La enfermedad del arañazo del gato

Uno de los motivos que nos impulsó para venir a vivir un tiempo a Santiago de Chile fue que necesitábamos cambiar de aires después de tantas escenas de hospital. Pero cuando una es tan propensa a las rarezas, estas la encontrarán aunque sea en el fin del mundo. Tengo la enfermedad del arañazo del gato

Todo empezó al volver de la escapada a Valparaíso. Cada vez que salimos en fin de semana pillo un resfriado, lo que es normal porque hay una variación muy grande de temperatura entre la mañana, el mediodía y la tarde. Pero esta vez fue diferente, tenía todo el malestar de una gripe, pero nada más.

Un par de días después se me hinchó un ganglio al costado de la oreja. No detrás, donde se suelen hinchar los ganglios, sino al costado, bajo la sien. Supusimos que sería consecuencia del resfriado, pero cada día se hinchaba más. Parecía un hámster.


Pasaron unos días más y me desperté con un ojo rojo, hinchado y lagrimeante. Y no era esa secreción asquerosa que sale con la conjuntivitis, no. Solo me salía agua y solo era un ojo.


Los síntomas del ganglio y el ojo estaban relacionados porque estaban en el mismo lado de la cara, la otra mitad estaba como si nada. Investigué un poco, pero al final preferí ir a que me viera alguien que supiera lo que hacía. 

Debo decir que ya había llegado al diagnóstico porque a estas alturas de la vida me he enganchado a House M.D. No la vi en su momento porque odio las series de médicos, pero ahora que siento que los hospitales son mi segunda casa, ya no me dan tanto reparo. Además, adoro a Sherlock Holmes. Gregory House es Sherlock Holmes y James Wilson es John Watson, eso es así. Si no, no viviría en 221B de Baker Street y no se drogaría y tocaría instrumentos musicales mientras hace sus deducciones. Incluso hubo una paciente llamada Irene Adler. Elemental.

Total, que todo apuntaba a que tenía la enfermedad del arañazo del gato. Es bastante común, sobre todo si has jugado con gatos, pero no era el caso. Lo que sí me pasó en Valparaíso fue que me picaron varios bichos, probablemente pulgas… de gato. Todo empezaba a tener sentido. Me recetaron antibióticos e inmediatamente empecé a mejorar. 

¿Y por qué vengo aquí a contarlo? ¡Porque jamás había oído hablar de esto! Y si a alguien le sirve, que sepa que no es grave, solo algo molesto. 

28 Discussion to this post

  1. Matt dice:

    No lo había oído nunca!. Qué cosas te pasan muchacha. Cuídate mucho.
    Un beso

  2. Hola Fran,

    Al principio pensé que era una broma…¡qué cosas!
    Ojalá ya estés muchisimo mejor.

    Un abrazo :)

  3. Azul Celeste dice:

    ¿Del arañazo del gato? Jamás lo había escuchado…
    Pero de las pulgas y demás bichos sí, acá mi prima y tíos tuvieron que tirar casi todos sus muebles y ropas porque se infestaron de pulgas por unos gatitos que tuvieron ¿O eran perros? No lo recuerdo, sólo sé que mi prima duró algunos días hospitalizada :(
    Que termines de mejorar querida Fran.

    • remorada dice:

      Uf, una vez la casa de mi papá se llenó de pulgas también y si te pican y eres alérgico es horrible! En mi caso “solo” eran transmisoras de la pinche bacteria xD

      Ya acabé el tratamiento, mi ojo ha vuelto a la normalidad y el ganglio está casi casi casi bien ^^

  4. Ceci dice:

    solo a ti…

  5. Vamos a ver, vamos a ver, vamos a ver…Nos tenemos que parecer hasta en eso?. O casi, porque lo que me pasó a mi es que tres horas antes de irnos de vacaciones a Espańa via Hungría me mordió mi gato y me hizo en total 11 lesiones en el brazo, algunas muy graves, con hemorragia en medio de la noche y todo. Llegué con el brazo inflamado, las heridas se infectaron, no se pueden coser y en observación porque al ser anémica la enfermedad del arańazo se torna grave para mi bazo. De no creer. Hija, mejórate.

    • remorada dice:

      Eso me dijeron a mí, que podía afectar al bazo! Qué cosas… pero es que yo no me había acercado a ningún gato! Mandaron a sus emisarios a por mí xD

      Me duele tu brazo solo de pensar en los arañazos, pensé que se te había roto y ya no sé qué opción es peor! :/

  6. Bego dice:

    madre mía, vaya tela, aventuras de todos los tipos en este viaje ¿eh?

  7. Oooo menos mal que no es nada importante me sonaba a virus maligno del horror rollo estar en el Hospital Y todo (tengo una gran imaginación jjjj) Me alegro que estés bien dentro del MAL estar etc. Besotes

  8. mari dice:

    ohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh

  9. Ay Fran, pobre… yo tampoco había oído hablar nunca de esa enfermedad. En tus dibujos queda muy cómico pero ha debido de ser un rollo patatero.

  10. Irene MoRe dice:

    No lo había oído nunca, espero que estés mejor, porque seguro que ha sido muy molesto. Alucino con tu capacidad para descubrir cosas y con tu memoria, jamás me había planteado las coincidencias entre House y Watson ¡¡eres increíble!!
    Besazos.

  11. roandthecity dice:

    Tengo gatos y nunca había oído nada de esa enfermedad.

  12. Marialu dice:

    Claro que House es Holmes, ¿alguien lo dudaba?
    Te pasa de todo…
    Un beso!
    Marialu

    • remorada dice:

      Yo no tenía idea de la similitud porque nunca en mi vida había visto un capítulo de House, soy una rebelde! XD

      pero sí, a la que ves unos cuantos episodios es bastante obvia la inspiración.

  13. Mo dice:

    Te puedes creer que no había caído en lo de House??? Mi poder deductivo no es lo que yo creía!
    Bartonellosis suena más respetable, sí… Jajajajaja!
    Muuuas!

  14. Esther dice:

    Me quedo ojiplática, no sabia que existiera algo así. Me alegra leer por ahí arriba que ya estás casi bien. Un besote.

Es tu turno de comentar ^_^

A %d blogueros les gusta esto:

Este blog utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia de navegación. Son galletitas sin gluten. Si continúas navegando, asumimos que estás de acuerdo. Leer más

Una cookie es un pequeño archivo de texto que los sitios web instalan en la computadora o el dispositivo móvil de los usuarios que los visitan. Las cookies hacen posible que este blog recuerde las acciones y preferencias del usuario (identificador de inicio de sesión, idioma, tamaño de letra y otras preferencias de visualización), para que este no tenga que volver a configurarlos cuando regrese o navegue por sus páginas. Puedes controlar o borrar las cookies siempre que así lo desees.

Cerrar