Viaje a Japón: Kasumigaseki y Odaiba en Tokio

Salir y Viajar Viajes

La inauguración oficial del curso se llevó a cabo en el Ministerio del Ambiente, en la zona de Kasumigaseki, distrito de Chiyoda, Tokio, donde se ubican la mayoría de edificios oficiales. Tanto es así que Kasumigaseki es otra manera de referirse a la burocracia.

Como teníamos poco tiempo para comer, fuimos a lo único conocido: un Mc Donald’s, donde pude probar su especialidad ¡la hamburguesa Teriyaki! Aprovechamos los ratos libres para pasear por Hibiya Park y conocer el Palacio Imperial,

japon-palacio-imperial

Al volver a Tsukuba y aún sabiendo que dentro del programa tendríamos dos semanas en Tokio nos dimos cuenta que no nos alcanzaría el tiempo para conocer una ciudad tan grande y fascinante, así que hubo fines de semana en que hicimos excursiones a los distintos distritos de la ciudad.

Odaiba, la bahía de Tokio

Odaiba es una isla artificial a la que se llega atravesando el Rainbow Bridge. Nosotros fuimos con el Yurikamome, una especie de monoriel computarizado que no lleva conductor. Ya sé que ahora es muy común ver eso, pero para unos latinos de 2005 era casi magia. Como tiene ventanas muy grandes, desde allí se puede ver la Torre de Tokio, el mismo Rainbow Bridge, el Shiodome (el skyline) y una réplica de la estatua de la Libertad que me pareció un poco caca.

Según mis correos esto visitamos, en orden:

  • El Panasonic Center, donde te dan una tarjetita para probar cosas. Ahí me tomé una foto con Mario.
  • El Tokyo Big Sight, el centro de convenciones que parecen dos triángulos unidos. Unas escaleras mecánicas larguísimas unen el piso 2 y el 6, las recorrí unas cuantas veces, alucinada, a pesar de la manía que le tengo a las escaleras mecánicas.
  • El Tokyo Fashion Town, un centro comercial que no tenía mayor gracia, pero donde vi por primera vez a gente haciendo cosplay.

odaiba-2

  • El Tokyo Water Science Museum, era gratuito y pequeñito, con un montón de actividades. Yo me metí a una burbuja gigante.
  • Cruzando el Yume no Oohashi (puente de los sueños) se llega a Palette Town, un centro comercial que por dentro imita a Venecia de noche, es bastante raro y las dependientas gritan mucho. Allí también está la Daikanransha, que fue la noria más grande en su momento, pero a la que rápidamente la London Eye le quitó el puesto (así como muchas otras con el paso del tiempo).

odaiba-1

  • El Miraikan, museo de ciencia, tan del futuro que no me enteré de gran cosa y eso que trataban temas más o menos familiares. Allí estaba el robot Asimo, una maravilla.

miraikan

  • El edificio de la Fuji TV, de Kenzō Tange, que es admirado por fuera, pero que me hizo flipar por dentro, con toda esa memorabilia de los programas emblemáticos de la cadena.
  • El edificio de Sega y el de Sony
  • El Aquacity es ooootro centro comercial donde fui feliz, había tiendas temáticas de Barbapapa, Snoopy, Disney, Osamu Tezuka, ¡buf! genial.

Al volver tuvimos una vista nocturna del Rainbow Bridge preciosa. También vimos a un perrito en skate y nos cruzamos con señoras en kimono, las primeras del viaje.

odaiba-noche

Todo fue genial salvo un pequeño pero terrible incidente, y es que llevaba unas mallas de algodón debajo del jean porque hacía mucho frío. En el tren de regreso me tocó un asiento que iba justo sobre el calentador y empecé a sentir algo raro. Al llegar a mi habitación en Tsukuba me di cuenta de que las costuras de las mallas eran de nylon y con tanto calor se habían derretido. Ouch. 

japon-incidente

tsuzuku

¡Creo que necesitaré varios posts para recorrer Tokio! 

P.D. Mis fotos son horribles, tomadas con una cámara de 2MP. Si hay alguna que se ve bien es posible que no sea mía porque antes de volver copié también las de mis compañeros. No pongo los créditos porque no sé cuál es de quién, ¡espero que me perdonen si algún día las ven! 

P.D.2. ¡Agrego un mapa esquemático! 

tokyomap1

26 comentarios

Marta 4 marzo, 2015 at 9:46 am

Pero si estás igualita que ahora!!! Qué pipiola!!! Lo de las costuras… Jajajaja, menos mal que llevabas el jean encima. Dan ganas de irse a Japón a ver las cosas que nos cuentas. Y la hamburguesa esa… Ñammmm!

Responder
remorada 9 marzo, 2015 at 12:17 pm

tengo la misma cara, pero ya no la misma piel! xD

Responder
pequeboom 4 marzo, 2015 at 10:15 am

Qué viajazo!!!!!

Responder
remorada 9 marzo, 2015 at 12:17 pm

muero de la nostalgia!

Responder
Irene MoRe 4 marzo, 2015 at 10:54 am

Sigo sin verle interés a Japón, no es lo mío, aunque se ve que tú disfrutaste de lo lindo, incidentes incluidos.

Responder
remorada 9 marzo, 2015 at 12:18 pm

disfruté, disfruté! y si tuviera dinero volvería muchas veces!!! x)

Responder
Mi Álter Ego 4 marzo, 2015 at 11:40 am

Flipo con el perro en patinete. Jajajaja. Ya ves, cuentas un pedazo de viaje y yo me quedo con la chorrada más grande. Así soy yo… A mí no es que me llame mucho la cultura japonesa pero es uno de los grandes deseos del churri así que no descarto ir en alguna ocasión. No obstante, si hubiera ido en un grupo grande como tú, seguro que también lo hubiera pasado pipa. Un besote!!!!

Responder
remorada 9 marzo, 2015 at 12:23 pm

ya ves cómo soy yo también que no lo podía dejar fuera de la historia!!! XD

nosotros no salíamos siempre en grupo, más que nada porque los que hablaban otras lenguas (p.e. francés o así) o tenían una religión determinada tendían a ir por su cuenta! o_o

Responder
Mama Blogger 4 marzo, 2015 at 11:50 am

Que viaje más interesante!!! Me gustaría ir algún día!

Responder
remorada 9 marzo, 2015 at 12:24 pm

ojalá lo puedas hacer, porque vale mucho la pena! ^^

Responder
dibujosdenube 4 marzo, 2015 at 1:22 pm

Ju! Anda que se te ve igualita a ahora!! No pasa el tiempo por ti!! Jis!

*^) Quiero volver a Tokio… ¡que de recuerdos!

Responder
remorada 9 marzo, 2015 at 12:24 pm

yo también! vamos? *-*

Responder
Azul Celeste 4 marzo, 2015 at 4:20 pm

Creo que la Mija estará babeando cuando lea el relato…
Me ha parecido genial, no importa que te quejes de tus 2M, tienes pruebas del viaje y eso basta!!!
Lo de tus mallones es… ¡digno del post! ;)

Responder
remorada 9 marzo, 2015 at 12:25 pm

tengo pruebas pero no todas! las fotos las guardé en CDs y varias se han corrompido… snif!

y bueno, lo que no me pase a mí… ¬¬u

Responder
sradiaz 4 marzo, 2015 at 5:28 pm

No pensé que unas costuras se pudiésen derretir, imaginaba que la temperatura debía ser muy elevada… ¡Qué terror!

Responder
remorada 9 marzo, 2015 at 12:25 pm

lo peor fue que se engancharon a mis orondas carnes! x)

Responder
Bombones 5 marzo, 2015 at 9:05 am

Chulísima la experiencia, genial poder recordar todos los sitios en primera persona ¡es como si volvieses a estar allí!
Lo que llevo un poco mal de los viajes es el tema globalización, pero supongo que es lo que hay, y hay que acostumbrarse. Aunque también tiene cosas buenas, le quita mucho exotismo al asunto. Menos mal que al menos hay hamburguesa teriyaki en el Mc Donald’s :-(
¡Alucino con la temperatura del tren!

Responder
remorada 9 marzo, 2015 at 12:26 pm

hago un poco de trampa porque he rescatado los mails que envié desde allá, ya no recordaba todo!

Hablando de globalización, tengo una foto de Odaiba donde ponía “ZARA, coming soon”, me pareció curioso en su momento!

Responder
Elena Velvet Cat 5 marzo, 2015 at 4:00 pm

Menos mal que no ibas solo con las mallas sino… doble ouch! D:

Responder
remorada 9 marzo, 2015 at 12:27 pm

tortura china! digo, japonesa! >_<

Responder
monstruuosa 8 marzo, 2015 at 5:12 pm

Me parto con lo de los pantalones xD

Algún día conoceré Japón…

Responder
remorada 9 marzo, 2015 at 12:28 pm

te encantaría!!!

pero ya sabes, toma precauciones en invierno ¬¬u

Responder
amordebatmami 12 marzo, 2015 at 3:30 pm

Seeegaaaa! Vaya tour nena! Lastima de esas camaras malosas! En fin, tenias que explicar lo de los leggins? Ajaja!

Responder
remorada 18 marzo, 2015 at 3:01 pm

yo lo explico por si alguien va en invierno y se despista, me importan los culos del mundo! xD

Responder
Bego 19 marzo, 2015 at 11:51 pm

jajaja esa historia de las mallas ya la sé, ¿la has puesto en un post o me la has contado en persona? ya no recuerdo. como anécdota es genial, eso sí, en el momento me imagino que risa te daría poca…

Responder
remorada 21 marzo, 2015 at 2:09 pm

te la conté en persona ^^ y no me podía ni reír de lo que me dolió…sin mencionar que me quedé con las marcas de las costuras varias semanas más xD

Responder

Es tu turno de comentar ^_^

Este blog utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia de navegación. Son galletitas sin gluten. Si continuas navegando las consideraremos aceptadas. Cookies! Leer más