Referéndum catalán del #1O: así lo vivimos

Ayer, 1º de octubre, se llevó a cabo el referéndum catalán que preguntaba si queríamos convertirnos en una república independiente. Miles de personas se echaron a las calles y la respuesta del Estado fue, a mi juicio, nefasta. Te lo contaré tal y como lo vivimos.

Cómo hemos llegado hasta aquí

Muchos apelan a distintos momentos de la historia para defender una u otra posición. No hablaré del pasado, sino de lo que he visto en los 11 años que vivo en Barcelona. Lo real es que en el presente hay mucha tensión, azuzada por políticos y medios de comunicación con argumentos que se contradicen entre sí. Un ejemplo es el dinero, hay quien dice que con la deuda que tenemos no podríamos vivir solos, mientras que hay otros que nos llaman insolidarios por no querer compartir. ¿En qué quedamos? ¿Nos sobra o nos falta? Yo no lo sé, no he visto nunca las balanzas fiscales de todas las autonomías medidas con los mismos parámetros.

En 2005 se pasó una propuesta de ley para un nuevo Estatuto de Autonomía. La propuesta del Parlamento Catalán sufrió grandes recortes, principalmente en una reunión entre Mas y Zapatero, pero finalmente fue aprobada tanto en la Cámara de Diputados como en la de Senadores. En 2006 el Estado permitió la celebración de un referéndum vinculante en el que más del 70% de los votos válidos apoyó su entrada en vigor.

El Partido Popular, que desde que cambiar el estatuto era solo una idea estuvo en contra, lo denunció ante el Tribunal Constitucional. Después de tres años de deliberación, el tribunal hace nuevos cambios pasando de lo acordado políticamente y de la voluntad de la gente. Ahí empieza la reacción popular.

Las primeras manifestaciones (yo estuve allí)

En 2010 fue la primera “mani”, bajo el lema Som una nació. Nosaltres decidim (Somos una nación. Nosotros decidimos). Había tanta gente que no se podía caminar. Nosotros íbamos por una calle transversal y nos costó horas llegar al trazado de la ruta. La guardia urbana dijo que éramos 1’100,000 personas concentradas pacíficamente. La respuesta política no estuvo a la altura de la gente, no solo no se defendió el estatuto, sino que un partido que lo había apoyado inicialmente se posicionó en contra.

En 2011 los ánimos cambiaron, si antes la gente llevaba la senyera, la habían cambiado por la estelada (la bandera independentista, más sobre banderas aquí). Hubo una nueva manifestación con el lema Pel nostre futur: independència (Por nuestro futuro: independencia).

En 2012 se batió un nuevo récord de participación. El lema era: Catalunya, nou estat d’Europa (Cataluña, nuevo estado de Europa). La guardia urbana dijo que éramos 1’500,000. Familias enteras, grupos de baile, cantos, castellers. Fue realmente bonito ver a la gente manifestarse de una manera tan festiva.

Sinceramente, yo pensé que aquí el Estado trazaría algún plan para reforzar el sentimiento de unidad en contraposición con el de independencia, pero todo fue a peor. La polarización trae réditos: el gran ganador en las elecciones españolas fue el Partido Popular. El Pacto Fiscal propuesto por el gobierno catalán ni siquiera se admitió a discusión, así que se decidió hacer una consulta y para ello se convocaron elecciones.

En 2013 tuvimos la Vía Catalana: 1’600,000 personas dándose la mano a lo largo de la antigua Vía Augusta.

En 2014 se empieza a pedir un referéndum pactado, que las cortes generales niegan. 1’800,000 personas formamos una nueva Vía Catalana, esta vez en forma de V y con los colores de la senyera.

El punto de inflexión

En 2015 fueron menos participantes, las instrucciones eran muy complicadas. Un puntero recorría zonas de distintos colores que representaban los distintos valores en que se basaría una supuesta nueva república. Se realizaron elecciones que se leyeron a modo de plebiscito, pero ninguno de los bloques superaba el 50% de los votos, por lo que no se tomó ninguna acción.

En este momento volví a pensar que el Estado actuaría. Los resultados habían empezado a mostrar una tendencia, cada vez más gente estaba descontenta. No solo no pasó nada, fueron más patentes los ataques. Nadie ha hecho más por el independentismo que el gobierno del Partido Popular.

En 2016 se empieza a planificar el referéndum, mientras que se destapa el espionaje a miembros del gobierno catalán y el boicot a las competencias que ya se manejaban.

2017: El referéndum ilegal

No me gustó cómo se hizo. Habría querido un referéndum diferente, pactado, oficial, vinculante. Pero vistos los antecedentes ¿había alguna posibilidad de diálogo? No lo creo. Entiendo a quienes no han querido votar, pero sobre todas las cosas creo que se tiene que escuchar a la gente, así que la desobediencia era el único camino. Así se han ganado muchos derechos de los que ahora disfrutamos.

No viene de ahora, no es una locura de cuatro gatos, es un reclamo de un grupo grande de la sociedad.

El #1O: así lo vivimos

A las 6 de la mañana estuvimos en la puerta de nuestro colegio electoral. Llovía a cántaros, pero ya habían unas 500 personas y algunos medios de comunicación. No hubo cánticos ni arengas, no hubo banderas, solo gente dispuesta a expresarse.

A eso de las 6:30 pasaron tres jóvenes que tal vez venían de fiesta, tal vez creían que era gracioso, pero se pusieron a gritar ¡NO VOTARÉIS! ¡OS JODÉIS, SOIS ESPAÑOLES! Nadie les contestó, nadie reaccionó a la provocación. A mí solo me dio pena que consideraran que ser español era “joderse”. España es un país maravilloso, con lugares preciosos, cocina deliciosa, manifestaciones culturales que me llenan de emoción y, sobre todo, poblado por personas queridas.

A las 6:40 llegaron los mossos d’esquadra, la policía local. Los allí presentes rodeamos su patrulla y los miramos en silencio, esperando su respuesta. Éramos muchos, muy poco podían hacer. Levantaron un acta, llamaron a otra patrulla de refuerzo y se quedaron allí dando vueltas y garantizando que no hubiera disturbios. No los hubo.

A las 8:30 am llegaron esos tuppers que harían las veces de urnas. Los habían buscado por todas partes y había sido la misma gente del barrio quien los había escondido. Un despliegue logístico asombroso. Visto que todo estaba en orden, fuimos un momento a cambiarnos porque estábamos empapados

La hora de votar

Cuando volvimos ya se había empezado a votar. La cola daba la vuelta a la manzana, pero se daba preferencia a los ancianos, a las personas con dificultades de movimiento y a las familias con niños pequeños. Un cordón de gente protegía a los votantes. No hubo más escudo humano que los voluntarios. Por suerte, no hizo falta escudarse de nadie.

Cada vez que salían los ancianos la gente los aplaudía, estaban muy felices. Una nonagenaria que pasó a nuestro lado dijo que se había jubilado de todo menos de defender la libertad. Quienes estaban detrás de mí iban a votar por el NO y lo decían abiertamente, sin problemas. Era realmente emocionante.

Empezaron a llegar las noticias de los ataques, las fotos, los vídeos y la cola se hizo aún más larga. Gente que ni siquiera había pensado en ir a votar se unió a los que ya estábamos allí. No pudimos estar tan informados porque nos pidieron poner los teléfonos en modo avión para no interferir con la app del registro electoral.

La cola avanzó lentísimo y pasaban chicos repartiendo agua. Finalmente, votamos. Nos abrazamos y nos echamos a llorar porque el Sr. Torres y yo somos personas pacíficas, respetuosas de la ley, pero esta vez la moral estaba por encima de todo. Estábamos orgullosos de la organización y la alegría de nuestros vecinos. Fuimos a comer algo y volvimos a hacer guardia, para que nadie se llevara las urnas, como había pasado en otros lugares.

Cuando mi pie pidió tregua fuimos a la casa y nos pusimos al día con la tele y Twitter. No podía creer lo que veía, la brutalidad de las cargas policiales contra gente con las manos en alto, pero me dolió más aún que alguien pudiera justificar esos ataques tan desproporcionados. Ayer fueron 893 heridos, mañana podrías ser tú. El motivo es lo de menos si permitimos siquiera una acción como esta.

Como colofón, los discursos absurdos y negacionistas de diversos líderes políticos hicieron que nos volcáramos a las 22h a hacer sonar muy fuerte nuestras cacerolas.

Mi opinión, aunque – legalmente – nadie me la haya pedido

Antes que nada quiero agradecer a quienes trabajaron tanto por organizar la votación de la mejor manera posible dentro de las circuntancias, a quienes fueron a votar sí, a quienes fueron a votar no, a quienes fueron a votar en blanco y nulo. También a quienes no fueron a votar pero condenaron los atropellos desde cualquier punto del planeta (imposible no emocionarse al ver la Puerta del Sol de Madrid llena… o a la misma J.K. Rowling pronunciándose).

Y aquí mi opinión que espero sea respetada, porque la manifiesto con respeto. No creo que los resultados de este referéndum, por las condiciones en las que fue hecho, tengan la validez suficiente como para que se declare una independencia a lo loco.

Lo que sí debe hacerse es aceptar que hay un problema que viene de hace al menos 10 años, que el desencanto y la desafección han ido creciendo exponencialmente. Los catalanes no están chiflados, están cansados de que no se les escuche y de dialogar con las paredes. Además, están cansados de ser insultados.

No puedo ser equidistante porque me afecta cada insulto, amenaza y deseos de muerte hacia los catalanes. Pero insisto en que no se considere a “Madrid” o “España” como el enemigo. No es así. Nos han tratado con cariño en cada comunidad que hemos visitado: Andalucía, Aragón, Asturias, las Castillas, la Comunidad Valenciana, la Comunidad de Madrid, la Comunidad Foral de Navarra y el País Vasco. Al resto no tenemos el gusto de conocerlas, esperamos poder hacerlo alguna vez.

He visto el sentimiento independentista crecer a pasos agigantados en mi entorno, pero también hay mucha gente en contra. Nadie puede asegurar que sabe lo que piensa la mayoría si no ha hecho la pregunta.

Solo cuando tengamos la información veraz – qué quiere la gente, cómo son realmente las balanzas fiscales – se podrán tomar decisiones políticas, sea para negociar una separación pacífica o para consolidar una unión respetuosa que no esté pegada con babas.

Pero sobre todo, dejando de lado el referéndum, condeno la violencia de cualquier tipo. El uso de la fuerza es una derrota para la humanidad.

(Autor: Flavio Coddou

Article Tags : ,

50 Discussion to this post

  1. pequeboom dice:

    Yo también creo que deben hacerse las cosas bien, hace falta diálogo, hace falta acuerdo. Para mí este fin de semana las dos partes han hecho las cosas mal, muy muy mal.

  2. Mo dice:

    Yo tampoco quería un referéndum así, y jamás he tenido sentimientos independentistas, pero creo que con lo de ayer lo único que lograron fue que muchos empecemos a ver las cosas de otro modo. Sentí asco, vergüenza y pena. Y al mismo tiempo orgullo de ver tanta gente unida de forma pacífica defendiendo un derecho universal.
    Ojalá se emprenda un camino de diálogo y respeto. Ojalá.
    Una abraçada.

  3. “el día después…” siento que me han arrebatado algo. Estoy demasiado afectada para digerir según qué cosas. Empezando por las opiniones dentro de mi familia.
    Se te olvidó un dato, una media de 4-5 horas de cola para votar, dependiendo del lugar… Nada puede justificar esta violencia gratuita. Nada.
    Un abrazo gordo para los dos!

    • remorada dice:

      Yo decidí no discutir con nadie que piense diferente, respeto opiniones diversas porque pido que se respete la mía… pero hay unos principios básicos de humanidad que deberían ser comunes. La violencia es inaceptable e indefendible.

      :***

  4. Mi pregunta es bastante simple:

    que motivos argumentan los ciudadanos de a pie, que quieren ser independientes, para tratar de serlo?

    Yo, desde Madrid, aún no he escuchado un motivo, más allá de lo que digan los políticos…de los que no me creo nada.

    • remorada dice:

      Cada persona tiene los suyos, algunos apelan a determinados momentos históricos (a mí eso no me vale, no viene al caso, los tiempos cambian), otros a una cultura diferente (discutible, hay países donde conviven distintas naciones, una nación no es necesariamente un país) o a un agravio comparativo económico (discutible porque no se conocen los datos reales).

      Creo que lo realmente importante es darse cuenta que a muchos ya no les importa nada de eso, que simplemente sienten que se les ha ignorado, que no se les escucha y que encima reciben insultos día sí y día también. La gente se siente maltratada y nadie quiere estar donde no se le quiere.

      Ahora, si me lo preguntas a mí, creo que la independencia es el camino más difícil, pero solo sabiendo lo que el resto de gente siente, quiere y espera es que podemos actuar en consecuencia, para tomar el camino que sea, pero con una base real.

  5. Elena dice:

    Muchas gracias por tu magnífico post.
    Tambien he leído este:
    https://www.elespanol.com/opinion/tribunas/20171001/251094890_12.html
    Soy madrileña, casada con un Vasco, viví 4 años en Barcelona, mi hija mayor nació allí.
    Hoy siento pena, vergüenza, desesperanza….por los dos “bandos”.
    La única opinión clara que tengo es que no se ha hecho bien nada, por ninguna de las partes.
    Hay ángeles y demonios en los dos lados…..y al final los políticos de uno y otro lado ya tienen La foto que querían ….
    Solo me salen lagrimas la verdad.
    Por cierto, exactamente, y más allá del concierto fiscal, por qué quieren los catalanes la independencia?
    Gracias y bss

    • remorada dice:

      Cada persona lo vive diferente porque cada colegio se organizó de manera diferente. Hoy me comentaba un amigo que él estuvo en un sitio donde lo amenazaron con una pistola de pelotas de goma. En ese caso yo no sé cómo habría reaccionado, a mí no me pasó, a mí me respetaron en todo momento. Eso es todo lo que puedo contar.

      Como decía más arriba, se esgrimen motivos muy diversos, con los que se puede comulgar o no. Yo soy limeña, vengo de un país republicano e independiente (o eso creemos ;D) y creo que lo más importante es escuchar porque con días como el de ayer lo que se pierde es la esperanza, pasa a ser un tema de sentimientos y ante eso no hay solución. Nadie quiere estar donde no se siente bien.

      Pero bueno, ya veremos.

  6. Marialu dice:

    Yo tengo mucho que decir pero me voy a quedar en lo más importante, que es condenar una violencia completamente injustificada. ¡Lamentable!
    Un abrazo muy fuerte

    • remorada dice:

      Hay mucho que decir, hay muchos errores cometidos en este proceso y muy poca visión de lo que hay por venir. Podría hablar largo y tendido sobre pros y contras de todas las opciones, pero nada vale si no conocemos lo que la gente quiere, nada vale si no escuchamos, nada vale si no se tienen garantías mínimas.

      :***

  7. Te leo mientras lloro a moco tendido, soy vasca y de un lugar donde el independentismo se ha mamado bien desde chicos. Soy de esas que ayer no iba a ir ni a votar, pero me pudo el civismo tan ejemplar del pueblo catalán ante la barbarie que viví. Me pudo pensar que el padre de mis hijos estaba defendiendo “urnas” y me pudo pensar que soy hija de una era de democracia y que esto solo va a traer consecuencias nefastas.

    Llevo todo el día cabizbaja no me siento capaz de trabajar normal y estoy triste también por lo que he visto en las redes sociales.

    Un beso y gracias por explicarlas las cosas tan bien

  8. Lamentablemente no podremos saber a ciencia cierta si los catalanes se quieren ir o quedar. Solo hay una manera de saberlo y no la permiten. Pero lo que sí está claro es que ayer el Gobierno central se ha pasado cuatro pueblos en la manera violenta con que ha respondido a través de su Policía. Era gente pacífica ejerciendo algo tan elemental en democracia como es el ir a votar, y han caído palos por eso. Fatal!! Si hay algo bueno que rescatar de todo esto es que Catalunya algo ha ganado porque fuera la gran mayoría se ha posicionado a favor de dejarla elegir.

    • remorada dice:

      Creo que la negativa a dejar decidir crea más independentistas, ¡parece una jugada de lo más estúpida! Hace un tiempo estoy segura de que habría ganado el NO, ahora, no lo sé, la verdad.

      Pero parece que lo que se obtienen en otros lugares gracias a “mostrarse firmes” lo compensa y es muy triste. Primero deben estar las personas.

  9. Paola dice:

    Has descrito casi exactamente lo q hicimos nosotros aquí en Granollers , creo que lo vivido ayer nunca lo olvidaré una lección de amor entre todos de respeto y de esa fuerza que nace del dolor ,Ferran amaneció llorando y no sabía porque…le dije todos estamos así ! Y volvió a llorar !t estimo molt!

  10. matt dice:

    Qué razón tienes cuando dices que nadie ha hecho tanto por el independentismo como el PP.
    Lo de ayer fue una vergüenza. Un civil que lanza una silla a un policía que cae desplomado, policías usando la fuerza con civiles… Todo bochornoso e innecesario. Vi ayer una viñeta muy acertada de Rajoy y Puigdemont, sobre sus banderas moviendo los hilos de unas marionetas…

    En mi caso personal, me gusta España porque soy española. Pero no tengo un especial sentimiento patriótico, pienso que dónde naces es algo meramente circunstancial. Si hubiera nacido en Guatemala, me gustaría Guatemala, por decir algo.
    Por eso miro estos conflictos y me cuesta mucho entenderlos.

    Me ha gustado mucho leerte, transmites honestidad y sinceridad al hablar de lo que viviste, sin caer en demagogias ni sentimentalismos, en los que es tan fácil caer con este tema.

    Un beso hermosa

    • remorada dice:

      cuando cuento algo intento hacerlo como me hubiera gustado que me lo expliquen a mí ^^

      estoy muy de acuerdo con lo de la lotería, lo digo siempre también. yo soy limeña, pero mis ancestros vinieron de muchos lugares: desde emigrantes italianos pobres como ratas a esclavos africanos que fueron privados de tanto que ni siquiera podría saber cómo era su cultura. y yo elegí vivir en Barcelona, pero no fue fácil. Mi familia y amigos están regados por el mundo y todo lugar que les acoja es también un poco mío.

      Cuando digo que hay que escuchar a la gente me refiero principalmente a que ninguna opción tendrá la mayoría apabullante que dice tener, por lo que el camino que se siga, sea cual sea, tendrá que tener en cuenta especialmente a los que están en contra, porque no serán pocos.

  11. mari dice:

    personas pacíficas, ordenadas, con criaturas, con abuelos, siendo apaleados, jaloneados, golpeados… tengo una mezcla de rabia y tristeza que se me ha prendido en la piel y no me deja

  12. Bego dice:

    Fran, qué tristeza todo y qué bien lo has explicado. A mí lo que más rabia me da es que todos los inútiles que han montado todo este lío están tan ricamente en sus casas…

    • remorada dice:

      Ya he dejado de pensar que son inútiles, creo que saben perfectamente cómo aprovechar cada situación y a quién se dirigen cuando usan según qué palabras.

      Hoy he tenido que cerrar Twitter en shock porque a un amigo le están amenazando con ir a abrirle la cabeza para que tenga razones verdaderas para quejarse de violencia. Flipo.

      • Bego dice:

        La violencia sólo lleva a más violencia 😟
        Digo que son inútiles porque no saben ver más alla del hoy ni de sus propios intereses, no porque no sepan lo que están haciendo… 😔

  13. Gracias por compartir tu experiencia, es interesante leer una historia de primera mano.

    • remorada dice:

      por lo que he ido viendo cada persona ha tenido una experiencia totalmente diferencia según el barrio, los vecinos y el desplegamiento policial :/ aún así creo que los días que han seguido han sido aún más difíciles u.u

  14. Las cosas se tenían que haber hecho de otro modo, sin duda. No sé cómo, porque no soy política pero, desde luego, así no. Un besote!!!

  15. Esther dice:

    Me gusta leer tu experiencia en primera persona, lo cuentas estupendamente. Nunca la violencia puede ser la solución a nada. Lo del domingo fue un bochornoso espectáculo que no debiera repetirse jamás, aunque unos y otros (los políticos) andan haciendo lo posible por sacar tajada.
    Para mí ha sido especialmente doloroso que algunos de mis contactos, incluso familia justifique e incluso aliente esta violencia en aras de un supuesto patriotismo que no logro entender.
    Un abrazo para ti y para el Sr. Torres.

    • remorada dice:

      después de soltarlo todo me he quedado sin palabras para describir lo que hemos vivido estos días, las caretas que se les están cayendo a personajes aparentemente demócratas, es de locos…

  16. Dibujosdenube dice:

    Es una verdadera vergüenza. Nunca pensé que podría ver una cosa así. Que triste.
    Y desde aquí, en Madrid, hay una circunstancia mas: la división furiosa en dos bandos. Por todos los edificios puedes ver colgando de los balcones banderas españolas. Miras con incredulidad a tus vecinos, o a los compañeros de trabajo que justifican lo que sucedió. Y ellos te miran a tí con la misma incredulidad furiosa. Siento que algo se ha roto y parece que las posturas no pueden ser pacíficas ni dialogantes. Hay un ambiente enrarecido. Y todo por los pésimos políticos que nos representan. ¡Que pena! Y que orgullosa de que haya tantas personas capaces de manifestarse de forma pacífica, con esa unión y buen hacer.
    Un abrazo enorme!

    • remorada dice:

      es eso, lo que está pasando por aquí, más allá de si independencia o referéndum está mostrando que hay un problema más grande, en el que no nos podemos poner de acuerdo ni siquiera en lo más básico. Y los medios y los discursos sesgados no contribuyen en nada. Es una pena :(

  17. Azul Celeste dice:

    Te mando un abrazo grande Fran.
    Que lástima que se siga ejerciendo la violencia en vez del diálogo.

  18. Paula dice:

    Hola Remorada. Estoy bastante de acuerdo contigo. Personalmente, me considero internacionalista y no puedo apoyar un movimiento que se sostiene ideológicamente en la idea de patria, algo anacrónico y que ha producido tanto dolor en la historia. Yo no soy patriota. Supongo que es un sentimiento que algunos pueden tener, pero a mí no me representa.
    Dicho lo cual, creo que los catalanes llevan mucho tiempo expresando una inquietud que tiene que ser respondida de algún modo: lo mínimo sería que se abrieran canales de diálogo, que se llegara a algún acuerdo, e incluso que se pactara un referéndum en condiciones. La necesidad de expresarse debería ser respondida.
    Lo que me preocupa ahora es la espiral de odio que veo a mi alrededor. Eso me llena de tristeza. A un lado, “a por ellos”, “os jodéis que sois españoles “. Al otro “Adeu, allí os quedáis con vuestra mierda”. Las dos me hacen daño. Como me hace daño ver cómo la clase política sólo está moviéndose por sus propios intereses: nadie piensa en los ciudadanos, en las relaciones destrozadas, en el desgaste de las instituciones democráticas…
    Un desastre.

    • remorada dice:

      No solo no piensan en los ciudadanos, cada vez hay más agitación. La pelea de números de asistentes a las incontables manis (no era mejor hacer una consulta?), los extremistas, los boicots, las movidas empresariales, los distintos discursos que obvian lo que les parece, la gente que se cree lo que le conviene y se envalentona para decir chorradas… en fin, no estamos viviendo nuestros mejores días.

      pero confío en que habrá alguna solución, en el fondo soy una optimista ^^U

  19. Miércoles dice:

    Por fin algo que tiene sentido. Cuando fue el referéndum en Escocia, la falsedad de los medios británicos era insultante y descarada. Cuando veo los españoles, siento la sospecha de que está pasando lo mismo. Tu explicación aclara muchísimo.

    En cuanto a la balanza fiscal, por experiencia con el debate del referéndum escocés y el del Brexit, la economía de una región o país está tan integrada en la de sus vecinos que intentar averiguar cómo funcionaría con “independencia” es prácticamente imposible. ¿Como se sustituirían las leyes nacionales españolas/británicas/europeas?¿Cuales serían copias exactas?¿Cuales cambiarían?¿Cómo? Son, literalmente, miles. Después está el precio del cambio: las ayudas de la UE, quede el territorio dentro o fuera, serían recalculadas. La creación de una nueva moneda y el establecimiento de su valor. La adaptación de la economía a nuevos impuestos, aranceles, gastos…¿Cuanto habría que pagar por compartir, aunque sea temporalmente, ejército, recursos energéticos, infraestructuras?…

    En Escocia los nacionalistas (que son todos del mismo partido y de la misma ideología de izquierda) hicieron un libro de 600 páginas dando las líneas maestras de su visión y de lo que “intentarían” conseguir con el Reino Unido, siempre entendiendo que no hay garantías de que eso fuese lo que finalmente se consiguiese. En la votación sobre el Brexit no hubo nada de eso, sólo demagogia patriotera y simplismos pero ahora, de nuevo, se ve la enorme complejidad de la situación.

    En fin. No sé cómo acabarán las cosas, pero espero que mejoren para todos.

    • remorada dice:

      Lo de los medios me asombra cada día, las reacciones de la gente aún más. Me da mucha pena.

      Cada líder que sale a hablar tiene un discurso impermeable y un público devoto, aquí nadie pierde aparentemente. Lo de los medios me asombra cada día más, es una irresponsabilidad.

      No sé cómo acabará todo esto, la independencia es el camino más largo y difícil, pero igual de largo y complicado será reunir a una sociedad dividida… y ya no hablo de Cat sino de toda España u.u

  20. akane86 dice:

    Muchas gracias por contar vuestra experiencia y por el contexto previo, que mucha gente lo desconoce o lo olvida. Yo solo sé que hay un problema muy obvio y que los políticos han actuado fatal, que el gobierno nacional ha hecho lo peor posible todos estos años y que los dos bandos han azuzado a la gente de malas maneras. La violencia que he visto de aquel día y los siguientes me parece terrible y descorazonadora, pero me reconforta que en tantos otros lugares fuera todo pacífico y con ese sentimiento de comunidad como el que cuentas tú.
    Esto de hacernos buenos y malos y obligarnos a posicionarnos en un bando u otro… no, no es tan sencillo ni es el camino.

    Solo espero que no haya más violencia ni odio :(

    Un abrazo

    • remorada dice:

      Eso, hay un contexto, Cataluña lleva 7 años pidiendo diálogo, si incluso faltando una semana para el referéndum dijeron que si el Estado proponía hacer las cosas bien lo aplazaban, así tuvieran que esperar hasta el 2019 para hacer el referéndum, para que se pudiera explicar bien lo que implica un sí o un no (que creo que pocos se lo plantean en serio, más allá de las voluntades)

      Y pienso que cualquier resultado, en lugar de celebrar lo que decida la mayoría, ha de centrarse en integrar la parte que quedará en minoría, porque esa es la gracia de la convivencia, pero lo que he visto esta semana me hace dudar de si eso es posible :/

  21. nurananu dice:

    Jo vaig créixer catalana y espanyola i em costa molt de creure que haguem arribat fins a aquest punt. El que sí tinc clar ès que això no hi ha llei que ho arregli. Això no es pot arreglar per la força. Ha d`haver voluntat per ambdues bandes i, la veritat, tot el que he llegit, vist i escoltat fins ara és esfereïdor.
    Moltes gràcies, Fran. Per escriure tant bé i amb tant de seny… Una forta abraçada. Nuria

    • remorada dice:

      El dia que vaig escriure aquest post no m’imaginava fins a on es podria arribar. Em costa molt veure segons quines imatges, piulades i declaracions… i encara ens queda un llaaaaaaarg recorregut ><

  22. Lupe dice:

    CRACK!!!
    besazo
    (me estoy poniendo al día!) :)

  23. me había perdido este post, y me ha emocionado leerlo. Vivir este momento desde tan lejos, me hizo sentir extraña. Desayunar con las imagenes de violencia, hizo que se me revolviera el estómago. Tristeza e injusticia era lo que resumía desde 13.000 mi opinión ese día. Y…estupefacción cuando escuchaba las defensas a esos actos. El diálogo, que uno enseña como arma a sus hijos para resolver conflicto, resulta que los políticos y demás “líderes” de la sociedad, lo pisan e ignoran..¿qué ejemplo estan dando?

    • remorada dice:

      Eso mismo comentaba con amigos, no se puede predicar lo que no se practica.

      Nadie quiere vivir en medio del conflicto, hay que darle solución de alguna manera ¡pero nunca por la fuerza!

      :***!!!

Es tu turno de comentar ^_^

A %d blogueros les gusta esto: