Comida Salir y Viajar Viajes

Hacer una cata de horchatas en Valencia era un reto que teníamos pendiente desde hacía muchos años. En Valencia se cultiva la chufa, ingrediente base de la horchata, así que complementamos la experiencia con una visita guiada a la Huerta. Los cinco miembros del equipo escapista – horchatero quedamos encantados.

Antes de explicar cómo fue la cata de horchatas, hablaré de algunos puntos que llamaron nuestra atención.

El azúcar

En los tiempos en que se nos dio por preparar horchata casera, utilizábamos 70 gramos de azúcar por litro en lugar de los 150 gr que decían las recetas que habíamos encontrado.

Hemos ido reduciendo el consumo de azúcar y ahora mismo somos el terror de los dependientes barceloneses porque pedimos nuestras horchatas en la proporción 2/3 sin azúcar y 1/3 con azúcar y esperamos continuar bajando.

No sabíamos si en Valencia íbamos a poder pedirlo así porque el Consejo Regulador D.O. Chufa de Valencia dice que la bebida obtenida no puede llamarse horchata si no lleva entre 100 y 150 gramos de azúcar por litro, .

Casi todas las horchaterías a las que fuimos ofrecían horchata sin azúcar, pero elegimos la proporción 50/50 para facilitar el trabajo de los horchateros.

Los ingredientes extras

Como también se puede ver en la receta que utilizábamos, nos gustaba poner un toque de limón, canela u otros elementos. En Valencia alguna horchatería puso canela, pero por lo general la receta es chufa, agua, azúcar y punto. De hecho, se dice que los sabores extras podrían disimular el uso de chufas rancias o de mala calidad… ¡nos fijaremos en esto en el futuro!

La textura

Cuando realizamos la cata a ciegas de horchatas de Barcelona, uno de los puntos a evaluar era la textura en boca. Nuestras horchatas favoritas en Barcelona son terrosas, es decir, sientes como que hay un polvillo en suspensión, pero en Valencia las deben colar de otra manera porque son mucho más líquidas y menos densas. Y ellos saben más que nosotros.

Si se quiere beber una horchata con algo más de textura, no hay problema: todas las horchaterías valencianas ofrecen horchata granizada. Mis compañeros están acostumbrados a la horchata líquida, pero para mí la horchata granizada es un inventazo.

Eso sí, casi toda la horchata granizada tiene azúcar. Opté por horchatas mixtas: mitad líquida sin azúcar y mitad granizada con azúcar, la combinación ganadora.

Nuestra capacidad

Los vasos pequeños de horchata en Valencia son más grandes que los de Barcelona. Como teníamos apenas unos días, no pudimos pedir fartons en todas las horchaterías. Un fartó es un bollo alargado que suele acompañar a la horchata. Entre nosotros hay un debate encarnizado entre los que remojan los fartons en la horchata y los que alternan un mordisco y un sorbo.

La Ruta de la Chufa y la Horchata

Cuando mis compañeros de viaje sugirieron hacer este paseo, pensé que era una broma… ¿A tanto llega su fascinación por la horchata como para visitar plantaciones de chufa? ¡Si son tubérculos y no se ven!

Estudié en una universidad dedicada a las ciencias de la tierra y para llegar a algunas clases tenía que atravesar campos, pero los horchateros son tres informáticos y un arquitecto y todo esto de la tecnología agrícola les asombra. Es increíble como la vida nos va alejando de las actividades que nos alimentan.

Hicimos la ruta con Miquel de Horta Viva y fue una pasada. La Huerta de Valencia es una zona agrícola regada con aguas de río Turia a través de acequias (canales) y azudes (barreras). Su superficie sufre la presión constante del crecimiento urbanístico.

La visita es muy completa, ya que no solo vimos las plantaciones y cómo funcionan los turnos de riego, las cosechas, etc. También pudimos ver las diferencias entre las barracas (casas triangulares) y las alquerías (casas rectangulares), visitamos un secadero de chufas y aprendimos a hacer horchata.

Por supuesto, hubo una degustación. Qué distinto es probar un producto in situ, qué rico estuvo y qué bonito paisaje. La ruta es muy recomendable, la hicimos en valenciano y descubrir palabras locales fue un punto a favor para nosotros… ¡íbamos pidiendo una orxata xicoteta en lugar de una orxata petita!

Ahora sí, la cata de horchatas en Valencia

Recurrí a la sabiduría instagramera mientras mis compañeros leían reseñas. Con esos insumos hicimos una lista de las horchaterías que queríamos visitar, pero como íbamos con poco tiempo nos faltó ir a un par que tenían muy buena pinta, ¡así tenemos motivos para volver!

De todas maneras, dejo sus nombres:

Y estas son las horchaterías a las que sí fuimos, en el orden en que las visitamos:

Horchatería El Collado 

Nuestro primer contacto con la horchata valenciana fue en un lugar que no teníamos en el radar de las recomendaciones, pero que apareció mientras caminábamos por el centro. Nos hizo gracia que hicieran un guiño a la tradición del local en una pared que pone: «tu yaya era clienta». Tienen una fallera de cartón para que pongas la cara y te tomes una foto.

Horchatería Daniel – https://horchateria-daniel.es/

Daniel es un nombre íntimamente ligado a la horchata, fue de las horchaterías más nombradas de entre las que nos recomendaron. Tiene varias sucursales, probamos un vaso en una de las tiendas del centro y nos dijeron que la horchata la traían de Alboraya… así que la probamos otra vez en su ciudad natal. ¡Muy buena!

Daniel Tortajada fue el primer presidente de l’Associació d´Orxaters Artesans d´Alboraia, impulsores de la reglamentación de la horchata y la denominación de origen chufa de Valencia. Sus herederos han innovado y en una de sus tiendas encontramos no solo bollería, también ¡cosmética a base de chufa!

Horchatería Panach – https://www.facebook.com/horchateriapanach

Siguiendo nuestro camino por la Avenida de la Horchata en Alboraya, encontramos la Horchatería Panach. José Panach fue el inventor de la máquina recolectora de chufas, así que no solo hacíamos cata sino que aprendíamos sobre historia horchatera. Muy rica… y los fartons, también.

Horchatería Els Sariers – https://horchateriaelssariers.es/

Els Sariers están frente a la Huerta, justo al lado del acceso a Alboraya, pero aún en Valencia ciudad. El local es enorme, con varias terrazas y un parking grande… ¡y estaba repleta de gente!

Como curiosidad, cada familia de la Huerta es conocida por un apodo que pasa de generación en generación. Sariers era el apodo de esta familia que lleva muchos años cultivando y trabajando la chufa. Un sarier era una persona que hacía cestas de esparto.

Sequer Lo Blanch – https://www.sequerloblanch.com/

Sequer Lo Blanch es una propuesta innovadora en la Huerta, une la gastronomía y los ingredientes locales con su entorno ¡y lo hacen muy bien! Visitar este lugar es para los horchateros como ir a un viñedo para los aficionados al vino, un espacio donde se puede ver el origen y degustar un buen producto.

La ruta de la horchata y la chufa acabó en esta horchatería, que tiene su propio secadero. Pudimos probar chufas al natural y estaban deliciosas. Los fartons que nos sirvieron aquí fueron mis favoritos porque tenían un toque crujiente.

Món Orxata – http://monorxata.com/

Fue una de las horchatas que menos azúcar tenía, supongo que eso influyó en que se convirtiera en una de nuestras preferidas. Món Orxata (Mundo Horchata) es ecológica y tiene carritos por distintos puntos de la ciudad. También puedes encontrarla en la estación Joaquín Sorolla… ¡uno de los Foodinis se tomó la última casi subiendo al tren!

En su web puedes encontrar distintas recetas que utilizan la chufa. Además, ofrecen tours por sus instalaciones para grupos de al menos 20 personas.

Bonus: puedes comprar la horchata de Món Orxata en Amazon.

Horchateria Vida – https://www.facebook.com/horchateriavida

Horchatería Vida es una excelente opción para ir con niños, ya que tiene una zona de juegos y se pueden ver animales de granja. Está situada en plena Huerta y el trato era muy familiar, eso hizo que la experiencia fuera completa.

La horchata estaba buenísima, con mucho sabor a chufa. Una pena haber ido después de comer porque ya no nos entraban los atractivos bizcochos de la vitrina… ni siquiera uno de sus fartolados… ¡fartons rellenos de helado!

Y si te agobia pensar que todo esto engorda, puedes llegar en bicicleta. Hay un carril bici desde Valencia que atraviesa la Huerta… ¡un paseo que vale la pena!

Ahora solo falta encontrar alguna buena horchatería en Andorra, seguiremos informando ;)

16 comentarios

Toni 3 octubre, 2019 at 1:58 pm

BRA-VO

Responder
remorada 3 octubre, 2019 at 2:11 pm

açò és or, xato :P

Responder
Mari 3 octubre, 2019 at 3:31 pm

Si en la valenciana de Barcelona es tan rica, cómo será ahí? (Babitas😋!!!)

Responder
remorada 14 noviembre, 2019 at 1:48 pm

la granizada (para mí) es un éxito!!!

Responder
Beatriz 3 octubre, 2019 at 3:57 pm

Menudo documental!! Gracias por toda la información! Me alegra que disfrutaras de vuestra visita en Valencia y el mundo de la horchata. Yo soy de las que mojan los fartóns…
La próxima visita que sea para descubrir la paella, también tiene sus expertos y puristas…
Ojalá encuentres buena horchata en Andorra ;)

Responder
remorada 14 noviembre, 2019 at 1:49 pm

cayó un arroz con cosas, que no paella jajaja xD

tengo pendiente otro post valenciano, pero me atropelló la vida, una vez más x)

Responder
Marialu R 3 octubre, 2019 at 8:01 pm

Amo tus post aunque no me guste mucho la horchata (las chufas sí)

Responder
remorada 14 noviembre, 2019 at 1:49 pm

no había comido chufas antes y me parecieron riquísimas!

Responder
Ada 3 octubre, 2019 at 10:10 pm

El fartó siempre mojado, por supuesto! La mayoria de gente en verano pide horxata mixta (mitad liquida y mitad granizada), la granuzada exclusiva acaba teniendo mucho hielo…pero la líquida en verano se calienta enseguida! Ese es para mi (valenciana viviendo en Bcn) el principal fallo de la horchata en Bcn. He preguntado en varias horchaterías catalanas y no tienen granizada porque el cliente aquí piensa que le están estafando y le estan vendiendo hielo. Qué error!

Responder
remorada 14 noviembre, 2019 at 1:50 pm

me encanta la explicación científica de por qué debe ser mixta… COMPRO! :9

Responder
Pepa 4 octubre, 2019 at 1:02 pm

Vosotros si que sabéis disfrutar de un buen planazo. Yo creo que nunca he probado horchata, pero me imagino que si habéis hecho una cata será porque están de miedo. Me encanta como has editado las fotos, ¡que chulada! Un abrazo :)

Responder
remorada 14 noviembre, 2019 at 1:51 pm

hay mucha gente a la que no le gusta, pero no entiendo por qué xD

lo nuestro es obsesión, directamente xD

Responder
Azul Celeste 21 octubre, 2019 at 12:23 am

De este lado del charco, sólo he probado 2 horchatas: La de arroz y la de coco; ambas llevan canela y son deliciosas.

Todo un documental como menciona Beatriz, muy interesante e informativo todo, ¡Me encanta!

Ya nos contarás que encuentras en Andorra.
Besos y abrazos mi Fran!!!

Responder
remorada 14 noviembre, 2019 at 1:52 pm

es curioso cómo dos bebidas con el mismo nombre puedan ser tan distintas! ^^

Responder
Azul Celeste 14 noviembre, 2019 at 4:43 pm

Y tan deliciosas!!!

Responder
Mo 26 noviembre, 2019 at 1:26 pm

Flipo!!
A mí me gusta la horchata, pero casi nunca me apetece por ser tan dulce… tendré que probar con menos azúcar ;)
Muas!

Responder

Es tu turno de comentar ^_^

Este blog utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia de navegación. Son galletitas sin gluten. Si continuas navegando las consideraremos aceptadas. Cookies! Leer más