Escenas de hospital Historias

Este tema lo he dejado para el final porque es con el que más consultas he recibido: la histerectomía. Como quien no quiere la cosa, llevo ya dos años viviendo sin útero.

Y repito esta reflexión

Todos estos temas de mujeres los solemos llevar en silencio y creo que es un error. No pasamos el conocimiento que adquirimos sobre nosotras mismas ¡ni siquiera a los miembros de nuestra familia! ¡quienes podrían estar compartiendo genética y dolencias!

Además, la mayoría de hombres ni tiene idea de lo que vivimos ni se quiere enterar. No nos quejemos entonces cuando los políticos empiecen a legislar sobre nuestros órganos basándose en ideas que a saber de dónde han salido.

Hablemos de la regla, de salud reproductiva, de no tener que chutarnos hormonas, de conocer y decidir sobre nuestros cuerpos… ¡Nos queda tanto!

Sobre los miomas uterinos

En entradas anteriores he hablado del tema y no sabría resumirlas, así que voy a enlazarlas.

Este post habla de mis miomas, cómo los encontraron y la operación de emergencia a la que me sometí en 2006.

Diez años y muchísimas molestias más tarde, después de pelearme con toda la gente que decía que era muy joven y que probablemente me arrepentiría de no tener descendencia, decidimos que ya había sido suficiente y que debía despedirme de mi útero.

Sobre la histerectomía

Creo que el post Dos historias de histerectomía es especialmente interesante porque compara dos procesos, el mío y el de mi amiga Marta. Hablamos sobre la intervención, la recuperación y hay alguna anécdota.

Mi caso era el de una histerectomía por laparotomía a causa de miomas, ella pasó por una histerectomía por laparoscopia a causa de una endometriosis.

Por cierto, hoy, 14 de marzo, es el día de la endometriosis, una enfermedad que aqueja a una de cada 10 mujeres.

Dos años después de una histerectomía

De lo que quiero hablar ahora es de las consecuencias a largo plazo, no sin antes recordar esto:

cada caso es diferente,

si tienes dudas busca ayuda profesional

Sé que para muchas mujeres es muy duro psicológicamente, pero no fue mi caso. Estoy muy feliz con mi decisión y de lo único que me arrepiento es de no haberla tomado antes. He ganado calidad de vida, podemos hacer planes y nuestra relación de pareja tiene un obstáculo menos.

Supongo que en otros casos, cuando se acaba la posibilidad de tener prole deseada, es mucho más complicado.

Mi recuperación física fue envidiable, lo comentaban las enfermeras en el hospital. Supongo que llegaba con fuerza y ganas. Me sentía bien desde el primer día y la evolución fue mucho más rápida que cuando me operaron de emergencia por los miomas. Las primeras semanas estaba débil, pero a los tres meses ya hacía vida normal y a los seis viajaba y salía de excursión.

Entre lo positivo está que nunca más tuve anemia. De hecho, ahora tengo glóbulos rojos para dar y regalar. Se acabó esa sensación de cansancio eterna y de debilidad.

Una persona me preguntó si ahora tenía más infecciones de orina y tampoco es mi caso. No soy especialmente propensa a esta afección, así que no soy una buena referencia.

No tuve dolores, pero tampoco los había tenido con la regla. Mi problema entonces era que los miomas habían deformado mi útero y perdía demasiada sangre.

No he pasado por una menopausia porque aún tengo un ovario (que no sé de dónde se sujeta, la verdad) haciendo su trabajo. Justo antes de la operación me habían puesto unas inyecciones con efectos secundarios similares a los de una menopausia. Fueron solo tres meses, pero ya estaba harta de todo, entre sofocos, cambios de humor, mareas y migrañas.

Había leído sobre posibles efectos negativos sobre la vida sexual, pero tampoco ha sido nuestro caso. Al contrario, supongo que porque ahora me siento más libre. Y es todo cuanto tengo que informar, que una cosa es compartir experiencias y otra ser indiscreta xD

Sin embargo, que te abran y te extirpen un órgano no es como ir a por un nuevo corte de pelo.

Cuando me quitaron los miomas me quedó una costura imperceptible y discreta. En la histerectomía me pusieron grapas y la marca sobresale un poco más. La cicatriz me pica cuando hay luna llena y de vez en cuando siento punzadas espontáneas. Para evitarlo uso mucha crema humectante e intento no rascármela… ¡al menos en público! xD

Una de las preguntas que más he recibido en el correo electrónico es si he subido de peso. La respuesta es SÍ. Nunca he sido delgada precisamente y entre que ya tengo una edad y que tengo menos actividad desde lo del schwannoma, me esperaba ganar algunos kilos.

Lo que no esperaba es que mi peso se distribuyera tan mal. Al salir del hospital tenía la barriga inflada… y así se quedó. Muchas veces me veo en el espejo y solo quiero sobar mi enorme panza y pedir “Budita, Budita, dame platita”. ¿La solución? Buscar ropa que se ajuste a mi nueva forma. Fin.

Perdí sensibilidad en la barriga. Me había pasado también cuando los miomas, pero a los pocos meses la recuperé. Esta vez ha decidido quedarse en modo corcho.

Y aquí la consecuencia que hace que me explote la cabeza. Como no tengo la regla, pero sigo ovulando, tengo un absoluto descontrol de mis ciclos. Solo me doy cuenta de en qué punto estoy cuando es demasiado tarde y necesito para YA mi chocolate y mi comedia romántica.

Sé que suena ridículo, pero cuando sueles ser la excepción da gusto encajar en un cliché.

Como en otras ocasiones, tuvimos banda sonora: LET IT GO, la versión de Idina Menzel.


Esta entrada, junto a este post sobre mi schwannoma y este otro post sobre mi adenoma, forma parte de una semana dedicada a compartir mis achaques, por si a alguien le sirve tener una referencia. 

14 comentarios

mari 14 marzo, 2019 at 8:21 pm

muy ilustrativo… y necesario; compartir estos temas nos acerca entre las mujeres y nos aleja de los miedos e incertidumbres; te quiero mucho

Responder
remorada 15 marzo, 2019 at 3:41 pm

Además es un tema súper común del que solo te enteras cuando te acontece! O_O

Responder
Twani 14 marzo, 2019 at 11:22 pm

Hola! Me he leido este post y todos los “dele click aquí para saber más sobre esta historia” que aparecen en él. Debo agradecerte muchísimo, no sólo ha sido ilustrativo, sino ameno y muy sincero, es importante reconocerse parte de una tribu. Yo ya tengo dos operaciones por miomas, a tajo abierto, y lidio con episodios de anemias esporádicas. Desde el 2013, con mi segunda operación, he sentido control sobre mi vida pero con los años y sabiendo lo que se viene, me estoy mentalizando para mi histerectomia; tengo muchísimos temores pero la espero también con optimismo porque sé que mi vida cambiará para mejor, que dejaré este lastre que por ahora me disminuye y que seré feliz. Muchas gracias a ti por el post (y también a Marta por la colaboración de hace dos años), desde el fondo de mi corazón.

Responder
remorada 15 marzo, 2019 at 3:44 pm

Gracias a ti! Siempre pienso que si a una sola persona le sirve algo de lo que digo, ya estará bien haberlo dicho <3

Mucho ánimo y que la próxima operación tarde muuuuuucho en llegar!!!

Responder
Azul Celeste 15 marzo, 2019 at 6:05 am

Había leído tus escenas de hospital y las operaciones, ahora que están juntas dije: ¿Pero cómo hace ésta muje’? Yo no tengo aguante señorita…
Y sí, es bueno hablar de nuestras cosas, porque luego nos gana la vergüenza y nos malinformamos.
¡Un abrazo grande! Mi admiración para tí y el Sr. Torres que te cuida tanto ;-)

Responder
remorada 15 marzo, 2019 at 3:47 pm

Jajaja, distribuidas en el tiempo van mejor no? pero de la primera no han pasado aún tres años! :D

Y eso que no he incluido virus, bacterias y demases, que el año pasado estuve entretenida con mis botecitos y mis sedaciones xD

El Sr. Torres es UN SANTO, eso es así ò.ó

Responder
Amor de Batmami 15 marzo, 2019 at 10:46 am

Eres muy fuerte Fran! Me alegra saber que este episodio está cerrado y que lo lleves tan bien.
Creo que sería una floja con el pánico que me dan las intervenciones, de hecho evito hablar de estos temas… diosito me perdone -_- un abrazo!

Responder
remorada 15 marzo, 2019 at 4:00 pm

Más que fuerte, soy una resignada xD empecé mi carrera a los 4 meses :P

Responder
Bego 15 marzo, 2019 at 1:03 pm

jo, no había pensado en lo difícil que es calcular en qué punto del ciclo estás cuando no tienes útero, madre mía, fran, hazte una excel o algo XD

Responder
remorada 15 marzo, 2019 at 4:01 pm

Ya le he dicho a Joan que lo haga él, que es a quien le afecta directamente xDDDD

Responder
Estela 15 marzo, 2019 at 1:42 pm

Muy interesante. Me parece genial la actitud con lo que lo tomas, y como has podido trascender eso.
Eres muy valiente! Y ciertamente no todos lo deben tomar de la misma manera.. pero bueno, a cada uno nos toca nuestra propia cruz, no? Y está bueno poder superarla y concentrarse en tantas cosas lindas que tiene la vida.
Es bueno que compartas tus experiencias.
beso, buen fin de semana

Responder
remorada 15 marzo, 2019 at 4:12 pm

Creo que mi caso es muy particular y que no todo el mundo se lo tomaría igual, pero si le sirve de referencia a alguien ya estará bien!

El contarlo también me ayuda a pasar página y, como bien dices, dedicarme a cosas mejores <3

:***

Responder
Taisa 18 marzo, 2019 at 10:24 am

Muy interesante. Yo también pienso que hay muchas cosas sobre las que no hablamos y que deberían hablarse más yo no tenía ni idea de estos temas hasta que te leí a tí en su momento. No me extraña que la gente te escriba para preguntarte. Y me alegro que te haya ido bien.

Yo a veces me corto un poco aún de hablar de ciertas cosas en el blog, en especial cuando son cosas que afectan a terceras personas, pero bueno, a veces todo es cosa de preguntar. Aún creo que hay muchas cosas que se callan y que no deberíamos.

Responder
Marialu R 19 marzo, 2019 at 10:24 am

Jajaja “La cicatriz me pica cuando hay luna llena” es un título genial para un libro ^^

Responder

Es tu turno de comentar ^_^

Este blog utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia de navegación. Son galletitas sin gluten. Si continuas navegando las consideraremos aceptadas. Cookies! Leer más