La fobia a los puntitos

Estamos en una racha maligna. Al insomnio del Sr. Torres le siguió un virus de gripe, y al virus un dedo roto. Hoy ya ha vuelto al trabajo, pero antes de tener el alta definitiva tuvimos un último susto: tenía la panza llena de puntitos. Resultaba que era una reacción perfectamente normal a una de las medicinas que estuvo tomando. Y me preguntarán ¿pero le picaban? ¿le dolían? y yo diré… ¿es que nadie se preocupa por mí?

Disclaimer: no me hago responsable por las sensaciones producidas por leer este post. 

Hace muchos años, pasábamos un fin de semana en el campo – en casa de los Abuelos Perikos – y el cielo estaba lleno de estrellas, una cosa impresionante. Yo salí, como todos, y me invadió una sensación extraña; mareos, náuseas, escalofríos y ganas de arrancarme la piel. Asumí que eran efectos secundarios de haberme recuperado recientemente de la varicela. 

Al pasar el tiempo noté que me causaba el mismo efecto ver cualquier tipo de puntitos agrupados y siempre le eché la culpa a la varicela. Ha sido hace relativamente poco que supe, al conocer a otras personas que pasan por cosas parecidas, que podría tratarse de un trastorno llamado tripofobia.

Así entendí que, entre otras cosas:

  • Tenía lógica vomitar cada vez que mi hermana me enseñaba – a modo de venganza, todo sea dicho – la foto de una enciclopedia en que se veía la formación de los huevos, con todas esas yemitas de diversos tamaños en los tractos gallináceos.
  • La única pesadilla que me hacía llorar de espanto, de las tres que se repitieron alguna vez en mi infancia y se quedaron en mi memoria, consistía en ver cómo me aparecían agujeritos en el brazo izquierdo. De ahí salían luego lombricillas horrorosas.
  • Era normal que me causara repulsión el brócoli romanesco y algunas frutas que tienen muchas pepitas en su interior, a pesar de admirar objetivamente su belleza. Y el plátano con manchas, que ese es feo de cualquier manera.
  • No pasaba nada si tenía que tomar el camino más largo cuando recién nos mudamos a Barcelona, por no pasar delante de una tienda que tenía figuras hechas con mini caracolillos. ¿A quién se le ocurre este tipo de artesanía?

Escribo esta entrada con el estómago encogido y rascándome por todas partes. Pero es que hay otro lado de la tripofobia, un lado oscuro que te hace mirar con fascinación morbosa eso que te da grima. Y así me he pasado la última semana, mirando los puntitos del Señor Torres una y otra vez, como quien mira un cielo estrellado. Un asco, vamos.

tripofobia

56 Comentarios en este post

  1. mamikatabum dice:

    Contigo siempre aprendo algo nuevo. Y hoy has conseguido que me rasque como loca.
    Y que son esos puntos del Sr. Torres? Espero que pronto todo vuelva a la normalidad.

  2. ¿Va a trabajar con un dedo roto? Pensaba que aún le quedarían días de reposo…
    No sabía que existe la tripofobia jaja!

    • remorada dice:

      fue ayer porque ya después de 3 semanas se sentía mejor, pero hoy le han dicho que sigue roto… argh!

      pues mira, una cosa más que a lo mejor no necesitabas saber! YUK! jajaj xD

  3. Estoy leyendo este post y me entran picores. Y eso que nunca en mi vida había oído hablar de una fobia tan rara. Lo único si miro faldas de lunares pequeñitos a veces tengo que apartar la vista porque me da la sensación de que se mueven. Siempre recordaré unas falditas que hizo mi madre en los ochenta (íbamos a juego). Eran igual que esta pero con los puntitos muuuucho más pequeños y al andar creaban horribles ilusiones ópticas!! http://image0-rubylane.s3.amazonaws.com/shops/mairemcleod/2510.1L.jpg (espero no causarte un trauma con esta foto).

  4. Y entonces llegó el caos dice:

    ¡Claro! ¡Ahora todo cobra sentido! De ahí viene tu odio hacia las aceitunas: son redonditas y suelen estar en grupitos, así como los puntitos que tanto te espantan!
    Al final todo tiene su explicación ;-)

  5. Puntitos everywhere. Mira que esta fobia tuya no la conocía, siempre puedes sorprendernos con algo nuevo. ¡Al Sr. Torres lo has mandado a trabajar para no seguir viendo los puntos!

  6. Bueno, bueno… tenía que comentar este post. Me he sentido acompañada en la adversidad :-D
    Fuera broma, como te decía en twiter, desde pequeña me ha dado un ascazo terrible el tema “puntitos”… todos juntos, irregulares brrr (no sigo por el bien de las dos).

    Como con felizmenteatado llevo muchos años yo se lo comentaba de vez en cuando… a él le parecía curioso e incluso me decía: -Y esto ¿te da repelas o no?- y en una de estas me dio por investigar en google ¡casi me desmayo cuando, habiendo encontrado ya que se llamaba tripofobia, di a google images!, si aún no lo has hecho ¡no lo hagas!, pegarás un bote y tendrás que ducharte para que se te vayan los picores del cuerpo.

    Ya no me enrollo más que sólo hablar del tema de da cosica. ¡Besos!

  7. Bombones dice:

    Pobre, suena horrible. Y en cuanto a la racha del Sr Torres… creo que necesita unas vacaciones, pero largas, largas.

  8. Marta dice:

    ¿¿Pero realmente existe esa palabra??? Me has dejado alucinando!

  9. Irene MoRe dice:

    De verdad, no sé si tu hipocondría es por las enfermedades raras que tienes o si tienes enfermedades raras porque eres hipocondríaca, jijijiji.
    Y espero, por el bien de los dos, que el Sr. Torres acabe ya con esta rachita que lleva.
    Besotes.

  10. No conocía la tripofobia, pero le tienes miedo solamente a los puntitos en la piel, a los puntitos con hoyos o a todos los puntitos?

    • remorada dice:

      a todos los puntitos, como la noche estrellada que explicaba. es más grima que miedo, pero igual molesta… y he leído de casos en que les fastidia hasta ver panales de abeja, eso a mí no xD

  11. nurananu dice:

    ¡Fascinante! De merendar magalenas con mis nenes ni hablamos ¿no? :-D

  12. merak luna dice:

    Uno no fdebe reirse de los males ajenos… Pero yo no puedo evitar morirme de risa!!! Q fobia mas rara! Te puedo imaginar: “enseñame los granitos…”” puaj, no, no quiero ver mas q vomito!” jajaja

  13. monstruuosa dice:

    No sé qué me admira más, si la rareza de la fobia o la capacidad que tienes para “desnudarte” y reírte de ti misma con ese humor :)

    De todos modos, seguro que ese miedo se puede tratar :)

    Besacos, maja

  14. dina dice:

    Yo no me mareo, pero me da un asco increíble, de hecho se me ponen los pelos de punta,,,

  15. Azul Celeste dice:

    ¡ay mi Diu! Que entre que ya me estoy rascando el brazo izquierdo y siento un hormigueo en la cabeza, no sé si darte un “Me gusta” porque sí me gustó la entrada o no darte “Me gusta” porque no me gusta que además de que estés sufriendo con la fobia, te me estás conviertiendo en masoquista…

    • remorada dice:

      a ver, a ver… que creo q usted también lo tiene! que además has ido directo al google a buscarlo, que te he visto! xD

      he hablado con más gente y todos presentamos los mismos síntomas, asco y curiosidad en un solo pack! supongo que son rezagos de alertas de la naturaleza, los humanos somos así, tememos pero tenemos que probar! xD

  16. La única pesadilla que me hacía llorar de espanto, de las tres que se repitieron alguna vez en mi infancia y se quedaron en mi memoria, consistía en ver cómo me aparecían agujeritos en el brazo izquierdo. De ahí salían luego lombricillas horrorosas.

    pero que asco, pirada!??

    • remorada dice:

      oye, como que pirada! es la gracia de las pesadillas, si no fueran horribles se llamarían SUEÑOS xD y no las guionizo yo, solo aparecen!!! (por suerte, para bien o para mal, duermo como una piedra xD)

  17. Esther dice:

    Ja ja, yo también tengo fobia a los puntitos, y siempre imagino que son el indicio de una rarísima enfermedad o que anuncian alguna catástrofe sanitaria, pero me encantan el brocoli, el romanescu, los plátanos con pintitas, jaja

  18. akane86 dice:

    Menos mal que no he pasado la varicela (y espero no pasarla) porque yo soy muy de sufrir cosas así! Pobre, te comprendo… Y pobre Sr. Torres, a ver si pilla una racha de salud que dure meses.

    Un abrazo

  19. unamamapractica dice:

    Su madre, espero que ya estéis mejor, los dos. Y que termine la racha . Un beso

  20. No conocía la tripofobia. ¡Ya he aprendido algo nuevo hoy! Hace poco yo también he tenido puntitos o más bien granitos por todo el cuerpo, pitiriasis rosada creo que se llamaba. Menos mal que esas cosas se pasan.
    Besos.

    • remorada dice:

      has aprendido algo que quizás no querías aprender? porque yo hubiera vivido feliz sin saber que existía algo así! XD

      pero sí, lo bueno es que son cosas que vienen y se van >.<

  21. Yo y mis mini yos dice:

    Jajaja! perdona que me ria!! A mi tripofobia me suena a fobia a las tripotas, jajaja! que tonta soy! ;-)

  22. Jajaja… sos unica!!!!

    ;D

  23. Xiomaradeperu dice:

    Tienes razon yo tbn le tengo miedo a los puntitos pro no los normales que vemos en todoas partes sino que aveces me imagino a una persona con una parte de su cuerpo (por ejm. su mano) o con todo su cuerpo lleno de agujeros que lo atraviesan y me da una combinacion de asco y nervios de solo escribirlo se me ponen los pelos de punta y la piel de gallina iuh :P. Pero apesar de que ya se de que no me gusta pensar en eso lo pienso, supongo que es un poco de masoquismo

  24. madrexilio dice:

    Ay Remolacha…. tenerle fobia al cielo estrellado es una de las cosas más triste que he leído jamás :( Con lo bonito que es cantar las estrellas e imaginar formas que no se parecen a las constelaciones verdaderas. Tengo una amiga que le pasa igual, no con el cielo, pero si con toda clase de puntos.

Es tu turno de comentar ^_^

A %d blogueros les gusta esto: