Moradeces

Estoy volviendo a leer The Wonderful Wizard of Oz, el original escrito por L. Frank Baum e ilustrado por W. W. Denslow, para verlo con otros ojos después de haber leído Wicked: The Life and Times of the Wicked Witch of the West, de Gregory Maguire y antes de ver la nueva versión cinematográfica de Disney. De momento, Dorothy sigue pareciéndome antipática.

Sigo sintiendo más cariño por la malvada bruja del Este que perdió sus zapatos, ya sean rojos o plateados. No es fácil ser una gran bruja y además gobernar el país de los munchkins. Las últimas elecciones que he seguido estos meses me han demostrado que los políticos son un asco, pero que el electorado también deja mucho que desear. Si a esas obligaciones profesionales sumamos el peso de una casa es perfectamente comprensible que no haya podido aguantarlo y haya muerto aplastada.

Y, por supuesto, amo a la bruja verde que vive rodeada de animales. En el libro de Baum la malvada bruja del Oeste es hermosa, pero en el de Maguire son sus convicciones las que enamoran. Elphaba piensa en el bien y el mal desde diversas perspectivas, arriesga y actúa. Me encanta. Además, aunque la historia esté descafeinada en el musical, Idina Menzel hace que se me erice la piel cuando canta Defying Gravity.

Hice un alto en la lectura para imaginar cómo serían las hermanas de pequeñas. La bruja del Este sería sociable, jugaría a la familia y a ser profesora o doctora, y estaría guapísima con sus zapatos rojos. Al acabar de jugar ordenaría todo y se pondría a estudiar, o a hacer un pastel y todo lo haría bien. La bruja del Oeste, más introvertida, habría jugado a viajar para no tener que hablar con nadie nunca más. Tal vez su terquedad habría hecho que lo consiguiera y por eso su escoba dejó de limpiar y se convirtió en transporte. Tal vez un día necesitó compañía en la travesía y por eso le puso alas al mono.

A pesar de los años y las innumerables versiones, siempre da gusto volver a Oz, es fascinante. Y es que “there is no place like home”.

8 comentarios

Brenda 15 abril, 2013 at 1:36 pm

Yo tenia un libro del Mago de Oz cuando era nina y las ilustraciones eran tan pajas que hasta ahora cuando me hablan o pienso en ek Mago de Oz me acuerdo de los personajes como estaban dibujados! Lastima que mi libro querido se me perdio en alguna mudanza….

Responder
remorada 16 abril, 2013 at 12:32 pm

Saltimbanqui! Has visto en google si lo puedes encontrar? Yo acabo de encargar un libro descatalogado editado en 1981! (La prehistoria! XD)

Responder
mari 17 abril, 2013 at 1:27 am

mi brujita verde <3

Responder
Azul Celeste 16 abril, 2014 at 1:50 am

Ahora entiendo porque te pareció tan mala la de Oz de Disney :(

Responder
remorada 16 abril, 2014 at 1:53 pm

estas descubriendo mis posts-WTF que no se entienden, creo q este es el q me quedó más raro de todos xD

igual me encanta la bruja verde ù.ú

Responder
Azul Celeste 16 abril, 2014 at 5:14 pm

Pero sí entendí… :P

Responder
Mama Puñetera 20 agosto, 2014 at 5:47 pm

A mi Wicked me encanto, Elphaba es un personaje con mucho carisma. Ahora estoy con el segundo libro, Hijo de bruja, y se me esta haciendo un poco pesadito… Lo he aparcado y todo!
El musical no lo he visto, pero me han hablado muy bien de él. Leí que iban a hacer la película, pero no me refiero al churro ese de Oz, que no tenia ni pies ni cabeza.
P.d: Dorothy es tonta, sin mas, jejeje.

Responder
remorada 21 agosto, 2014 at 7:28 am

Gracias por salvar este post de la miseria! xD

Me pasó lo mismo con la segunda parte, lo acabé pero no me gustó nada! Del musical he visto trozos en youtube, pero espero que la peli se haga realidad!!! (y con Idina del amor <3)

Responder

Es tu turno de comentar ^_^

Este blog utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia de navegación. Son galletitas sin gluten. Si continuas navegando las consideraremos aceptadas. Cookies! Leer más