Por qué nunca tuve miedo a la oscuridad

Chiquilladas Historias Nuestro entorno

Hoy traigo una historia corta para empezar la semana ciclogenética (y, por cierto, si quieren recordar por qué odio la lluvia o el viento solo hay que visitar los enlaces :D) 

El departamento / piso donde vivía de niña era el mismo en donde había vivido mi papá desde que tenía 2 años. Las dos habitaciones estaban una frente a la otra y prácticamente al lado del baño / lavabo.

En uno de esos cambios de distribución raros, nos mudaron a las hermanas a una habitación más grande e iluminada, que originalmente había sido el comedor. Hasta aquí todo bien, si no fuera porque el camino hacia el baño era mucho más largo y de noche, obviamente, era oscuro. Mi vagancia es legendaria, y prefería mear en la cama para no levantarme, pero dije que era porque tenía miedo a la oscuridad. Así que mi papá se inventó una historia. 

Me dijo que me iba a regalar un amigo que lo había acompañado a él, que nadie lo podía ver porque estaba oscuro, pero que estaría allí. Eso sí, tenía que mantener el secreto. Le pregunté si a su amigo no le daban miedo los vampiros y me dijo que, precisamente, ¡su amigo era un vampiro!  por lo que no tenía miedo a nada. Y se puso a hablar con el aire: “amigo Vampirín, tú que estás despierto por las noches, acompaña a mi hijita si quiere ir al baño, pero quédate en la puerta ¿ah? ¡no le mires el poto!” (poto es culo en peruano, por si no lo he dicho ya un millón de veces XD) 

vampiro
Luego supe que a otros niños los acompañaba el Ángel de la Guarda -_-

No me volví a quejar. Estaba orgullosa de tener este nuevo amigo, pero, por supuesto, no pude guardar el secreto y lo conté en el colegio. Esta fue solo una de las muchas razones por la que me tomaron por la loca de la clase. ¡Como si no hubiera tenido suficiente con mi pelo!

48 comentarios

Arándana Mayor 10 febrero, 2014 at 9:24 am

Me ha encantado esta historia, tu padre es un genio. Darle a una niña a un vampiro de acompañante, y además un vampiro decoroso (que no mira potos, oh dios mío, esa palabra suena fatal en mi dialecto) es una idea fantástica. A lo mejor él, como yo, leyó en sus tiempos “El pequeño Vampiro”. :)

Responder
remorada 11 febrero, 2014 at 9:54 am

no lo creo, esta historia seguro es más antigua que el libro… que ya tengo una edad! XD

Responder
Arándana Mayor 12 febrero, 2014 at 9:44 am

Acabo de ver que El Pequeño Vampiro es del año 79. Estoy desinformada :)

Responder
Bombones 10 febrero, 2014 at 9:27 am

Ains, pues la historia me gusta, pero … lo de tener un amigo vampiro y encima invisible como que impone, ¿no? Yo desde luego sabiéndolo, tendré ya mucho cuidado de ahora en adelante :-)

Responder
remorada 11 febrero, 2014 at 9:55 am

no te preocupes, que no ha venido conmigo a España, no le dieron el visado! :D

Responder
Mamá en Bulgaria 10 febrero, 2014 at 9:28 am

Si no lo necesitas, te cojo prestado a Vampirín para mi hija mayor ok? Tu ya tienes al señor Torres que encima es más guapo que el vampiro jeje..
¡El dibujo es simplemente genial!

Responder
remorada 11 febrero, 2014 at 9:58 am

Te sale más fácil traerte uno de Rumania que importar al mío desde Perú! :D

y gracias, es el primero que hago para el blog con la tableta gráfica, a ver si vamos mejorando con el uso y el tiempo! :D

Responder
desmadreando 10 febrero, 2014 at 9:32 am

Jajajajaja “mamá a mi amiguita la acompaña por la noche un vampirín pero no le ve el poto” jajajajaja ¡gran historia! Tú papá un jefazo y tú loca ¿qué dices? ¡seguro eras la más cool avanzada a lo dark de tú generación!
Por cierto, mi perrito Torro en tú pueblo lo hubiese llamado Poto jajajaja un besote desmadroso

Responder
remorada 11 febrero, 2014 at 10:34 am

ya ves por qué me hace tanta gracia la gente que compra “potitos de bebés” O_o XD

lo de dark tal vez sí… mañana continúa la fascinante saga :P

:***

Responder
Irene MoRe 10 febrero, 2014 at 9:34 am

Pues si a mi miedo a la oscuridad le sumas mi miedo a vampiros y demás seres de ese tipo, no te quiero ni contar si mis padres llegan a contarme esa historia, jijiji

Responder
remorada 11 febrero, 2014 at 10:35 am

tal vez si te dicen q es un amigo de la familia no le habrías tenido miedo a los seres malignos… aunque pensándolo bien y visto q se juntaban con más como ellos… XD

Responder
Marta 10 febrero, 2014 at 10:07 am

Ha sido leer el titulo, y antes de empezar a leer, decirte que será porque eres medio vampirilla?? jajaj, y ahora subo a leerte…

Jajajaj, me encanta la historia, aunque que sea un vampirín… No sé, creo que a mi me hubiera dado más miedo tener un amigo así ;)

Responder
remorada 11 febrero, 2014 at 10:36 am

me sirvió en muchas idas y vueltas, creo q al final casi lograba verlo y todo! x)

Responder
Fina La Endorfina 10 febrero, 2014 at 11:53 am

Qué grande tu padre, jajajajaja…
Me parto con lo de que después descubriste que a los otros niños les acompañaba el Ángel de la Guarda, jajajajajaja xDD
Por favor, gracias por enlazar el post de los pelos!! BRILLANTE! jajajajaja, me has alegrado la mañana, jajaja, ¡Qué recuerdos!
Millones de besos

Responder
remorada 11 febrero, 2014 at 10:49 am

muy sui generis todo XD

y ese post es de una serie de 5 “historias de pelos”, ya he recordado más así q seguramente las retomaré! gracias por la visita! :D

Responder
Ade-About the nice things 10 febrero, 2014 at 12:07 pm

Preciosa historia!:-) Feliz inicio de semana guapa

Responder
remorada 11 febrero, 2014 at 10:49 am

Gracias! igualmente, Ade! :***

Responder
Paniculata 10 febrero, 2014 at 3:21 pm

Jajajaj que buena idea tuvo tu padre

Responder
remorada 11 febrero, 2014 at 10:51 am

se lo sacó de la manga! y yo una crédula, fíjate >.<

Responder
Jen Olalde 10 febrero, 2014 at 3:27 pm

jajajajaja me gusta el palabro, poto, sólo que aquí suena a “potorro”… ¡Qué mona la Remoradita con su amigo Vampirín!

Responder
remorada 11 febrero, 2014 at 10:52 am

jajaja, potorro también es una palabra chistosa! allá poto es de lo más común, culo es MUY malsonante!!! XD

gracias! :***

Responder
Azul Celeste 10 febrero, 2014 at 4:23 pm

¡yo me hubiera hecho en el pasillo de saber que un VAMPIRO me acompañabaaaaaaa! ¡ARGH! que mis primeras pesadillas fueron con los seres chupa sangre…. :(
Pero es genial el ingenio de tu genio padre… :D

Responder
remorada 11 febrero, 2014 at 10:57 am

no son malos, el mundo los ha hecho así! XD

la única pesadilla que podía tener con el mío era que fuera un mirón! XD

Responder
Mami Katabum 10 febrero, 2014 at 4:31 pm

El poto!!! Jajajja me encanta leer esto :) mi hija es la que siempre habla del poto y la guata jajaja.

Genio de papá!! Te dio un amigo a prueba de todo.

Responder
remorada 11 febrero, 2014 at 10:58 am

jajaja, veo que no es una palabra exclusiva del Perú, sino más bien regional, mejor! así somos más y algún día la impondremos! XD

Responder
dibujosdenube 10 febrero, 2014 at 4:44 pm

Jajaja… eres una valiente!!! Me cuentan algo así a mí y no vuelvo a salir de mi habitación!! Je!

Responder
remorada 11 febrero, 2014 at 9:13 pm

vampirín era muy bueno! te habría acompañado con mucho gusto ù.ú

Responder
Fran Miau 10 febrero, 2014 at 6:23 pm

Qué práctico ;_;. En mi casa me dejaban dormir con la luz prendida porque yo era una cobarde xD.

Responder
remorada 11 febrero, 2014 at 9:14 pm

uy no, yo no tengo problemas para dormir pero me gusta la oscuridad absoluta, aún con la desventaja de que existan esas cosas que nunca ves y que te dan justo en el dedo chiquito >_<

Responder
Celia 10 febrero, 2014 at 8:59 pm

me encantan todas las historias que cuentas de tus padres y tu de pequeña, desprenden tanto cariño e inteligencia por parte de tus padres :)

Responder
remorada 11 febrero, 2014 at 9:14 pm

estoy esperando a coger confianza, luego contaré de las otras… tela, eh? TELA! XD

Responder
Marie 10 febrero, 2014 at 10:41 pm

Oooh! me ha encantado la historia, tu eres muy valiente por tener un amigo vampiro jejeje como me gustan las historias que cuentan los padres a los hijos :)

Responder
remorada 11 febrero, 2014 at 9:15 pm

se inventan cada cosa sin calcular las consecuencias! como la típica: si te tragas el chicle se te pegarán las tripas! XD

Responder
Helena Angela Reyero 11 febrero, 2014 at 12:22 am

JAJAJA qué historia más original! un vampiro!

Responder
remorada 11 febrero, 2014 at 9:19 pm

la historia no habría pasado a mayores si me hubiera quedado callada, qué difícil es encajar en este mundo! x)

Responder
trimadre 11 febrero, 2014 at 8:25 am

Genial tu padre! qué cosas se nos ocurren para que los niños no tengan miedo! el dibujo mola un montón

Responder
remorada 11 febrero, 2014 at 9:22 pm

gracias, es mi primer garabato con la tablet y el illustrator! a ver si en unos días empiezo a domarla x)

Responder
lauritapurple (@lauritapurple) 11 febrero, 2014 at 9:15 am

Oye, pues es una historia genial!!! el vampiro es buenísimo!! jajajaja! podría haber sido otro elemento, no? por ejemplo un atún! te imaginas a un atún acompañándote a hacer pipi?? xD

Responder
remorada 11 febrero, 2014 at 9:23 pm

jajaja, “papá, y cómo respira el atún si no está en el agua?” “ES UN ATÚN MÁGICO!” XDDDD

Responder
madrexilio 11 febrero, 2014 at 9:40 am

Ya tenemos otra cosa en común :) Mamá me llamaba “Beatriz sin miedo”, como el cuento de “Juan sin miedo”, nunca le tuve miedo a la oscuridad, pero yo era mala… me escondía para asustar a mi hermano, esperaba a que fuera al baño o a la cocina y le salía al paso con una máscara de vampíra jajajaja. El pobre todavía se acuerda ;)
Tu cuento es mucho más edificante que el mío, jajaja, y tu padre muy, muy listo!

Responder
remorada 11 febrero, 2014 at 9:26 pm

argh, me libré de la oscuridad pero no del miedo! mi hermana se escondía dentro de armarios o bajo la cama, y podía estar allí HORAS hasta lograr asustarme, qué rabia! >____<

ahora que lo pienso, entraba en espacios pequeñísimos doblada en 4, cómo lo haría? XD

:***

Responder
madrexilio 12 febrero, 2014 at 9:18 am

Jajajajaja, que mala, te digo que yo hacía lo mismo, era divertido, es feo ahora pensarlo :P un beso!!!

Responder
pasandolopipa 11 febrero, 2014 at 4:45 pm

¡De tal palo tal astilla, tu padre mola tanto como tú! :-D

Responder
remorada 11 febrero, 2014 at 9:27 pm

aquí entre nos, tomando en cuenta que tengo cosas de mi fantástica familia materna… yo molo más! XD

gracias :***

Responder
Bego 11 febrero, 2014 at 8:03 pm

a mí seguro que me hubiera dado más miedo vampirín que la oscuridad jajajjaaa

Responder
remorada 11 febrero, 2014 at 9:29 pm

cuánto prejuicio hacia los vampiros! a mí solo me caen mal los de crepúsculo! XD

Responder
CristinaEsba 12 febrero, 2014 at 1:06 pm

A los que somos diferentes siempre nos llaman locos o raros, cuando te haces mayor te piden que seas distinto a los demás, al menos en el ámbito en el que yo me muevo hihi Gente corriente hay mucha!
Ya quisiera yo que me hubiese acompañado un Vampirín al cuarto de baño! Mucho más molón que un ángel de la guarda y a mí personalmente me da menos yuyu que lo que decía mi madre de: mi madre que está en el cielo siempre está con nosotros, nos sigue y nos protege! Oye que será muy bonito, pero lo de imaginarme fantasmas en la oscuridad no me solucionaba mucho el problema! hahaha

Responder
remorada 13 febrero, 2014 at 9:20 am

jajajajaja!!! es cierto!!! puestos a comparar no hay nada que diferencie un ángel de cualquier otro ser invisible, potencialmente peligroso! XDDDD

por suerte tengo cara de pan, así era la loca curiosa, y no la loca de las que había que huir, jiji ^^

Responder

Es tu turno de comentar ^_^

Este blog utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia de navegación. Son galletitas sin gluten. Si continuas navegando las consideraremos aceptadas. Cookies! Leer más