Visitar la Casa Amatller en Barcelona

En Barcelona Salir y Viajar

Gracias al sorteo de adviento organizado por Cases Singulars pudimos, por primera vez, visitar la Casa Amatller en Barcelona.

No hay que confundir la Casa AMATLLER con la Casa AMETLLER, esta última se dedica a la venta de productos naturales.

Josep Puig i Cadafalch, arquitecto de la Casa Amatller

Antes que nada quisiera hablar de este señor, tan querido en esta casa porque es de Mataró, como el Sr. Torres.

Josep Puig i Cadafalch es uno de los arquitectos más importantes del modernismo catalán, aunque Antoni Gaudí se lleve casi todo el mérito. Era de esas personas todo terreno que lo mismo te construía una casa que escribía de historia del arte o gobernaba tu Mancomunitat. Creo que me habría caído bien.

El año pasado se celebraron los 150 años de su nacimiento y pudimos conocerlo mejor. Me pondría a enumerar sus obras, pero creo es suficiente si digo que diseñó la Flor de Barcelona. Con esta baldosa, diseñada originalmente para la Casa Amatller, se pavimentó buena parte de l’Eixample. Ahora ya es una marca de la ciudad.

Quiénes eran los Amatller

Antoni Amatller venía de una familia de maestros chocolateros, pero fue él que modernizó e industrializó los procesos siguiendo estándares europeos. Además, era aficionado a la fotografía (¡ganó premios internacionales!), viajero y coleccionista de arte. Se separó de su mujer, que se fue a vivir a Italia y allí se le perdió la pista.

Vivía solo con su hija, Teresa Amatller. Como no tuvo descendencia, creó una fundación para que la casa y las colecciones se convirtieran en un museo para la ciudad de Barcelona.

La colección de vidrio es muy valiosa, sus fotos costumbristas nos ayudan a entender la época, pero quizás lo más interesante sean ¡sus facturas! Cuando el Sr. Amatller decidió remodelar la casa para fardar ante sus vecinos guardó cuidadosamente cada papelito. Así podemos saber costos, pero también podemos conocer quiénes eran los artesanos del momento.

Dónde está la Casa Amatller

Casa Museo Amatller – Passeig de Gràcia 41, Barcelona.

Se puede visitar de lunes a domingo de 10 a 18h.

La Casa está situada en plena Manzana de la Discordia. Comparte calle con la Casa Batllò de Antoni Gaudí (la que más visitantes atrae) y con la Casa Lleó Morera de Lluís Domènech i Montaner. Este es otro de estos chicos-para-todo que dejaron huella en buena parte de Barcelona y alrededores.

Además de la visita (auto) videoguiada hay visitas guiadas en distintos idiomas y visitas teatralizadas.

Visita guiada a la Casa Amatller

Hicimos la visita guiada en catalán y tuvimos la suerte de ser los únicos. Nuestro guía fue simpatiquísimo y nos explicó un montón de datos y anécdotas.

Antes de entrar hay que ponerse unos patucos para no malograr el piso. Ya solo subir por la escalera de mármol a la planta noble, bajo esa enorme y colorida claraboya, es toda una experiencia.

Una vez dentro, todo es lujo. A diferencia de otras casas, que tienen el salón principal hacia la calle, la Casa Amatller mira hacia el patio interior porque tenían un jardín enorme y las vistas eran impresionantes. La chimenea daba calor a toda la casa e incluso tenía un sistema para calentar el agua.

La habitación del Sr. Amatller es sobria, pero no le falta detalle. La ventana está cubierta con celosía para ver sin ser visto y Aquí predominan la madera y los colores cálidos. Conecta con un vestidor donde ahora se expone parte de la colección de vidrio.

Su despacho está localizado en un lugar estratégico desde donde se podía controlar todos los movimientos de la casa. Se podía acceder a él tanto desde la escalera principal como desde la escalera de vecinos. Esta sí la conocía porque en el tercer piso está el Centro Cultural do Brasil em Barcelona, allí tomé clases de portugués.

La habitación de Teresa Amatller es toda en dorados y rosas, ¡de lo más actual! Y tiene una columna de mármol que no sostiene nada, pero que le servía para ostentar su riqueza. La habitación conecta con una salita de costura y con un vestidor, bastante más moderno.

Una tercera escalera interior, muy sencilla, nos lleva al área de servicio y a la cocina, en la planta baja. Actualmente se pueden ver sin necesidad de entrar a la casa, pues en la entrada hay una cafetería y una tienda de chocolates.

Como curiosidad, tanto el montacargas que comunicaba la cocina con la planta noble como el ascensor de vecinos son de la misma empresa que el ascensor de nuestra casa, que es rebonito :D

Los chocolates Amatller

La visita incluía una taza de chocolate Amatller en un entorno privilegiado, debajo de la claraboya.

La historia de estos chocolates es muy interesante porque fueron de los primeros en utilizar carteles e incluir cromos coleccionables como gancho publicitario. Las ilustraciones fueron variando con el tiempo, pero hay algunas que han quedado como parte de la historia y siguen presentes en las latas y envoltorios. A mí me encantan las de Alphonse Mucha, Rafael de Penagos o Ramon Casas.

Teresa Amatller vendió la marca antes de morir, actualmente es propiedad de la empresa Simón Coll.

Más información

Casa Museo Amatller y la Fundación Instituto Amatller de Arte Hispánicohttp://amatller.org/

Cases Singularshttp://casessingulars.com/

Chocolates Amatllerhttp://www.chocolateamatller.com/

20 comentarios

Alize 11 abril, 2018 at 8:08 pm

Me encanta, debe ser todo tan espectacular, tan diferente… Y encima te dan chocolate, ¿qué más se puede pedir? jejeje ;)
¡Besotes!

Responder
remorada 19 abril, 2018 at 5:55 pm

es una combinación ideal! xD

Responder
Azul Celeste 12 abril, 2018 at 12:38 am

WOW WOW WOW!
Pero que derroche de creatividad, elegancia, lujo y diseño ¡Qué preciosidad de casa!
*Ella babea profusamente*
Me quedaría admirando prolongadamente cada detalle… ¡Está bárbara!
¿Aparte te consienten con el chocolate? <3 <3 <3
¿Cómo lograste salir de ahí?
¡Qué bellas fotos!
¡Gracias por compartir!

Responder
remorada 19 abril, 2018 at 5:56 pm

fue super interesante la visita, no nos imaginábamos lo que íbamos a encontrar y fue <3!!!

Responder
Mari 12 abril, 2018 at 3:13 am

Queda pendiente la visita

Responder
remorada 19 abril, 2018 at 5:57 pm

al menos sí has probado el chocolate! xD

Responder
Marialu 12 abril, 2018 at 1:10 pm

No se lo digas a nadie, pero yo NO soy nada fan del modernismo…

Responder
remorada 19 abril, 2018 at 5:58 pm

a mí me fascina! supongo que es tan diferente a lo que he visto que me impresiona más que a los demás x)

Responder
Bego 12 abril, 2018 at 2:02 pm

Qué interesante la visita y qué impresionantes esas escaleras. Me encanta esa combinación de chocolate y modernismo :D

Responder
remorada 19 abril, 2018 at 6:11 pm

todo estaba lleno de detalles y significados… ¡era maravilloso!

Responder
Esther 12 abril, 2018 at 3:55 pm

Me encanta, ahora me has creado doble antojazo, visita a Barcelona y chocolate ??

Responder
remorada 19 abril, 2018 at 6:11 pm

aquí te esperamos ;D

Responder
Mi Álter Ego 12 abril, 2018 at 4:59 pm

Qué cosa más rebonita!! Cuando vaya la visitaré seguro. Besotes!!

Responder
remorada 19 abril, 2018 at 6:12 pm

eso, eso, toca una visita furtiva! xD

Responder
Spassibo 13 abril, 2018 at 6:54 pm

Qué hermoso lugar!

Responder
remorada 19 abril, 2018 at 6:13 pm

increíble! en cada rincón había alguna historia que contar <3

Responder
Mo 16 abril, 2018 at 12:41 pm

No he estado en ninguna de esas casas, ya me vale. Las fotos son preciosas, qué lugar tan bonito.
Muas!

Responder
remorada 19 abril, 2018 at 6:14 pm

es un planazo! yo ahora quiero visitar el resto de cases singulars, sobre todo una (la biblioteca arús) que tiene una sección de Sherlock Holmes! uhhhh!

Responder
Pepa 20 abril, 2018 at 11:09 am

Jolines! Que pasada Remorada! Me han encantado las fotos, sois unos auténticos artistas!
Un abrazo!

Responder
remorada 20 abril, 2018 at 4:35 pm

Es mérito de la casa, que era super bonita! pero no te voy a negar que Mr. T se está aplicando con la fotografía, cada vez le quedan mejores! ^^

Pepa is baaaaaack! ^0^

Responder

Es tu turno de comentar ^_^

Este blog utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia de navegación. Son galletitas sin gluten. Si continuas navegando las consideraremos aceptadas. Cookies! Leer más