Chiquilladas Historias Nuestro entorno Salir y Viajar Viajes

Uno de los recuerdos más entrañables que tengo con mi papá es cuando iniciamos la colección del Atlas del Mundo en fascículos y, con ella, los viajes por la imaginación.

Cada entrega traía varios mapas y una revista con los datos principales sobre un país determinado. Al llegar a la casa extendíamos el mapa en el suelo y planeábamos la ruta que íbamos a hacer, hablábamos sobre lo que llevaríamos en la maleta, lo que comeríamos, lo que fotografiaríamos y lo que compraríamos para traer de regalo al resto de la familia. Al poco tiempo descontinuaron la colección, o quizás  se aburrió y me dio esa excusa cuando solo habíamos visitado América del Sur y una pequeña parte de Europa, pero planificar viajes sigue siendo una de mis aficiones predilectas. Cada semana le enseño un proyecto de viaje diferente al Señor Torres, que me dice que sí a todo porque sabe que a la semana siguiente el destino soñado será otro.

Eso sí, con todo lo divertido que es planear, no llega a igualarse a viajar de verdad. Y en ese aspecto los créditos se los lleva la rama materna. Mi mamá llevaba siempre en la cartera/bolso un cepillo de dientes y una bolsita con un calzón/braga de recambio, y más de una vez fue lo único que necesitó para subirse a un avión. Entonces yo me quedaba con mis abuelos, viajeros también, que me hablaban sobre la experiencia inolvidable y el aprendizaje infinito que hay detrás de cada viaje, y me prometían que ya llegaría mi turno. Mi abuelo incluso financió algunas de mis aventuras.

No es mi intención hacer reseñas de viaje ni recomendaciones, para eso esta el gran Diario de a Bordo (¡Es tan bueno que lo usé para planear un viaje a mi propio país!), pero en una época en que la situación económica obliga a volver a hacer viajes por la imaginación, revisitaré algunos lugares junto a quienes se quieran embarcar, hasta que pueda volver a mi exploración planetaria. ¡Y espero que nunca descontinúen esta colección!

Stay tuned ;)

14 comentarios

Clara 3 abril, 2013 at 2:35 pm

Tota la raó! Viatjar és espectacular i una forma grandiosa d’aprenentatge. Coneixes com viu altra gent i et coneixes a tu mateix! La setmana que ve vaig a passar tres dies a Edimburg, tens ganaes de panificar-me la ruta? ;-)

Responder
remorada 4 abril, 2013 at 8:11 pm

Ains, Edinburg, quina envejaaaa! Per temes de visat no he voltat gaire pel Regne Unit, però una amiga meva hi vivia, i em va enviar folletons del zoo (el meu PFC va tractar de l’educació als zoos com a eina per a la conservació :D)

Fes fotos d’homes amb faldilla =u.u= #notsosecretobsession

Responder
pao 4 abril, 2013 at 6:36 pm

aunque mis viajes no fueron por placer ni planeados al final creo q nada te enseña mas. …a mi papa osea al tuyo le gustaba escuchar lo q yo le contaba de mis viajes :) muack ;)

Responder
remorada 4 abril, 2013 at 8:12 pm

Es que tus viajes son únicos! XD

Responder
Leo 15 abril, 2013 at 6:13 pm

Aca te dejo un sitio con muy buenas fotos
Todas las Mejores Fotos

Y aca otro con comidas y recetas muy interesantes
Las Mejores Recetas y vinos

Responder
remorada 16 abril, 2013 at 12:33 pm

Gracias! :)

Responder
Fabiola 25 abril, 2013 at 12:55 pm

ya entendi otro motivo por lo que elegiste ser forestal, esos viajes, eran LOS viajes, cuanta añoranza!!!!!!! buuuuuuuuuu

Responder
remorada 25 abril, 2013 at 1:14 pm

siiii, q genialisimos eran! habrá tiempo para revisitar esos lugares tan queridos, pero mañana empiezo por cierta capital de Europa, porque las fotos ya son digitales y no las tengo q escanear… la mas vaga! jejeje

Responder
Fabiola 25 abril, 2013 at 1:18 pm

jajaja si me pasa exactamente lo mismo, que flojera escanear las fotos!!! y obvio te acompaño cuando revisitemos los muchos viajes forestales ;)

Responder
mari 25 abril, 2013 at 1:10 pm

los viajes, planeados o repentinos, son una maravilla; pero los viajes de la imaginación son “a medida” y, por eso, infinitos (claro que depende de la medida de cada quien)

Responder
remorada 25 abril, 2013 at 1:16 pm

viajes a medida para los momentos en q no se puede viajar sin medida :D

Responder
Azul Celeste 8 abril, 2014 at 4:49 am

Mira, ¡Qué cosas! Cuando yo era pequeña, soñaba siempre con viajar, primero conocer México y después Argentina, Venezuela, Brasil, Perú, Colombia… étc. Curiosamente nunca me llamó la atención viajar a EUA como a la gran mayoría de mis paisanos. Claro que no hacía tamañas planeaciones como las tuyas, pero sí me emocionaba tanto cada vez que MiPapáA (abuelo) abría un viejo mapa del territorio mexicano y me imaginaba recorriendo esas carreteras…
Ahora no he viajado al extranjero, pero me he topado con buenas amigas del 2.0, de cada país que soñé visitar….

Responder
remorada 11 abril, 2014 at 10:27 am

Yo suelo ir a donde conozco gente, porque es muy diferente la experiencia, mucho más rica, así que ya sabes, vente cuando quieras ;)

Responder
Azul Celeste 16 abril, 2014 at 1:18 am

Algún día… el gato comerá sandía

Responder

Es tu turno de comentar ^_^

Este blog utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia de navegación. Son galletitas sin gluten. Si continuas navegando las consideraremos aceptadas. Cookies! Leer más