La nueva bola: adenoma pleomorfo

Escenas de hospital Historias

Esta semana la voy a dedicar a poner al día las escenas de hospital y empezaré con la nueva adquisición: un adenoma pleomorfo (aparentemente).

¿Por qué cuento mi historia clínica?

Lo voy a aclarar porque me ha llegado algún comentario malintencionado: no me interesa instrumentalizar lo que me acontece.

Confío en la sanidad pública y en los profesionales que me han atendido en todos los centros. Además, tengo a mi lado al mejor de los enfermeros (o sea, el Sr. Torres) y tengo también a mi familia y amigos dispuestos a echar una mano si fuera necesario.

Siempre me he informado sobre las distintas intervenciones por las que he pasado, así que más o menos conozco los procesos. De todas maneras, conocer otros casos me da más tranquilidad y compartir me hace sentir más acompañada. Escribo mi caso por si a alguien le puede servir o animar.

Dicho esto, cada persona es un mundo. El mismo tipo de tumor puede tener distintas implicaciones según su posición y tamaño.

si tienes dudas, consulta con tu médico o Médica

Cómo descubrí a mi adenoma

En este post repetiré muchas veces esta frase: no hay mal que por bien no venga.

Cuando estuvimos en Santiago de Chile, pasé la enfermedad del arañazo del gato y se me hincharon los ganglios, especialmente en la zona preauricular izquierda. Con la medicación me bajó la hinchazón, pero me quedó una bolita. Me dijeron que a veces había que esperar hasta un mes hasta volver a la normalidad.

Ya de regreso en Barcelona, la bolita seguía allí. Era muy pequeña, la había notado de tanto tocarme la cara para asegurarme de que los ganglios volvieran a su lugar. Probablemente la tenía desde antes y ni siquiera me había percatado.

Con una ecografía vieron que era un tumor benigno en la glándula parótida. No me asusté porque casualmente tenía referencias de dos personas a las que le había pasado algo parecido, una había optado por operar y la otra por dejarla estar. Mi doctora de cabecera y yo decidimos esperar y monitorear.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Fran / Remorada (@remorada) el

Operación de parótida ¿sí o no?

En febrero me tocaba la revisión de rutina. La bola ha crecido y ya no hace falta palpar para encontrarla, se ve. No se nota tanto porque la tapo con el pelo y porque tengo, por decirlo de alguna manera, mofletes generosos. No hay mal que por bien no venga.

Si solo fuera un problema estético, no me sometería a ninguna intervención. Me hicieron una resonancia magnética de cabeza y cuello (si ya me daba claustrofobia cuando me hicieron la de la pierna, imagínate) y las sospechas se confirmaron: era benigno, pero había crecido. Estaba presionando un nervio y debían extirparlo.

Todo apunta a que es un adenoma pleomorfo, pero no lo sabremos a ciencia cierta hasta después de la operación. Lo tienen que sacar sí o sí, así que daba igual hacer una biopsia previa. Hay una ínfima posibilidad de que sea otro schwannoma, pero ya sabemos que a mí me rige la ley de la improbabilidad.

Me derivaron a un cirujano maxilo – facial que me dio confianza y me explicó con mucha claridad cómo sería el procedimiento, la hospitalización y la recuperación.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Brickcelona (@brickcelona) el

Posibles secuelas: parálisis facial

Una secuela bastante común es el Síndrome de Frey, que hace que se presente sudoración y enrojecimiento en la zona operada. Según la Wikipedia “suele aparecer cuando la persona afectada come, ve, sueña, piensa o habla sobre ciertos tipos de comida”… y yo me paso la vida hablando de comida, así que ya me hice a la idea. Es algo molesto y antiestético, pero controlable.

También será antiestética la cicatriz, pero no me importa demasiado. Dice el Sr. Torres que es una pena que no pueda dejarme barba, que la disimularía muy bien.

El mayor riesgo en una parotidectomía (extracción de la glándula parótida, pero más difícil de decir) es que se toque el nervio facial.

En la mayoría de casos hay una parálisis temporal; de entre 4 y 6 semanas si se debe a la hinchazón de la misma operación o de varios meses si se ha llegado a tocar el nervio. También hay parálisis permanentes.

El doctor me dijo que lo más probable es que se me cayera la ceja y la comisura de la boca, pero que con rehabilitación es muy probable recuperar el movimiento. También podría ser que no pasara nada. La única secuela que le quedó a la persona que conozco y se sometió a la operación es que no siente la oreja.

Cuando hablamos de esta operación usamos como banda sonora Pokerface de Lady Gaga. Sé que una parálisis no se debe tomar a broma porque uno de mis sobrinos pasó por ese trance debido a un virus, pero si no podemos bromear sobre nosotros mismos no sé qué sería de nuestras vidas. Además, Gaga es una jefaza.

Fuera de bromas, un último “no hay mal que por bien no venga”: menos mal que aún no nos hemos mudado y seguimos en Barcelona.


Esta entrada, junto a este post sobre mi schwannoma y este otro post sobre mi histerectomía, forma parte de una semana dedicada a compartir mis achaques, por si a alguien le sirve tener una referencia. 

20 comentarios

Fran Miau 13 marzo, 2019 at 12:13 am

がんばって 
:*****
Espero que todo pase rápido y sin contratiempos :*******
Perdón por ser tan mala dando ánimos :*

Responder
remorada 13 marzo, 2019 at 9:10 pm

iban a darme fecha ya, pero en abril voy a Lima, así que será a la vuelta.

Caféééééééé ;D

Responder
Azul Celeste 13 marzo, 2019 at 12:16 am

Precisamente, hoy en la mañana escuchaba My Sharona y me acordaba de tí.
Tú dando el muy buen ejemplo, de cómo debemos hacer las cosas, informarnos bien, documentarnos, hacernos acompañar y conocer riesgos y consecuencias.
Espero que todo salga bien y que tengas una recuperación pronta.
Un abrazo grande mi querida Fran.

Responder
remorada 13 marzo, 2019 at 9:11 pm

No soy muy buen ejemplo, pero me gusta ir informada porque la incertidumbre me mata! xD

Me dejan ir a Lima antes, así que volveré con energía renovada ^^

Responder
Mo 13 marzo, 2019 at 10:21 am

Mi madre pasó por tres parálisis faciales por culpa de un virus, y sé lo molesto que es para el que lo sufre, pero esperemos que tu nervio facial sólo se tome, a lo sumo, un descanso dominical!
Me chifla la Pokerface!! XD
Ánimos preciosa!!!
Muas!

Responder
remorada 13 marzo, 2019 at 9:12 pm

Es que a ver… un nervio se toma vacaciones y el resto también se quiere apuntar? PERO ESTO QUÉ ES? xD

:***

Responder
Marialu R 13 marzo, 2019 at 10:39 am

No me puedo creer que haya gente que te cuestione, sobre todo teniendo en cuenta que muchísimas personas cuentan toda su vida por las RRSS y nadie les dice nada, en fin…
Estoy segura de que todo va a ir de maravilla y por la cicatriz ni te preocupes, si es como la que yo conozco casi ni se nota (aunque tiene barba).
Un beso muy gordo!
Marialu

Responder
remorada 13 marzo, 2019 at 9:16 pm

Nada que el pelo no pueda arreglar y si no… siempre me quedan las pelucas, que ya sabes que son mi fascinación xD

Responder
Helena Angela Reyero 13 marzo, 2019 at 1:07 pm

Dile al señor torres que siempre puede ponerte una barba postiza todos los días XDD y que te la quite él, sin tirones.

Bueno, te cuento yo una curiosidad de los nervios de mi cara: tardaron casi 9 años en quitarme las muelas del juicio, debido a que estaban demasiado cerca del nervio, y cuando hacía calor ( especialmente en Murcia, donde veraneamos) por unos pocos segundos una mitad de mi cara se relajaba. Era muy raro. cuando estos episodios dejaron de ocurrir, muelas del juicio fuera. y colorin colorado
Lo que quiero decir es que lo más probable es que dure unas pocas semanas, sonrías mucho, te “enfades” mucho, y las cicatrices son marcas de guerra, si se te ve cuenta esta historia, pero sin términos tan médicos, pardiez! XDDD

Va a ir todo genial, ya verás.

Responder
remorada 13 marzo, 2019 at 9:19 pm

No será mi peor cicatriz, eso seguro! Y, como dices, siempre me queda el estilo Conchita Wurst xD

No había escuchado un caso como el que me cuentas, menos mal que todo se solucionó! Las muelas del juicio son muy pesadas ¬¬

Responder
Miriam 13 marzo, 2019 at 2:57 pm

Pues personalmente yo agradezco que compartas tus historias de hospital :-) estoy segura que todo saldrá requetebién y esperemos que este sea el último hasta que cumplas por lo menos por lo menos 100!

Responder
remorada 13 marzo, 2019 at 9:20 pm

Muchísimas gracias <3 Yo también tengo la impresión de que esta vez todo irá como la seda!

Responder
Esther 13 marzo, 2019 at 5:13 pm

A mí me gustaría que no existieran estas historias de hospital, ni las mías, pero ya que existen me gusta que las compartan, pueden ayudar a otras personas y sobre todo eres un ejemplo de cómo sobrellevar estos imprevistos con humor. Que todo vaya muy bien y que nos lo cuentes, ah! Y no lleves nada de coco que comer a futuras consultas, por si las moscas. Un besote grande.

Responder
remorada 13 marzo, 2019 at 9:21 pm

No he incluido varias frases divertidas de estos días porque me estaba quedando muy largo, pero ya las iré compartiendo xD

EL COCO ES EL COCO! ¬¬

Responder
Pepa 14 marzo, 2019 at 11:04 am

Mucho ánimo! Yo también tengo toda una historia con mis ganglios linfáticos… Y también soy un caso de improbabilidades, de todos los efectos secundarios de las operaciones y tratamientos por las que he pasado (que sin muchos): no he tenido ni uno! Un abrazo enormeeeeee !!!!!

Responder
remorada 14 marzo, 2019 at 2:15 pm

A veces la ley de la improbabilidad es muy cabrona, pero otras veces lo compensa con cosas como esta! Cuánto me alegro, porque los efectos secundarios son muy antipáticos!

Que siga la mejoría, Efi! ^_____^

Responder
Amor de Batmami 15 marzo, 2019 at 11:05 am

:-00
muchos ánimos con todito y que no quede ni una secuela extraña!

Responder
remorada 15 marzo, 2019 at 3:33 pm

gracias <3

Responder
Bego 15 marzo, 2019 at 12:53 pm

¿pero qué cuestionan? en fin, la gente…
Mucho ánimo, cuando tocan estas cosas mejor encararlas de frente y con humor, siempre con humor. Y nos tienes a todos contigo.
Besos

Responder
remorada 15 marzo, 2019 at 3:34 pm

❤❤❤

Responder

Es tu turno de comentar ^_^

Este blog utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia de navegación. Son galletitas sin gluten. Si continuas navegando las consideraremos aceptadas. Cookies! Leer más