Mis motivos para no ser feminista (y cómo los combatí)

Cuando era pequeña, mi mamá hablaba de las mujeres, las redes que formábamos y el poder que teníamos, hablaba de libertad. Sin embargo, yo tenía motivos para no ser feminista y me ha costado años convencerme de lo contrario. Así fue mi proceso.

“Yo no soy como el resto de mujeres”

Odiaba ser una niña. En primaria habría dado lo que sea por haber nacido niño.

No ayudaba que físicamente no tuviera las cualidades que se solían apreciar en una niña. No tenía pelazo y detestaba mi uniforme con falda. Tampoco ayudaba que mi mamá hablara de la maternidad como de un poder casi mágico porque no sentía que ese fuera mi camino.

No me llamaba la atención el juego simbólico de la cocina o los cuidados, tampoco el ballet o la medicina. A mí me gustaba leer, escribir y dibujar revistas y soñar con viajar. Mis muñecos no eran mis hijos, eran clientes de mi agencia de viajes y los llevaba de tour a los lugares más recónditos, reales o inventados donde salvábamos a alguna especie amenazada de la extinción.

No me puedo quejar porque mis gustos fueron alentados y apoyados, pero ahora veo que crecí con tres errores muy grandes:

  • Creer que las tareas de la casa son actividades menores.  Preparar una comida decente, saber poner una lavadora, recoger lo que uno va dejando tirado, cuidar al resto de la familia son tareas de supervivencia básica que todos deberíamos manejar. Luego vivimos solos y todo se nos hace un drama porque no estamos preparados.
  • Creer que las tareas de la casa son de mujeres. Y, peor aún, de mujeres que no tienen aspiraciones en la vida. ¿Quién me creía que era para decidir qué aspiración era mejor que la otra? Además, desde mi posición privilegiada de niña a la que le dijeron que podía ser lo que ella quisiera, pensaba que era una cuestión de opciones. Hay quien no las tiene.
  • Creer que el éxito es tener a otra mujer que las haga por ti. Esto me duele especialmente, porque realmente lo pensaba. Intento recordar a las mujeres que trabajaron en mi casa y limpiaron mi mierdaCorrijo: limpiaron mi suciedad y ordenaron mi desorden mientras yo era una inconsciente que no valoraba su trabajo, la mierda se refiere a mi inconsciencia. Veo sus caras, recuerdo sus nombres de pila, pero ni un apellido o un cumpleaños. Es triste.

“Me llevo mejor con los hombres que con las mujeres”

En secundaria aún seguí manteniendo algunos prejuicios. No entendía por qué mis amigas se miraban al espejo para repeinarse cada cinco minutos (yo seguía sin tener pelazo) o por qué se ponían tontas delante de los chicos si yo sabía que eran inteligentísimas.

La adolescencia y las hormonas juegan malas pasadas, hubo momentos mejores y peores. Alguna vez se portaron mal conmigo, seguramente también me porté mal con ellas, pero hasta hoy las tengo a un whatsapp de distancia. Con ellas formé mis primeras redes y tengo la suerte de haber aprendido a formar otras: en la universidad, en el trabajo e incluso en la blogosfera. Redes indestructibles que se han vuelto parte de mi día a día.

Sigo queriendo mucho a mis amigos, muchísimo, pero son ellas las que saben ponerse en mi lugar, las que han tenido experiencias similares, las que tienen perspectivas distintas, las que me quieren sin juzgarme, y, como siempre digo, las que me recuerdan quién soy.

“No soy feminista ni machista”

Esto tiene delito porque en mis recuerdos más antiguos está el feminismo. A mi casa llegaban boletines que me llamaban la atención por estar impresos en tinta morada. Hablaban de una reunión en Nairobi y luego de otra en Beijing. Tengo un cariño especial por un logo que yo veía como una persona con manos muy grandes y que luego me di cuenta de que era una paloma.

En los ochenta, el feminismo en América Latina se caracterizaba por su activismo contra las dictaduras y su implicación en los movimientos populares. Como en todos los movimientos de izquierda, había pugnas por el poder. Era muy pequeña y ya sabía que si Fulana era de las Floras no podía ver en pintura a Mengana que era de las Manuelas.

También supe que la Iglesia, una organización especialmente machista y muy puñetera para según qué cosas, ayudó en otras. Dio a muchas mujeres latinoamericanas un espacio para la organización.

Pero, sí, yo también repetí eso de que yo no era una cosa ni otra, sin saber y sin contrastar.

Esto es lo que dice la RAE.

feminismo.
Del fr. féminisme, y este del lat. femĭna ‘mujer’ e -isme ‘-ismo’.

1. m. Principio de igualdad de derechos de la mujer y el hombre.

2. m. Movimiento que lucha por la realización efectiva en todos los órdenes del feminismo.

¿Es que alguien que conociera esta definición podría estar en contra? Qué atrevida es la ignorancia.

“¿No lograríamos más usando la palabra igualdad?”

Esto lo dije el año pasado o el anterior. Recuerdo que usé el símil que más conocía. Cuando empecé a trabajar hablábamos mucho del efecto invernadero y el calentamiento global. El planeta sigue la tendencia de aumentar la temperatura, pero mientras tanto hay eventos extremos, así que se prefiere hablar de cambio climático para evitar que los trolls de turno molesten cada vez que hay una ola de frío.

Yo ya estaba convencida de la causa feminista, pero por motivos prácticos pensé si no se sumaría más gente con una palabra que no se prestara a confusión. Un día escuché una charla de Chimamanda Ngozi Adichie en la que le hicieron esa misma pregunta, su respuesta fue:

Si la palabra feminismo incomoda, tenemos que usarla.

Y lo vi claro, la palabra incomoda porque suena a femenino y lo femenino sigue siendo de segunda en nuestras mentes. Toca usarla, repetirla y normalizarla. Ya ni siquiera me molesta si me llaman feminazi por repetirla.

Además, ya no creo en la igualdad en ningún aspecto. Creo que todos tenemos nuestras particularidades y tenemos derecho a explotarlas y a ser respetados en nuestras diferencias.

“El feminismo está de moda y hay mucho postureo”

Sigo pensando en esto, sobre todo cuando veo camisetas reivindicativas de empresas como Inditex. Pero, siendo sinceros, si la moda nos va a ayudar a avanzar como sociedad, si una sola chica va a tomar conciencia gracias a lo que vio en un escaparate, ya habrá valido la pena.

OK, soy feminista, ¿y ahora, qué?

Desde que vivo fuera de mi país le doy muchas vueltas al tema de la identidad. Asumir el feminismo como parte de mi identidad me genera una sensación de pertenencia, me da un motivo para implicarme en distintas iniciativas, por mí, por todas.

No todo es fácil, creo que ahora soy más rancia cuando me cuentan según qué chistes. Tengo que respirar antes de contestar mal, tengo que recordar que yo también soy un producto de una sociedad patriarcal y que tengo interiorizadas demasiadas cosas que debería cambiar.

Hace un par de años escribí que yo sí necesitaba un hombre porque creo que el machismo nos afecta a todos, lo perpetuamos todos y lo debemos cambiar todos. Sigo creyéndolo y estoy feliz de tener un aliado en casa. Pero en este post hablo de mis errores y lo cerraré hablando de lo que me falta por aprender.

Una de las cosas en las que más pienso es en los privilegios. Ahora quiero saber más sobre cómo incluir a quien sufre la discriminación en diversos aspectos. No es lo mismo ser “solo” mujer que ser mujer LGTBI, racializada, pobre, extranjera, o combinaciones de las anteriores. Es complejo, lo sé porque lo vivo.

También reflexiono sobre la sororidad. Esta palabra rara que suena a convento y que busca que seamos las mujeres las primeras que demos apoyo a otras mujeres: hay que creernos, hay que querernos, hay que ayudarnos. Hay que extender esas redes magníficas que sabemos tejer.

Por toooodo el camino que he recorrido y el que nos queda juntas por recorrer, este jueves 8 de marzo me sumo al paro de mujeres.

54 Comentarios en este post

  1. Bego dice:

    bien dicho y bien explicado. vivan el feminismo y la sororidad, a mí, aunque tengo amigos a los que quiero muchísimo, son sobre todos mis amigas las que me sostienen en lo bueno y en lo malo. estaría perdida sin todas vosotras :*

    • remorada dice:

      creo que, con nuestras diferencias, somos capaces de ponernos en el lugar de otra mujer. En el fondo el #metoo lo hemos vivido todas… incluso las que reniegan del feminismo!

      y ahora, después de ser tu sombra, te extraño más! xD

  2. No puedo comentar, porque no hay nada más que añadir

  3. Lapsicomami dice:

    Bravo. Me ha encantado leerte: hace bien poco que inicié “el giro al feminismo” y fui consciente, como tú, de lo equivocada que había estado en algunas cosas antes (y seguramente aún también hoy). Mi proceso no ha sido exactamente como el tuyo, pero sí que he realizado paradas en algunas de las estaciones que cuentas. Y lo que me queda. Y lo que nos queda. Un abrazote.

    • remorada dice:

      Me he enfocado en mis falsas percepciones, pero hay otros factores en juego para decidir ser feminista, como cuando con apenas 10 años ya tienes que vigilar que no te miren el culo o cuando con 17 te tocan en un bus, solo por mencionar algunas cosas.

      Todas hemos recorrido caminos diferentes, lo importante es llegar juntas hasta el final <3

  4. Mari dice:

    Andando, sumando, cantando. Es menos duro el camino cuando se sabe a dónde queremos llegar. Te quiero mucho!!!

  5. Irene MoRe dice:

    Yo siempre he sido feminista sin saberlo, porque cometía el mismo error que la mayoría al pensar que feminismo era lo contrario a machismo, pero os encargásteis de sacarme de mi error y os lo agradezco muchísimo.
    La sororidad con la mayoría de las mujeres de mi entorno es algo difícil, porque casi todas son machistas, pero poco a poco.
    Por eso agradezco tanto que el mundo 2.0 me haya puesto por delante mujeres tan maravillosas como vosotras, con las que he aprendido tanto.

    • remorada dice:

      sí, es complicado conectar con quienes piensan diferente, pero hay que entender que están en otro momento y tienen otras circunstancias. en el momento en que estén listas, aquí estaremos para acompañarlas <3

  6. Maravilloso. Totalmente de acuerdo en lo que dices. Creo que, al final, cuando nos hacemos adultas muchas nos vamos dando cuenta y ser madres es un empujón brutal a la realidad.

  7. Marialu dice:

    Es bonito ver cómo nos damos cuenta de nuestros errores y avanzamos hacia el camino correcto. A mi me da esperanza, te lo prometo.

    • remorada dice:

      Ha sido un buen ejercicio, duro, pero bueno. Hay que hablar más sobre nosotras… incluso de cuando nos equivocamos! Si alguien se encuentra en alguno de estos estadios puede servirle de algo.

  8. Maite dice:

    ¡Me ha encantado leerte! Lo mejor es que somos capaces de aprender de nuestros errores :)

  9. roandthecity dice:

    Qué interesante me parece tu post de hoy. Yo también he seguido una evolución hasta considerarme hoy feminista; y no ha sido fácil. Porque yo sí he sido femenina (incluso con pelazo) en el sentido tradicional de gustarme los niños, querer ser maestra, no interesarme por actividades consideradas “de chicos”… No sé, que he sido muy tradicional. Y también he dicho eso de “Ni machismo ni feminismo”. Peor poco a poco me he ido dando cuenta de muchísimas cosas. Por eso yo también iré a la huelga mañana.

    Besos.

    • remorada dice:

      Eso es lo grande del feminismo, que nos engloba a todas, con pelazo o sin pelazo, con nuestros distintos intereses. Lo tradicional no es malo en sí mismo, es malo solo cuando es la única opción que se te permite.

      :***

  10. Lupe dice:

    Grandísimo post Fran! Gracias! besazo

  11. Mo dice:

    Yo he hecho un camino similar. Durante mucho tiempo no entendí bien de qué iba todo esto (fruto, como comentas, de la sociedad en que nos hemos criado) y me he dado cuenta de muy mayor que de momento no queda otra que ser feminista.
    Besotes!

  12. sradiaz dice:

    Bueno, leí el post, pero he de confesar que últimamente no me siento muy feminista… voy a tener que decirlo más en voz alta, a ver si me lo creo.

  13. loqueven dice:

    Yo hasta hace bien poco también pensaba que feminismo es lo contrario al machismo.. Es que hasta en el lenguaje nos encontramos ciertas zancadillas…
    Un beso.

    • remorada dice:

      el lenguaje es muy tramposo, yo por eso pensaba que sería una buena idea cambiar de palabra, por una cuestión de “marketing” jaja, pero al final creo que no, que si ya tenemos una ¡hay que usarla!

  14. mirichan dice:

    Hola Fran

    Te pido perdón por adelantado por el comentario que voy a escribir y solo quiero decir que lo estoy escribiendo con todo el amor del mundo <3

    Cuando dices "… a las mujeres que trabajaron en mi casa y limpiaron mi mierda" me haces sentir perturbada y a la vez ofendida. Mi madre trabajó y todavía trabaja de limpiadora (ahora en oficinas, pero estuvo mucho tiempo limpiando las casas de otra gente). No entiendo porqué tienes que referirte a ellas como "la que limpia mi mierda". Espero que no te refieras a que limpiaba la caca que ibas dejando por el suelo o si es que la restregabas por las paredes del baño. Imagino que te refieres a la suciedad y a poner orden en tu casa. No hace falta usar palabras que denigran el trabajo que realizan otras personas.

    Gracias por permitirme opinar! :-)

    • remorada dice:

      Estoy en la calle, pero te contesto ya mismo porque no quiero que te quedes con esa sensación!

      Mi hermana limpia casas y no se me ocurriría ofenderla en ningún momento! Todo lo contrario, creo que es un trabajo que no se valora lo suficiente y en Perú es aún peor. Si he elegido mal las palabras te pido perdón, me refería a cuando era niña y no pensaba en nada, dejaba todo tal cual porque venía alguien detrás a recogerlo sin medir las consecuencias. La “mierda” en este caso se refiere a mi inconsciencia, porque es algo que me sigue doliendo.

      Te pido perdón por haberte ofendido, no era ese el sentido que le quería dar y me siento mal por no saber expresarme mejor 💜

      • remorada dice:

        Ya estoy en casa y vuelvo a responder, esta vez para agradecerte por haberme hablado con cariño y no saltarme a la yugular como se ve cada vez más por internet :)

        Como digo en este post, he cometido errores, seguramente los seguiré cometiendo, pero no quiero dejar de corregirme.

        Quiero agradecer también que me hayas hecho reflexionar, el lenguaje es muy poderoso y hay que saber elegir las palabras. Allí donde yo quise enfatizar el maltrato que se da en América Latina (donde se mezcla además la herencia colonial en forma de racismo y clasismo) acabé mandando el mensaje al revés. Voy a darle vueltas a escribir sobre este tema en particular que me toca tanto y lo haré junto con mi hermana. Gracias por inspirarme.

        Una vez más, siento el mal rato que te he hecho pasar <3

  15. Siempre he sido muy feminista pero a veces caigo en ciertos conceptos machistas que, supongo, son fruto de la educación que nos han dado. Todos los días tenemos un poquito más que aprender. Eso sí, a mí que me perdonen pero me niego a usar una palabra como “sororidad”. Jajajaja. Besotes!!!

    • remorada dice:

      SORORIDAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAD x)

      El entorno es machista y creo que todos, hombres y mujeres, seríamos más felices sin esas presiones. Me corrijo: hombres, mujeres y no-binarios. Aún me queda mucho por aprender! ><

  16. Elena salvador dice:

    T’estimo, Fran!!

  17. Bra-va. Cinfwsar de donde venimos, por dónde emowzamis y dónde nos equivocamos, es de ser muy grande.

  18. martha dice:

    Un retrato buenazo del tránsito a la madurez. Está en nuestras manos cambiar un poco las historias para nuestros nietos y todos los que crecen a nuestro alrededor.
    Definitivamente adhiero al concepto de sororidad como un vínculo que nos fortalece.

    • remorada dice:

      Creo que he demorado años en adoptar el feminismo como palabra, pero creo que la red A-Y de hermanas y tías brujas, con todas sus peculiaridades, ha sido un gran apoyo y un gran ejemplo de lo que queremos (o no). Somos más libres gracias a ustedes, las que vienen serán más libres gracias a nosotras <3

  19. Maya_yosh dice:

    Hola Fran, muchas gracias por este post!! me ha emocionado mucho. Saludos sórores!!!

  20. Gemma dice:

    Fran, solo puedo aplaudir. =*

  21. Me apetecía releer este post precisamente hoy. Estos días me ha dado por pensar en lo que he avanzado en este sentido en sólo un par de años (y lo que me queda) y estoy muy orgullosa del cambio que se está llevando a cabo. Estoy disfrutando mucho de este día viendo las manifestaciones a tope. Un abrazo Fran :-)

  22. Antua dice:

    Me encantó, me divirtió y me atrapó. Concuerdo contigo en muchas cosas, no me gusta mucho la palabra porque siento que no refleja “igualdad”, tampoco me gusta que algunas mujeres te jodan o te insulten porque no piensas igual. Creo que debemos empezar por respetar las diferencias y eso implica a las “no feministas” que son plenas atendiendo su casa y a sus familias. Ayer he leído una fila de insultos entre grupos que piensan distinto. Nos olvidamos que venimos de sociedades patriarcales, metidas hasta el fondo de nuestras memorias y hay muchas mujeres (cada vez menos) que así se sienten cómodas. Debemos llamarlas machistas? según la RAE soy feminista, pero según mis principios, prefiero decir que quiero un mundo más equitativo. Besos

    • remorada dice:

      Estoy de acuerdo con lo que dices! Lo primero es apoyarnos en nuestras diferencias y asegurar que seamos libres para elegir y si nuestra elección es la dedicación exclusiva a los hijos es totalmente válida y debe ser valorada como el trabajo que es! Yo lo aprendí de una buena amiga que siempre fue de los primeros puestos en el cole y la universidad y cuando tuvo a su primera hija lo dejó todo porque no concebía una labor más importante que educarla, ahí no hay opresión ni discriminación! Nuestras opciones son distintas porque todas somos distintas, lo importante es que tengamos las herramientas y recursos para decidir libremente y ser lo que querramos ser <3

  23. Salo dice:

    El feminismo de primera generación, el del derecho al voto para las mujeres, el movimiento sufragista, no tiene nada que ver con el feminismo de segunda, tercera ola, del siglo XX, XXI.
    Han conseguido, que deje de seguir los medios de comunicación, en general, salvo algún concurso de televisión, y, poco más. Lo van a notar en el bajón de audiencia en sus televisiones, radios.
    Existe el youtube en Internet, es posible la suscripción.

    • remorada dice:

      Creo que el objetivo principal es el que no tenemos que perder, cómo llegar hasta él es cosa de cada una, partimos desde escenarios distintos y recorremos distintos caminos.

      A mí no me gustan los dogmatismos y creo que una parte fundamental del cambio es que se respeten las libertades individuales.

  24. einerschreitimmer dice:

    Gracias por la aclaración

  25. Vaya retraso llevo… apoyo tus reflexiones pero saliendo del tema..voy a darle tu telefono a la terremoto mayor un dia de estos para que compartais experiencias. El proximo dia que nos veamos te cuento porque!

Es tu turno de comentar ^_^

A %d blogueros les gusta esto: