Cómo aprendí catalán (un post traducido del catalán)

Una de mis primeras profesoras de catalán lleva un blog sobre aprendizaje de lenguas que yo ya seguía desde hace tiempo pues el tema me encanta. No se imaginan la alegría que sentí cuando me invitó a escribir un post en él explicando cómo había sido mi proceso aprendiendo catalán, y ya está publicado.

Si ets catalanoparlant o saps llegir en català, vés a la versió original 

http://desclassificats.cat/2013/04/08/com-he-apres-catala/

Esta es una traducción para quienes no lo hablan, pero principalmente para quienes no saben ni que existe. Digamos que es ese trocito de Como un burro amarrado en la puerta del baile que los peruanos nos inventamos cuando la cantamos: “que sóc de Barcelona i em moro de calor”. Otro día les pasaré la música que me gusta en este idioma, hay cosas que están bastante bien.

Ahora, aviso que es larguillo y más con las NT (Notas de traducción) que he tenido que incluir. ¿Quién me ha hecho creer que una de mis principales virtudes es mi capacidad de síntesis? Muy mal.

******

Estoy escribiendo, más contenta que unas pascuas o unas castañuelas – (NT: más contento que un “gínjol”, un fruto que no sé de qué se alegra) –, mi primera aportación como invitada a un blog. Soy Ana, nací en Perú y hace 6 años que vivo en Cataluña porque conocí a mi marido, hijo de Mataró (NT: en castellano correcto diremos “nacido en Mataró” XD), en un foro de internet dedicado al manga o cómic japonés.

Cuando nos agregamos al Messenger (ya no existe, ¿verdad?) Le pedí que escribiera en catalán. Él se sorprendió, por un lado porque había una persona en el culo del mundo que sabía que aquí se hablaba en catalán y, por el otro, porque lo quisiera aprender. La culpa de esto la tiene mi madre, que siempre ha sido muy fan de Serrat, y me impactó mucho cuando me contó la historia de por qué no había ido a Eurovisión.

Cuando vine a vivir aquí, la familia de mi marido desde el principio me habló en catalán y me dijo que, si no entendía algo, que preguntara. Me pareció bien, aunque entonces yo solo podía hablar en castellano. En ese momento había un programa de acogida en Mataró muy bonito. Cuando te empadronabas te invitaban a hacer un curso en el que te explicaban cómo funcionaba la ciudad, así como tus derechos y deberes como recién llegado, y terminaba con un curso de 20 horas de catalán. Pensé que con eso tendría suficiente como para poder empezar mi vida aquí. Pues ¡NO!

Me di cuenta de la dificultad que tendría para poder hablar y escribir correctamente ya que el catalán y el castellano se parecen tanto que hay muchas probabilidades de mezclarlo todo, así que me apunté al curso Básico. Me lo pasé muy bien porque era intensivo y no tenía tiempo de aburrirme, porque había conocido a mis primeras amigas aquí, chicas de diversas procedencias, y porque tuve una gran profesora que no sólo enseñaba estructuras y vocabulario, enseñaba a aprender. Recuerdo perfectamente el día que nos habló de las diversas memorias, de cómo algunos aprenden mejor visualmente, otros con el oído, y otros necesitaban escribir para absorber los nuevos conocimientos. Siempre experimentábamos con juegos y dinámicas diferentes. Estuvo muy bien, aunque tuve que comprar 3 libros, a 20 euros cada uno, que casi no usamos.

Otra cosa que me gustaba es que relacionábamos mucho lo que tocaba aprender con nuestras necesidades como recién llegadas (bon dia, un cafè amb llet, sisplau), pero también con nuestros marcos de referencia. Tuvimos la oportunidad de explicar cómo estaba formada nuestra familia, como eran nuestras comidas (De hecho, ¡Siempre nos recuerdo comiendo!) Y explicábamos también las cosas que nos gustaban y que son las que creemos que nos definen como personas. Con todo ello, la nueva lengua no era una obligación para vivir aquí, era una nueva herramienta para explicarnos a nosotras mismas.

Terminó el curso básico y sentía la necesidad de poder dar matices a lo que quería decir. Y encontré 2 grandes aliados. El primero fue Josep Cuní. Sí, sí, ríanse si quieren. pero lo considero mi primer amigo catalán, mi compañía cuando todavía no conocía a nadie. Es divertido porque cuando por fin me atreví a hablar cuníyaba mucho! La segunda fue mi Voluntaria para la Lengua. Se suponía que yo no podía acceder al programa hasta tener un nivel más avanzado, pero me aceptaron. Estrella, aunque ya está jubilada, es muy activa y me ayudó a conocer otros aspectos de la vida aquí: hicimos excursiones, fuimos al teatro, participamos de las fiestas, fuimos al mercado juntas y, como no podría ser de otra manera, comimos mucho. Aunque ahora ya no vivo en Mataró sino en Barcelona, ​​mantenemos la relación porque tenemos muchas cosas en común.

Aquí estoy yo, entregándole mi corazón a Josep Cuní XD

Me apunté al nivel Elemental, pero el ritmo era demasiado lento. Creo que una de las razones porque la gente deja de estudiar catalán es porque siente que no avanza. Los que tenemos una lengua materna latina podemos aprovechar mucho más las estructuras comunes, haciendo énfasis en las diferencias, y así sentir que logramos objetivos, pero se hace tan largo que mucha gente se queda en “si ya lo entiendo ya tengo suficiente” . Lo dejé y compré un libro de autoaprendizaje para presentarme directamente al examen de nivel B, pero nunca supe mi calificación porque sólo hice la parte escrita ya que no sabía que había una parte oral otro día. Había pasado un año y medio desde que había comenzado y todavía no podía ni buscar un trabajo adecuado a mi formación porque no tenía certificaciones.

Como había hecho un máster en la UB, tenía descuentos para los cursos de lenguas. Así que hice el examen de clasificación y pude apuntarme al curso de verano del nivel C. Por suerte fue súper-intensivo y no duró mucho porque, para la profesora, yo era un número de matrícula que hacía ejercicios de un libro. Estudiar una lengua no es eso, es establecer un vínculo emocional, es ver el mundo a través de ella. Suerte que el examen de nivel C es más fácil que el B porque tiene más que ver con la redacción con la ortografía. Si no conoces una palabra puedes usar otra. (NT igual saqué buena nota… ah no, que en el original eso no lo pone en ninguna parte :D) 

Un par de meses después de obtener el certificado de suficiencia encontré trabajo, pero la historia no termina ahí. Trabajaba con uno que venía de un pueblo de Girona, uno de Balaguer, la otra de Martorell y la otra, ¡CHAN!, de ¡Alcanar! Cada uno tenía una manera muy diferente de hablar, yo no llegaba a seguir el hilo de las conversaciones y volvía cada día a casa con dolor de cabeza. Al final no puedes decir que sabes una lengua si no la practicas, ¡Hay que hablar con la gente y leer mucho! Han pasado 4 años desde entonces y me hace gracia cuándo me dicen “Nena, qué bien que hablas, ¡no pareces de fuera, tú!” porque soy consciente de que todavía hablo con todas las vocales abiertas y ninguna ese sonora, pero ya no sufro. Entiendo y me dejo entender, eso es lo que importa.

13 Comentarios en este post

  1. mari dice:

    me da la impresión de estar conversando contigo; está lindo el blog!!!

  2. Clara dice:

    Ho vaig dir el primer dia i ho tornaré a dir: és que parles el català moooolt bé i amb molt bon accent!! Molt millor que gent que ha nascut i viscut aquí tota la vida i de família catalana! jajajaja. També t’haig de dir, però, que el Nivell D val força dedicació que si ni les eines i els professesors no hi ajuden, malement (el mateix amb les ciències!).

  3. FranMiau dice:

    Aún quiero aprenderlo simplemente porque me encanta cómo suena ;.;. Y tengo debilidad por palabras con x u.u. Los libritos que me dejaste reciben mucho amor u.u/.

    Sobre la canción, una vez cantándola en un karaoke me crucé con una versión en que la parte en català decía: “porque el amor me da calor” o algo por el estilo xD. Tendré que pedirla más seguido sólo para ver qué se inventan cada vez ^^’.

  4. remorada dice:

    La parte en catalán de esta canción es su guatanericonsu (yupi pa ti, yupi pa mi) particular!

    Si que es lindo el idioma. Mi sonido preferido es el de “L”, pero guardo un lugar en mi lista de palabras preferidas para una que lleva dos “X”: XIUXIUEJAR *3*

  5. Chise dice:

    Que historia más chula :) Me encantaría apuntarme a ser voluntaria de lengua, ahora que tengo un poco más de tiempo con la niña, hasta que empiece a trabajar me lo miraré :) A mi hay palabras en catalán que me encantan, y debería hacer como tu marido, y hablarle al mio más en catalán (que es andaluz). Estoy dándole un repaso a tu blog, que me encanta, y tus dibujines son super simpáticos ^^

  6. Azul Celeste dice:

    ¡Qué de aventuras mujé! Y que manera tan entretenida tienes de contar las cosas. Y uno que batalla con el inglés… :P

  7. laura dice:

    Me ha encantado tu historia! no hay nada como una buena dosis de fuerza de voluntad, y no acomodarse… entenderlo no basta solo para mi, llevo ya un par de años en Barcelona y me he apuntado a un curso de catalán de nivel avanzado para ampliar mis conocimientos. Saludos!

  8. Ale R. dice:

    Hay yo quiero aprender el catalan por q me ire a estudiar a allá, lo malo es q no encuentro un lugar donde estudiarlo aqui en Lima:(… El blog esta lindo! y se sientio bastante de tu a tu jaja

Es tu turno de comentar ^_^

A %d blogueros les gusta esto: