Hola mundo! (así es como se empieza ¿no?)

Asuntos del blog Historias Moradeces Vida en pareja

A mis 37 años, he hecho crónicas de mis viajes, enviadas por correo y publicadas en Facebook, he tenido blogs en todas las plataformas habidas y por haber, desde blogger y livejournal hasta el ayuntamiento de Mataró. Y TODO lo he dejado a medias.

Tenía pensado volver a tener un espacio esquizofrénico, a caballo entre lo personal y lo público y finalmente me decidí. Espero poder mantener por algún tiempo este último intento de blog.

Debo confesar que lo que me ha dado el impulso final ha sido, como en muchos casos que pululan por la red, la maternidad. ¡La diferencia es que la maternidad no es mía! Pero ya tengo una edad en que vivo rodeada de mamás y papás, niños y niñas, intentos y barrigas. Incluso tengo amigas tías-abuelas.

Yo, que nunca me había planteado tener okupas en las vísceras, me he convertido en tía de los nuevos seres, a veces engreidora, a veces torturadora, en asesora espiritual de padres desesperados e incluso en hija ocasional de aquellos que se toman tan en serio el papel que deciden intentar encarrilarme y/o alimentarme. Ya hasta interactúo con padres desconocidos. Esto no es normal.

Aún coincido con solteros y parejas sin hijos, pero incluso en estos círculos hablamos de lo lindísimos que están los niños de otros, o de si no vemos a tal es porque siente que no entendemos cómo es su nueva vida. No tenemos escapatoria. Al menos podemos decir que si no dormimos es porque la fiesta nos llama y no porque no nos dejan… aunque en realidad hayamos estado jugando al Carcassone o viendo el último capítulo de The Big Bang Theory.

Y eso, que he visto que si hay gente que puede compaginar la casa, el trabajo, los hijos, la diversión y un blog… yo podría mantener un blog. ¡Alguien debe explicar cómo es la vida sin niños! Y lo haré desde este hogar tranquilo habitado por mí, el señor Torres y una cebolla que se quedó demasiado tiempo en la cocina y echó hojas y raíces.

Aunque creo que a la cebolla nos la comeremos el día menos pensado.

****

Actualización: ya nos la comimos y estaba muy buena.

17 comentarios

Joan Torres 14 marzo, 2013 at 12:28 pm

Por fín! A ver si dura :D

Responder
remorada 15 marzo, 2013 at 11:36 am

voy dos días… yeee! *premio, premio*

Responder
Aidixy y sus Cosas 14 marzo, 2013 at 1:14 pm

AAAAAAAAAAAAAIIIIIIIIIIIIINNNNNNNNNNNNNNNSSSSSSSSSSSSSSSSSS
Que se me saltan hasta las las lágrimas!!!!!!!!!!!! aquí me vas a tener como file lectora tuya publiques cuando publiques. Que me gusta que te hayas animado a escribir, y mas tú!!!!! con todo lo que tienes que contar. Me ha encantado tu última frase, me ha llegado al corazón.
Ganas de leer más entradas!!!!!!!!1

Responder
remorada 15 marzo, 2013 at 11:41 am

Te ha llegado al corazón esto? -> «Aunque creo que a la cebolla nos la comeremos el día menos pensado»

Mira que las cebollas hacen llorar… pero no es para tanto! XD

Gracias :)

Responder
La Chica Perika 14 marzo, 2013 at 2:00 pm

Bienvenida al mundo… blogueril. Me parecería bien que te comieras la cebolla, yo intentaré no comerme a mis hijos, aunque a veces me den ganas de hacerlo, por bellos y por insoportables.
Un beso gigante y esperamos leerte un poco más!

Responder
remorada 15 marzo, 2013 at 11:43 am

El Señor Torres cuida a la cebolla con su vida, dice que no podemos deshacernos del ser más sensato de la casa ¬_¬U

Tus hijos son súper comestibles! <3

Responder
Carmen Alvarez Aparicio 14 marzo, 2013 at 2:55 pm

«si no dormimos es porque la fiesta nos llama y no porque no nos dejan… aunque en realidad hayamos estado jugando al Carcassone o viendo el último capítulo de The Big Bang Theory.»

(situación demasiado familiar) :D :D :D

Responder
remorada 15 marzo, 2013 at 11:44 am

y eso q a veces nos ponemos salvajes y vemos deportes! eh q si? :D

Responder
amaiama 14 marzo, 2013 at 3:49 pm

Soy Amaya. Te he escrito un comentario y se me ha borrado, porque al poner mi dirección ha detectado que tenía uno de esos blogs abandonados y no he acertado a adivinar mi contraseña. Comparto tu afición por los blogs desperdigados y el chocolate. Y creo que tienes razón. La cebolla todavía es comestible.

Responder
remorada 15 marzo, 2013 at 11:48 am

no me sorprende, con tus cambios de nombre, correos y contraseñas :P

El nombre científico del chocolate significa, literalmente, alimento de los dioses. No debemos rebelarnos ante los poderes supremos.

Responder
amaiama 15 marzo, 2013 at 3:56 pm

Sí, mis contraseñas son infinitas. Espero acordarme de esta :)
Ayer vi en el supermercado bombones Lindt rellenos de mantequilla de cacahuete.
Todavía no sé cómo pude resistirme.

Responder
Nella 16 marzo, 2013 at 6:19 pm

me encantan tus posts. porque ya sabes que soy tu fan! te seguiré!

Responder
remorada 19 marzo, 2013 at 10:59 am

wiiii! gracias galleta! :D

Responder
Azul Celeste 7 abril, 2014 at 5:33 am

Hola Fanny! :)
Fíjate una cosa bien curiosa que pasa, cuando encuentro un blog que me gusta mucho, mucho, mucho, me voy al hola mundo del mismo y me vengo leyendo cada post. Lo he hecho con 3 blogs, el tuyo sería el 4°. Espero no incomodarte con mis comentarios nuevos en posts pasados. Por aquí andaré si me permites.
P.D. Por cierto, fenomenal este primer post…
Un abrazo.

Responder
remorada 7 abril, 2014 at 10:00 am

pase, pase, que aquí las líneas temporales están ya difuminadas, así que no hay problema x)

o debería decir rebienvenida? :D

Responder
Esther 7 junio, 2015 at 9:10 pm

Por aquí otra que recala en tus inicios, pero es que me apetece mucho ir poniéndome al día y cómo me río tanto con tu blog, pues ya ves, aquí me tienes, alegrádome mucho de que este blog sí se haya mantenido en el tiempo. Besos.

Responder
remorada 8 junio, 2015 at 1:54 pm

Suerte con tu expedición arqueológica! x)

Responder

Es tu turno de comentar ^_^

Este blog utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia de navegación. Son galletitas sin gluten. Si continuas navegando las consideraremos aceptadas. Cookies! Leer más