indicaciones, pero, además, te contrataré cuando tenga mi casita, con una mesa redonda y su mantel de colores; iremos!!!

Responder
Irene MoRe 14 noviembre, 2019 at 10:23 pm

Cómo siempre, genial. Si a mí me llaman la chica Excel en el trabajo, no sé cómo te llamarían a tí XD.
Sólo una cosa, si se puede, es bueno marcar en el suelo, con cajas de cartón vacías o marcando con cinta de carrocero el perímetro. Lo digo porque el papel engaña mucho, y lo que parece que en una libreta encaja luego queda demasiado estrecho en 3D.

Responder
Beatriz 15 noviembre, 2019 at 6:10 pm

Qué organizados!! Yo he hecho un montón de mudanzas y parece que no aprendo, sigo teniendo cajas sin abrir (incluso de mudanzas anteriores…) Tendré que poner en práctica lo de Marie Kondo… algún día :)

Responder
Estela 20 noviembre, 2019 at 3:31 pm

Han estado ocupadisimos.. las mudanzas son así. Muy buena la guia con consejos. Sobre todo cuando la mudanza es a un lugar lejano, son útiles.
Mi ultima mudanza fue a tres cuadras de la anterior casa, así que fue bastante sencilla.
saludos!

Responder
Azul Celeste 21 noviembre, 2019 at 5:13 am

Excelentes consejos querida Fran.
Yo tuve que hacer algo parecido en la penúltima mudanza, numeré las cajas y tenía mi índice con contenidos cerca de mí, y algunas indicaciones del lugar a donde debían ir las cajas.
Pero nada tan organizado como tú.
Tiramos, regalamos, vendimos, donamos un montón de cosas ya que nos cobraban por peso y cuando ya íbamos a subir al transporte de mudanza nos dijeron que era por volumen no por peso ¡Ya habíamos perdido la mitad de cosas y casi todos los muebles! :(
Todo un show.
Un abrazo mi querida Fran.

Responder
Mo 26 noviembre, 2019 at 1:21 pm

Maaaaadre mía, esto es mudanza nivel pro!!!! La organización de las cajas me parece insuperable, si algún día me mudo me voy a imprimir este post!!!
Cuando me fui a vivir con Mr. X, mis padres también se fueron de la casa en la que habíamos vivido los últimos doce años, y fui tan feliz allí que dejé una nota escrita en la pared del armario empotrado de mi habitación, dejando patente ese sentimiento. Me pregunto si alguien lo habrá leído :)
Muuuuuuas!

Responder
Mo 26 noviembre, 2019 at 1:24 pm

Ayyyy, que comenté y se me fue!!
Decía que eres lo más grande de la organización, y que si alguna vez dejo mi casa actual, me imprimiré este post!!
Y también que cuando me fui de mi última casa, dejé una anotación en la pared de mi armario, diciendo que allí fui muy feliz. ¿Lo habrá leído alguien?
Besotes!!!

Responder
Mo 28 noviembre, 2019 at 1:14 pm

Anda mierda, se publicaron las dos, jajajajajaja! XD
Muas!

Responder
Pepa 6 diciembre, 2019 at 4:16 pm

Solo de leerlo me mareo. La de cosas que hay que hacer en una mudanza y como las detesto.
Pero después de todo esto, a disfrutar de la nueva casa :)

Responder

Es tu turno de comentar ^_^

Este blog utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia de navegación. Son galletitas sin gluten. Si continuas navegando las consideraremos aceptadas. Cookies! Leer más