Expatriada Lima

El supermercado que está por mi casa es lindo. Hoy que fui a comprar pregunté si podía tomar algunas fotos y me dijeron que no, pero por suerte encontré esta en San Google:

IMG_3658.JPG

Al pagar, recordé la primera vez que fui a un supermercado en España, cómo me habían mirado mal porque me quedé esperando a que me empaquetaran la compra y eso jamás sucedió.

IMG_3656.JPG

Esta vez me sentí rara cuando vino un chico a empaquetar mi compra, pero lo que ya había olvidado era que te llevaban la compra al auto, e incluso hasta la puerta de tu casa si vives cerca. Siempre sonríen y están prohibidos de recibir propinas.

IMG_3657.JPG

El servicio al cliente en los establecimientos de Lima suele pasarse de servicial y llega a incomodarme por momentos, pero luego pienso que si el chico recibe un sueldo por hacerme sentir la clienta del año, ¿quién soy yo para negarme a sus atenciones?

El Sr. Torres dice que debo volver antes de que vuelva a acostumbrarme a la vida de princesa inca, tiene hasta el domingo para convencerme de que suba al avión. De momento jura que me espera con nuestro carrito de la compra para ir juntos a nuestro super y empaquetar las cosas a nuestra manera, ¿quién soy yo para negarme a sus atenciones?

A la próxima los leeré desde Barcelona, ¡no se vayan muy lejos!

41 comentarios

Mari 14 noviembre, 2014 at 7:14 am

de las pocas cosas que funcionan…

Responder
remorada 29 noviembre, 2014 at 3:21 pm

aunque cuando te acostumbras a ser autónomo para todo, las atenciones se sienten casi invasiones! O_o

Responder
Marta 14 noviembre, 2014 at 9:14 am

Jajajaja, escribirás lo bueno y bonito de Lima, pero es que te aseguro que esa servicialidad (existe la palabra?) es fantástica, no entiendo como aquí ya hemos dejado de ceder asientos (se nota que vengo del otro post, no?), ayudar en la compra, o incluso abrirte la puerta. Chica, que esas cosas deberían ser obligatorias.

Responder
remorada 29 noviembre, 2014 at 3:24 pm

Cuando recién vine a vivir aquí vi a una viejita que cargaba sus bolsas, paraba cada tantos metros de lo cargada que iba, me ofrecí a llevárselas … y casi me pega! O_O

Eso sí, lo de ceder el asiento, abrir la puerta, saludar y sonreír es parte de mí >_<

Responder
desmadreando 14 noviembre, 2014 at 9:53 am

Esa vida de princesa de tercer mundo para convertirnos en cenicientas de primer mundo ¡eso me dicen mis amigas! Pero si, no hay nada como el servicio y la atención. No sé si es por ser Latinoamérica y por la cultura en si o por cuestiones históricas de sometimiento ¡a saber! pero ¡QUE TE AYUDEN A CARGAR LAS MALETAS EN EL AEROPUERTO NO TIENE NOMBRE! Un besote desmadroso y BUEN VIAJE DE VUELTA que se lo que cuesta “dejar ir” y volver a traducir del peruano al catalán..

Responder
gatito jerome: boda y diseño 18 noviembre, 2014 at 8:15 pm

Pero en Uruguay nadie te ayuda con nada, es como acá en Italia que te tiran todo por la cabeza y parece que te “están haciendo un favor” cuando te atienden (creo que tenemos demasiada influencia italiana por allá jeje), en España me llamaba la atención lo serviciales que son!

Responder
remorada 29 noviembre, 2014 at 3:30 pm

en serio??? O_O PLOP! (aunque cada vez se cuida más el servicio al cliente por estos lares, todo hay que decirlo)

Responder
remorada 29 noviembre, 2014 at 3:28 pm

Eso es exactamente! Yo me debato entre el gustito y la pena, pero gana el gustito, no te pienses! que voy de vacaciones y merezco volver a sentirme la princesa que fui “under the sea” antes de venir a ser “part of his wooooooorld” x)

Responder
sradiaz 14 noviembre, 2014 at 10:35 am

Hay días en los que una atención así debe sentar genial.

Responder
remorada 29 noviembre, 2014 at 3:31 pm

Sí, no te lo negaré! Momento feliz que además crea puestos de trabajo! x)

Responder
Mo 14 noviembre, 2014 at 10:59 am

Está claro que eres de buen conformar, jajajajaja!
Buen viaje de vuelta!
Muas!

Responder
remorada 29 noviembre, 2014 at 3:31 pm

Ya te digo, se me hace feliz con cualquier tontería! x)

Responder
pequeboom 14 noviembre, 2014 at 11:12 am

Esas atenciones deberían ser obligatorias!!!!

Responder
remorada 29 noviembre, 2014 at 3:32 pm

A ratos me gustaba, pero cuando caminaba por delante de “mi cargador” que llevaba las cosas hasta mi casa (a 3 calles del super) me daba hasta vergüenza! =uu=

Responder
Beatriz 14 noviembre, 2014 at 11:37 am

Jajaja! Ojalá aquí atendieran así. Da gracias si no te ponenmala cara porque no vas tan rápido como a las cajeras les gustaría….
Un beso y buen retorno!

Responder
remorada 29 noviembre, 2014 at 3:33 pm

Las cajeras de mi super en BCN ya nos conocen y son amables, pero es verdad que nos ha tocado cada una que poco le faltó para tirarnos los abarrotes por la cabeza! debe ser un trabajo muy pesado! >.<

Responder
Irene MoRe 14 noviembre, 2014 at 12:49 pm

La verdad es que ya queríamos aquí la atención y la educación que existe en Latinoamérica. Eso sí, lo de empaquetar las cosas de la compra no sé si acaba de convencerme ¡¡es que soy muy maniática a la hora de guardar la compra!!

Responder
remorada 29 noviembre, 2014 at 3:34 pm

eso es lo que me pasa ahora! yo ya empaqueto según cómo van las cosas cuando llego a casa… y eso el ayudante de caja no lo sabe!!! xDDD

Responder
Marialu 14 noviembre, 2014 at 1:15 pm

Me mola la vida de princesa inca en el super!

Responder
remorada 29 noviembre, 2014 at 3:35 pm

en la mente iba componiendo una canción acorde al momento, al más puro estilo Disney! x)

Responder
Elena Velvet Cat 14 noviembre, 2014 at 1:34 pm

Pues lo de empaquetar las cosas no esta nada mal… menos gente en el paro y menos estrés a la hora de comprar, que entre pagar, el tiquet y alguna promoción que te cuentan tus productos se empiezan a acumular con los de los siguientes y, yo por lo menos, me pongo de los nervios jajajaja

Me parece raro que no te hayan dejado hacer fotos… :$ ¡La próxima vez no preguntes y dispara! xDDDD

Responder
remorada 29 noviembre, 2014 at 3:39 pm

En eso tienes razón! Más puestos de trabajo y una experiencia más feliz! :)

Lo de las fotos dicen que es por un tema de seguridad, que hay carteles y todo que avisan, yo ni los había visto! O_O

Responder
Gabs 14 noviembre, 2014 at 1:45 pm

Bune viaje Princesa Inca!

Responder
remorada 29 noviembre, 2014 at 3:39 pm

ya vuelve, alargadora de reinado!!!

Responder
Azul Celeste 14 noviembre, 2014 at 5:18 pm

En Torreón a lo más que llegan es a llevártelo al carro, pero obvio tienes que pedirlo y debes dar propina. Y aunque no te lo lleven, debes dar propina al empacador y al que te “CUIDÓ” el lugar en el estacionamiento.
En Villahermosa, te empacan niños dentro del súper, al salir sin preguntarte ni decir agua va unos hombres van y te agarran -arrebatan- el carrito, te siguen hasta tu auto, te avientan las bolsas y debes darles propina sí o sí, so pena de que te ponchen una llanta o te rayen el carro.
:(

Responder
remorada 29 noviembre, 2014 at 3:41 pm

Ah, no, allá es un servicio que te da el super y no te aceptan la propina!

pero lo de dar algo al que “cuida” el estacionamiento es de lo más normal, un cupo que se paga sí o sí! u_u

Responder
Azul Celeste 1 diciembre, 2014 at 5:30 pm

Eso me hizo recordar que hace poco ví una noticia en la tv, donde los que acomodan los carros les cobran a los dueños de los autos por estacionarlos ¡en su propia banqueta! omg!

Responder
Diario de una madre ingeniera 14 noviembre, 2014 at 8:49 pm

jajaja! anda que no dejarte hacer una foto del super…qué huevones!!! la próxima vez no pides permiso y luego dices “ay no sabía”.
En fin…

Feliz viaje de vuelta!

Responder
remorada 29 noviembre, 2014 at 3:42 pm

Es por seguridad, luego cuando te lo explican tiene cierta lógica!

Responder
MARTHA 14 noviembre, 2014 at 10:40 pm

el útimo día que fui, el empacador insistió en que me llevaba la bolsa a pesar de que era muy pequeña. Cuando estuvimos afuera del supermercado me dijo que la traía hasta la casa con tal de estar un rato al aire libre.

Responder
remorada 29 noviembre, 2014 at 3:43 pm

Deben estar hartos, pobres!

Responder
madrexilio 16 noviembre, 2014 at 8:48 am

Pues es verdad, fíjate que ya se me había olvidado ese detalle. A mí me gusta más el self-service, lo de pagar por las bolsas a veces se me olvida,aunque casi siempre llevo la mía. Ánimo con el avión :)

Un abrazote desde Budapest

Responder
remorada 29 noviembre, 2014 at 3:44 pm

Yo aquí también llevo mi carrito y mis bolsas de tela, pero en una Lima que aún crece desordenadamente prefieren ponerle bolsa de plástico a todo… qué mal vamos! u.u

Responder
Piezecitos 16 noviembre, 2014 at 11:17 am

Ooooh que chollo en Lima!! La verdad que el servicio al cliente en España esta completamente ausente! Ni el Corte ingles que se las dan tan de serviciales!!!

Responder
remorada 29 noviembre, 2014 at 3:44 pm

Es verdad, ni en el Corte Inglés! JAJAJA!!! xDDD

Responder
dibujosdenube 17 noviembre, 2014 at 5:20 pm

Pues no se si me gusta o no… porque seguro que terminaría recolocando la compra de otra manera cuando no me vieran… jis!

Buen viaje de vuelta!

Besotes enormes!

Responder
remorada 29 noviembre, 2014 at 3:45 pm

es lo que me pasó! por un lado era el “ohhh qué bien” y por otro el “quita tus manos de mis cosas” jajaja xD

Responder
gatito jerome: boda y diseño 18 noviembre, 2014 at 8:11 pm

Jajaja, a mi también me pasó la primera vez que compré algo en un super de Europa (creo que fue en Grecia), no podía creer que tuviera que pagar por la bolsita, quedé indignada :/ jaja
Ahora viviendo acá, cuando voy de visita a Uruguay me pasa lo mismo que a ti, pero eso sí…, no nos llevan las compras al auto o a casa o.O

Responder
remorada 29 noviembre, 2014 at 3:46 pm

Que el problema con pagar la bolsa no es el monto, sino la cara que se te queda, no? XD

Esto de que te lo lleven lo instauró un super y los demás se copiaron, no siempre ha sido así! x)

Responder
Pensamiento DiverGente 22 noviembre, 2014 at 7:26 am

Bueno , por mi experiencia en Latinoamérica , te cargan las bolsas y te hacen de tooo por la propina , luego se te queda mirando el chico con cara de cordero degollao . La verdad es que son los extremos : en España algunos se pasan de poco amables y allá algunos se pasan de empalagosos interesados. ¡Con lo justo que sería el término medio!

Responder
remorada 29 noviembre, 2014 at 3:48 pm

En estos super no solo no piden propina, están prohibidos de recibirla!

Pero concuerdo contigo, un punto medio sería lo ideal! ^^

Responder

Es tu turno de comentar ^_^

Este blog utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia de navegación. Son galletitas sin gluten. Si continuas navegando las consideraremos aceptadas. Cookies! Leer más