Los hijos de mis amigas

Chiquilladas Historias Nuestro entorno

Las amigas de mi mamá que vivían fuera del país tenían un lugar en nuestras vidas, aunque no las viéramos casi nunca. Tita, Yola, Flor, por dar un ejemplo, siempre orbitaban nuestras historias. Eran nuestras tías, son nuestras tías. Ahora me toca estar del otro lado con los hijos de mis amigas.

En las vacaciones de Semana Santa nos juntamos cuatro amigas de la universidad. Las otras tres llevaban a sus niños y fue emocionante estar con ellos. Les he seguido la vida a la distancia desde que nacieron y ellos también «me conocen» de oídas por lo que las madres les han contado. Ha sido curioso observar a mis amigas en otra faceta y ver que lo hacen genial.

Lucía

Lucía acaba de cumplir 10 años y era la primera vez que nos veíamos. Sabía que era una niña brillante, pero me hizo mucha gracia la manera en que nos presentó su madre: «Mira, hija, ¡ella también es de Ravenclaw!» A partir de ahí fuimos imparables, comentando esto y aquello y coincidiendo en que Hermione Granger debió estar en nuestra casa.

Pero eso no fue todo, una coincidencia selló nuestro vínculo eterno: llevábamos pijamas iguales.

Jan

A Jan lo quise desde la primera vez que lo tuve en brazos. De pequeño lo vi en varias ocasiones, nos hemos encontrado en Perú, Austria, Eslovaquia y España, aunque aún no ha venido a Barcelona. No podíamos creer que habían pasado casi ocho años desde el último encuentro. Ya no hay más niño pequeño que arma rompecabezas, en su lugar está un chico que va a secundaria. Ahora, además de adorable, es muy divertido.

Clara

Clara es más pequeña, así que la he visto apenas un par de veces, pero es de las mías. De bebé, cada vez que veía la cara del Sr. Torres, estallaba en carcajadas. Pasa de princesa a vampiro y de dinosaurio a bailarina en segundos. Es muy expresiva.

A pesar de entender perfectamente el castellano, no le gusta hablarlo, pero se encontró con que yo no entendía alemán. El primer día me ignoró, pero el segundo ya nos comunicábamos con señas. Más tarde, por iniciativa propia, sacó un libro en castellano y empezó a leerlo en voz alta. Era un libro para aprender a leer, así que las frases eran tan sencillas como absurdas. Moríamos de risa.

Mateo

A Mateo lo conocí siendo un bebé rollizo. En un principio huyó de la foto que le mostré, pero luego se reía cuando le contaba cómo era su mamá – primeriza – con él, cubriéndolo del sol y preguntándole si tenía hambre o frío… ¡tenía tres meses!

Con 10 años parece muy serio y tranquilo, pero nos pusimos a dibujar y a conversar y ya te das cuenta de que es todo un estratega y no necesita gritar ni enfadarse para lograr lo que se propone. Nos sacará de pobres, seguro.

Lucas

Al pequeñín del grupo lo había visto solo en foto. Como iba siguiendo a los chicos más grandes no tuve mucho tiempo de interactuar con él hasta el último día en que una pasión común nos unió: LEGO. Echamos la tarde mirando fotos, los Brickcelona han ganado un fan, pero fue recíproco, ¡qué personalidad más arrolladora!

Soy la tía de los hijos de mis amigas

Este post me sirve para dejar constancia de que alguna vez me gustaron estas criaturas, por si la adolescencia las vuelve muy antipáticas.

Lo cierto es que espero reencontrarme con los retoños forestales pronto, tanto los de por aquí como los que veo en Lima. Anto y Santi, Abril y Valentina, Alana y Lily, Salvador… y no me olvido de Mateo, Luana y Briana, Ethan y Chris, Paula y Adrián, los que estuvieron, los que vendrán.

Soy la tía de los hijos de mis amigas, aunque no me vean, siempre orbitaré sus historias…

¡y tengo mucha información clasificada de sus madres!

39 comentarios

martha 4 abril, 2018 at 8:12 pm

una prueba màs de que la amistad crea lazos tan o mas fuertes que la sangre. Es una maravilla ver crecer a los hijos de los amigos.
Sigues formando una comunidad a pesar de la distancia y como mantienes en ti unas porciòn de infancia que se niega a desaparecer, tus vìnculos con los retoños son muy fàciles.

Responder
remorada 9 abril, 2018 at 2:00 pm

Los hijos de las amigas son la versión corregida y aumentada de lo que ya conocemos! xD

Responder
Ana Giménez 4 abril, 2018 at 8:20 pm

Que lindo la pasaron!

Responder
remorada 9 abril, 2018 at 2:00 pm

Fue cortito, pero lo pasamos muy bien! ^^

Responder
Esther 4 abril, 2018 at 8:29 pm

Me encanta esta entrada, los amigos, y sus hijos, son esa familia que sí elegimos. Besotes.

Responder
remorada 9 abril, 2018 at 2:02 pm

Y eso que mis hermanas y primos me han abastecido de sobrinos adorables, eh? xD

Pero, sí, al vivir todas fuera estos encuentros son muy valiosos ^^

Responder
La Tita Pank 4 abril, 2018 at 9:13 pm

Qué bonito leer un post así. Gracias por compartir tu experiencia como Tita Pank!
El #MovimientoPank necesita de personas que expliquen lo bonito que es ser tía sin hijos.
Olé tú!

Responder
remorada 9 abril, 2018 at 2:04 pm

Ser tía es tener lo mejor de dos mundos! :D

Responder
Fabiola 5 abril, 2018 at 12:33 am

jajajaja por supuesto que siempre seras la tia de los hijos de tus amigas!! Mama, quien es? la Francis chica o la Francis grande?? Ademas fuiste la tia que introdujo a Luana en el mundo de los pet shops con el pecesito en la pecera!! jaja Y que venia a mi casa obviamente ha hablar mas con Luana de 2 años que comigo :S !!

pd. Briana pregunta, quien ha escrito? Yo: Mi amiga Francis, la que dibuja lindo y hace caricaturas de ella misma, recuerdas? la que es loca lego??? Siiiiiiiiiiii claro que me acuerdo!! jajajaja

Responder
remorada 9 abril, 2018 at 2:06 pm

Luana era una más!!! apuntadaza a las conversaciones jaja! xD

Briana lo ha vivido menos, eso lo tenemos que remediar ^^

Responder
Fabiola 2 mayo, 2018 at 6:11 pm

Aqui siempre te estaremos esperando con los brazos abiertos y los legos mejor organizados!! jejeje Y Ojala algun dia te podamos ir a visitar!!

Responder
remorada 4 mayo, 2018 at 12:23 pm

ahora en un nuevo destino! ^^

Responder
Mari 5 abril, 2018 at 2:38 am

Me emociona leerte siempre, pero más hoy; asi veo a los hijos de mis amigas y, ahora, a los nietos ??????…

Responder
remorada 9 abril, 2018 at 2:07 pm

ya lo decía la Abuela, esa es la mejor etapa! xD

Responder
Tita 5 abril, 2018 at 5:00 am

Me queda la duda de si Francis sabe que no soy su tía sino su otra mamá. Mari por favor aclarar este asunto. Francis, amo tus posts remorados. Mucho amor.

Responder
remorada 9 abril, 2018 at 2:08 pm

Lo sé, lo sé! Pero eso no se puede explicar en dos líneas, eso merece un post! me lo voy a apuntar xD

Responder
Brenda Consuelo Levi 5 abril, 2018 at 7:11 am

Anto y Santi los adoran a ti y al Sr Torres. Por ejemplo despues de un super crucero por 12 dias en Europa con paradas alucinantes les pregunto a los dos que fue lo que mas les gusto del viaje… y ambos al unisono me dicen la casa de la tia Fran y del Tio Joan!!!! oseaaaaa.

Responder
remorada 9 abril, 2018 at 2:11 pm

En esta casa todo es chévere, la música y el chofer! jaja xD

Responder
Marialu 5 abril, 2018 at 10:08 am

Qué bonito post, Fran. Recuerda que los adolescentes impertinentes luego se convierten en adulos, así que no hay problema, les va a seguir teniendo como sobrinos adorables, ya verás.
Me ha encantado el final, por cierto!!!
Si quieres otra sobri loquilla Vega se presta voluntaria ^^

Responder
remorada 9 abril, 2018 at 2:14 pm

Sí, sé que al final todos vuelven, ya estamos recuperando a los mayores de mi hermana de aquí… no puedo creer que vuelvan a hablar con polisílabas! JAJA xD

Vega es amorcito <3

Responder
desmadreando 5 abril, 2018 at 10:22 am

Que lindooooooo!
Órbitar en las historias que linda metáfora…
Quizás es lo que más hecho de menos de estar lejos…
Podrías agregar varios sobrinos virtuales y ahijados!
El otro día La desmadrosa te descubrió en Instagram y se moría de risa con tus ilus!!!
Un besote

Responder
remorada 9 abril, 2018 at 2:17 pm

Tengo más sobrinos del amor! Reales y «virtuales» *___* <3

En este caso me estaba centrando en las chicas de mi universidad que vivimos por estos lares porque como somos ingenieras forestales iba a hacer un símil con los árboles y las semillas que me iba a quedar muy redondo... y se me fue jajaja xD

:***

Responder
loqueven 5 abril, 2018 at 12:20 pm

Que bonito post! Efectivamente los amigos y sus hijos muchas veces crean lazos mas fuertes que los de sangre.
Un beso

Responder
remorada 9 abril, 2018 at 2:19 pm

Y cuando vives lejos e intentas mantener el contacto y juntarte lo valoras mucho más! ^^

Responder
Elena Melituca 5 abril, 2018 at 4:24 pm

¡Qué ternura de entrada! Es curioso, me he dado cuenta de que ahora mismo en mi familia no hay niños… ¡y mis amigas todavía no tienen hijos! Qué pena… con lo divertido que es tener a niños alrededor (pero sólo durante un rato o unos días, jajaja)

¡Besotes!

Responder
remorada 9 abril, 2018 at 2:21 pm

Te iba a decir «es que eres muy joven!» pero creo que depende de las familias… yo siempre he tenido niños a mi alrededor y el Sr. Torres todo lo contrario! xD

Responder
Mi Álter Ego 5 abril, 2018 at 4:50 pm

Yo reconozco que soy muy desapegada con el tema hijos ajenos. Con los propios ya ni te digo. Jajajaja. Besotes!!!

Responder
remorada 9 abril, 2018 at 2:22 pm

Lo de los propios aquí nunca estuvo contemplado… ¿para qué si los pueden hacer otros? xD

Responder
pasandolopipa 7 abril, 2018 at 1:22 am

¡Qué bonito post Fran, y qué dibujos más expresivos, me encantan!.
Lo de orbitar sus historias es lo más, súper bonito.

Responder
remorada 9 abril, 2018 at 2:23 pm

El mérito de esta entrada es de los niños xD

Yo solo los miro de lejos ^^

Responder
Azul Celeste 8 abril, 2018 at 11:58 pm

Un post muy emotivo y lleno de nostalgia, seguimos haciendo historia con los hijos de las amigas (os), me ha encantado la verdad.
Acá tienes un trío de admiradores, tanto tuyos como del Sr. Torres.
Un abrazo en la distancia :D

Responder
remorada 9 abril, 2018 at 2:26 pm

En este caso, las cuatro que nos juntamos estamos «solas» en ciudades diferentes, pero con experiencias similares de «choque cultural»… vernos es acompañarnos en muchos aspectos, incluso en la crianza <3

Un abrazo enorme a ti y a Tutrío! ^^ (y Tuespo, que no se me enfade xD)

Responder
Azul Celeste 9 abril, 2018 at 4:51 pm

¡Sí, sí! Que es de tus lectores fieles (aunque no comente) :D

Responder
Bego 10 abril, 2018 at 11:13 am

Pero qué majos ♥ Y qué karma de niños que tienes, Fran, ni uno se te resiste jajaja
Y me encanta lo de orbitar en sus vidas, tienes toda la razón.

Responder
remorada 10 abril, 2018 at 1:50 pm

tenía que aprovechar que no había ido el Sr. Torres, que es un polo mayor de atracción niñil! xD

Responder
Lai - Asi piensa mamá 10 abril, 2018 at 5:42 pm

este post me ha recordado a mis visitas, cuando niños que me ven una vez al año saben quien soy y me abrazan antes de irme…para después olvidarme hasta la próxima visita…o cuando mis hijas e hacen inseparables con algunos de ellos, para luego meses más tarde buscar fotos del viaje para recordar sus caras, y rememorar anécdotas que parecen imprescindibles, aunque apenas hayan coincidido unas horas.

Responder
remorada 19 abril, 2018 at 5:43 pm

es como gran hermano, todo se vive más intensamente xDDD

Responder
Mo 16 abril, 2018 at 1:11 pm

Me encantan tus dibus con niños y como interaccionas con ellos, se nota que los escuchas con interés, y ellos lo notan!! <3
Muas!

Responder
remorada 19 abril, 2018 at 5:44 pm

es que suelen decir las cosas más interesantes! pero qué te voy a contar! xD

Responder

Es tu turno de comentar ^_^

Este blog utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia de navegación. Son galletitas sin gluten. Si continuas navegando las consideraremos aceptadas. Cookies! Leer más