Chiquilladas Historias Nuestro entorno

Cuando era pequeña, mis dos padres trabajaban, por lo que era sometida a un estricto régimen abuelil: lunes, miércoles y viernes con los abuelos paternos y martes, jueves y sábado con los abuelos maternos.

Los sábados mi mamá no trabajaba, pero aprovechaba para llevar la ropa a lavar, que a los Abuelos no les faltaba ningún electrodoméstico habido ni por haber (la anécdota del microondas es de mis preferidas)

Nosotros no teníamos lavadora porque en ese entonces no se estilaba. Vivíamos en un departamento y no en una casa y no había espacio. Ahora que lo veo con ojos europeos, era un piso grande, pero en medidas americanas era otra cosa.

Cada noche era una drama volver a mi dulce hogar que, según mis ojos de princesa nacida en el lugar equivocado, debía de ser algo parecido una cueva lúgubre y tenebrosa. Y por si fuera poco, solo tenía una planta. ¡Habrase visto!

casa-con-escaleras-1

Mi madre intentaba consolarme con argumentos tan desesperados como “¡sí tenemos escaleras! las subimos para entrar a la casa”. Pero no tuvo éxito, yo tenía respuestas aún más desesperantes.

casa-con-escaleras-2

¿Lo más divertido? Más de 30 años después se repitió la historia con mi sobrino, no le daba la gana de volver al piso donde vivía pudiendo quedarse en casa del Abuelo. Mi hermana evocó las excusas de mi madre, mi sobrino dio mis mismos alegatos.

Niego totalmente mi influencia porque vivo fuera del país desde antes de que él naciera, pero se ve que los genes “arribistas” son muy poderosos. Y es que para llegar al cielo se necesita una escalera grande y otra chiquita… situadas, a ser posible, dentro de la casa.

41 comentarios

Marta 27 mayo, 2015 at 8:13 am

Jajaja, yo también quería una casa con escaleras. De dos pisos. Y ahora… Que no la tengo, tampoco la quiero, que voy pensando en las niñas, a ver si por tener una escalera, se van a caer. O en mi adultez, y posterior vejez, cuando no se pueda subir escaleras…

Responder
remorada 28 mayo, 2015 at 5:34 pm

yo ahora solo pienso en que si no me da la vida para limpiar una planta me moriría con dos xD

Responder
Azuki 27 mayo, 2015 at 8:19 am

jaja yo es que he vivido toda mi vida en un bajos y siempre he odiado a muerte las escaleras XD!!! ahora que vivo en un segundo rezo cada día por que no se estropee el ascensor, espero que en el cielo, al lado de esas escaleras interiores chachis, hayan unas mecánicas, si no ya te digo yo que por comodidad me tendréis que venir a visitar al infierno xDDD

Responder
remorada 28 mayo, 2015 at 5:36 pm

ay, calla, que aquí que es un 5to con principal y bajos me he querido MORIR cuando el ascensor no funcionaba… una vez fue literal porque nos tocó a una amiga y a mí subir con maletas y en el 4to me tuve que estirar en el rellano XD

Responder
Bombones 27 mayo, 2015 at 8:13 am

Escaleras dentro… Suena bien, aunque creo que yo ahora pediría un super vestidor dentro… O piscina y sauna dentro, ¡eso sí que mola!
Todo dentro.

Responder
remorada 28 mayo, 2015 at 5:34 pm

TODO DENTRO! XDDDD

Responder
Irene MoRe 27 mayo, 2015 at 9:31 am

Escaleras no, son el mal. Eso sí, yo me pido dos habitaciones más, un vestidor enorme para no tener que hacer el cambio de armario, 2 balcones grandes y una cocina más amplia.
Besazos.

Responder
remorada 28 mayo, 2015 at 5:38 pm

uy no, a una cocina más grande estaría obligada a entrar! XD

Responder
mariaddlor 27 mayo, 2015 at 9:45 am

Jajajaja, me parto! Yo de pequeña quería un piso, porque estaba hasta el gorro de las escaleras.

Responder
remorada 28 mayo, 2015 at 5:38 pm

nunca estamos contentos con lo que tenemos! x)

Responder
Mi Álter Ego 27 mayo, 2015 at 11:02 am

Jajajaja. Pues yo de pequeña vivía en una casa con escaleras y un día me caí, haciéndome un esguince en dos huesos. Díselo a tu sobrino, a ver si le dejan de hacer tanta gracia. Jajajaja. (sí, soy cruel… sería una madre espantosa). Besotes!!!

Responder
remorada 28 mayo, 2015 at 5:40 pm

uf, me he rodado las escaleras en las casas de mis dos abuelos muchas veces! pero bajar sentada, deslizarme por el pasamanos o saltar las tres últimas graditas lo compensaban TODO! x)

Responder
dina 27 mayo, 2015 at 11:36 am

Qué bueno, es que te imagino perfectamente medio loca, reclamando unas escaleras!!!

Responder
remorada 28 mayo, 2015 at 5:40 pm

quien dice medio dice 3/4… XD

Responder
mamaenbulgaria 27 mayo, 2015 at 11:55 am

Yo no tuve abuelos que se ocuparan de mi de pequeña, pero mi hija mayor adora quedarse con mis suegros y luego se niega a volver a casa. Y por cierto, le he dado a leer tu post y he tenido que explicarle qué significa arribista :)

Responder
remorada 28 mayo, 2015 at 5:40 pm

es la gente que quiere una segunda planta y a partir de ahí… EL MUNDO! xD

Responder
Elena Velvet Cat 27 mayo, 2015 at 1:08 pm

Siempre he vivido en piso y también me gustaría tener escaleras, jajajaj, da sensación de más “casa casa” xDD

Responder
remorada 28 mayo, 2015 at 5:41 pm

verdad? mis dos pares de abuelos tenían escaleras y también jardín… como debe ser! XD

Responder
pao 27 mayo, 2015 at 2:30 pm

Y lo divertido q era bajar sentadas de culo dedde arriba hasta abajo !! Y es cuchar Noooo que os hareis daño !!!yo tampoco queria volver a mi casa ! Y tenia escaleras ! Solo q alli no estabais vosotras ;).

Responder
remorada 28 mayo, 2015 at 5:42 pm

y por el pasamanos!!! lo máximo!!! las escaleras de la Mamita y el Tata tienen puntos extra porque eran muy anchas, tenían parte curva y esa media columna casi al final para saltar! >_<

Responder
dibujosdenube 27 mayo, 2015 at 4:11 pm

Ja! Que gracioso!! Yo quería una habitación para mi solita y así no tener que compartirla con mi hermana pequeña… ju!

Besotes!

Responder
remorada 28 mayo, 2015 at 5:43 pm

me has recordado una historia, jujuju x)

Responder
Azul Celeste 27 mayo, 2015 at 5:22 pm

Igual siempre quise una casa de dos pisos, sólo la tuve una vez de renta, después de esa experiencia no me quedaron ganas, la verdad :(

Responder
remorada 28 mayo, 2015 at 5:44 pm

demasiado trabajo! u_u

Responder
Helena Angela Reyero 27 mayo, 2015 at 6:00 pm

cariño, te cambio la casa ahora mismo. y no vale arrepentirse! ( creo que ya te expliqué cómo es mi casa…)

Responder
remorada 28 mayo, 2015 at 5:44 pm

no te preocupes, mis ganas quedaron en el pasado! pero gracias por el ofrecimiento x)

Responder
Liliana Fuchs Frutos 27 mayo, 2015 at 7:56 pm

Es genial la historia, porque yo de pequeña también me quedaba fascinada por las casas con escaleras “adentro”! No le veía inconvenientes por ningún sitio, al contrario (hoy sí xD), y como todas las casas de la familia paterna en Suiza tenían al menos un par de tramos… qué envidia me daba!

Responder
remorada 28 mayo, 2015 at 5:46 pm

crecer nos ha quitado las ilusiones! (mejor, mejor… XD)

Responder
Marialu 28 mayo, 2015 at 8:30 am

Jajaja, qué monos!

Responder
remorada 28 mayo, 2015 at 5:47 pm

mi sobri ha heredado mucho de mí, para bien y para mal! XD

Responder
mirandabe 28 mayo, 2015 at 9:37 am

Te entiendo… yo viví en una con x elevado a N escaleras inside y aunque son un peñazo con la edad de peques eran un elemento de juego más. Aquí teníamos un programa ;) https://www.youtube.com/watch?v=wI2ftVpGQkk (no me responsabilizo por tu posible adicción XD)

*muack

Responder
remorada 28 mayo, 2015 at 5:49 pm

ese no llegó hasta allá!!! tiene pinta de fumada, luego la gente se queja de Hora de Aventuras y similares, pero nosotros también teníamos lo nuestro! XD

Responder
tuamadridyyoabarcelona 28 mayo, 2015 at 2:08 pm

Que bueno por favor! Te imagino con tus sueños de princesa viendo como te arrancaban de la casa “buena” y te metían en el “cuchitril”.
Yo ahora estoy un poco como tú: Quiero un chalet cerca del mar y me pongo negra cada vez que Jorge me enseña un piso o una casa que está en la montaña! Grrrr

Responder
remorada 28 mayo, 2015 at 5:55 pm

nosotros vivimos 3 años a 100 metros de la playa y te aseguro que ahora que vivimos en la parte central somos más felices! sin humedad… y sin cuestas!!! xD

Responder
claudia 28 mayo, 2015 at 10:03 pm

Berenice, es una princesa también se queja pero ella porque quiere que su cuarto tenga una ventana a un parque con flores y arboles, siempre dice porque tengo que abrir la venta y ver a los vecino ya estoy aburrida de eso!

Responder
remorada 31 mayo, 2015 at 9:07 am

ya sabes, empieza a ahorrar! XDDD

Responder
pasandolopipa 28 mayo, 2015 at 11:39 pm

La historia se repite :-D La verdad es que la casa de mi abuela tiene escaleras y patio, eso me impresionaba mucho de pequeña, una escalera le da glamour y aventuras extra a una casa ¡¿y qué me dices del armario que tiene en el hueco (muy Harry Potter por cierto), siempre oscuro y lleno de trastos, me llamaba mucho la atención!.

Responder
remorada 31 mayo, 2015 at 9:08 am

la casa de una amiga era tan grande que tenía incluso un montacargas para pasar cosas del primer al segundo piso, claro que para los niños era un ascensor pequeño, no veas lo divertido que era jugar a las escondidas allí! *-*

Responder
Bego 2 junio, 2015 at 8:38 am

lo de las escaleras debe de ser un sueño infantil común, a mí me encantaban y soñaba con ellas cuando hablaba de mi casa ideal. cambié de opinión con respecto al tema escaleras cuando me hice la avería de la pierna y estuve 6 meses con muletas…

Responder
remorada 2 junio, 2015 at 9:08 pm

al crecer perdemos la inocencia, pero a ti te tocó de la peor manera! :S

Responder
martha 16 enero, 2019 at 12:33 pm

siempre había vivido en casas grandes, pero cuando me casé, nos instalamos en un pisito pequeñísimo, donde todo era tan reducido que cuando nos tocó buscar una empleada para que nos ayudara con la primera hija, la seleccionamos no por la habilidad que tuviera, sino por la estatura, pues tenía que dormir en un espacio mínimo. Estuvimos allí hasta que estaba a punto de nacer el segundo a quien le estábamos acondicionando un cajón de la cómoda pues no había más espacio para una segunda cuna. Felizmente pasamos a una casa gigante de dos pisos, cuatro dormitorios, escaleras, patio y más. Nos demoramos en acostumbrarnos porque sentíamos el eco en todos esos espacios tan grandes.

Responder

Es tu turno de comentar ^_^

Este blog utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia de navegación. Son galletitas sin gluten. Si continuas navegando las consideraremos aceptadas. Cookies! Leer más