Un día en Viña del Mar

Las distancias en Chile son enormes y por eso no es tan fácil hacer escapadas de fin de semana desde Santiago. Sin embargo, había un plan que no nos queríamos perder: ¡ir a la costa! Hoy toca explicar lo que visitamos en un día en Viña del Mar y en el siguiente post te contaré mis impresiones sobre la ciudad vecina, Valparaíso.

Es una excursión recomendadísima, aunque justo la hicimos el fin de semana en que Santiago estaba cubierta por la nieve después de muchos años.

Cómo llegar a Viña y Valparaíso con transporte público

Los buses hacia la costa salen desde el Terminal Alameda y el Terminal Pajaritos.

Hay un montón de líneas, horarios y diversidad de precios, pero nos recomendaron que por seguridad optáramos por la empresa Tur-Bus. Casi nos quedamos porque Tur-Bus tiene su propia terminal justo al frente y nosotros habíamos estado esperando en la central, por suerte nos dimos cuenta y llegamos faltando un minuto para partir.

Aunque hay mucha frecuencia de buses, los fines de semana viaja mucha gente, así que nos recomendaron que compráramos pasaje de ida y de vuelta para asegurar el asiento.

Un día en Viña del Mar

Mi amiga Cami, a quien por fin desvirtualicé después de ¡17 años! nos esperaba en el terminal de Viña y empezamos nuestra caminata.

La primera parada fue la Quinta Vergara, famosa porque aquí se lleva a cabo el Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar. El Sr. Torres no lo conocía, pero es uno de los eventos musicales más importantes de América Latina. En mi mente sonaba la musiquita de presentación mientras visitábamos el auditorio donde "el monstruo" – nombre que recibe el público del festival – vitorea o abuchea a los artistas que se presentan. Es más pequeño de lo que parece por televisión, tiene una capacidad de 15.000 personas ¡que se hacen notar! En este parque también se encuentra el Palacio Vergara, donde estaba el Museo de Bellas Artes, sufrió grandes daños debido al terremoto de 2010 y actualmente está en obras.

Una publicación compartida de Brickcelona (@brickcelona)

Después quisimos ir al borde costero (malecón / paseo marítimo). Estábamos embobados viendo el mar, ya que llevábamos más de un mes sin verlo. Como había habido un temporal el día anterior, había zonas cortadas por las que no se podía pasar. Por aquí se pueden ver el Castillo Ross, sede del Club Árabe, o el Castillo Wulff. Este último estaba abierto así que pudimos hacer una rápida visita y ver sus vitrales y algunos muebles antiguos. Muy cerca se encuentra el reloj de flores, uno de los símbolos de la ciudad.

Una publicación compartida de Brickcelona (@brickcelona)

Nos dio hambre y aunque lo más lógico habría sido comer comida del mar, le comentamos a Cami que aún no habíamos comido algo muy típico de Chile: un completo, así que nos llevó Cevasco, a un lugar de lo más auténtico y riquísimo. Pedimos el grande y casi no pudimos acabarlo.

Para bajar la comida continuamos el paseo por la Plaza Sucre, donde está el Club de Viña, y la Plaza Vergara, donde está el Teatro Municipal. Atravesamos el estero Marga Marga y caminamos por la calle Libertad hasta llegar a monumentos como el Palacio Carrasco, que funciona como centro cultural, la Casa Délano, donde está el Museo Fonck y en cuyos jardines se puede ver un moái auténtico, o la Iglesia de los Carmelitas.

Bajamos a la calle San Martín y pudimos ver el Casino Municipal de Viña del Mar, seguimos caminando hasta llegar al Muelle Vergara. Una pena que estuviera cerrado, pero fue un lugar precioso para poder ver cómo empezaba a ponerse el sol.

Una publicación compartida de Brickcelona (@brickcelona)

Caminamos un rato más por el borde costero (evitando a alguna que otra gitana que intentaba embaucar a los turistas), pasamos por el reloj de sol de la playa de las Salinas y llegamos a un monumento muy curioso: el Salto de Larraguibel, un militar que tiene uno de los récords deportivos más antiguos: un salto de 2,47 m a lomos de su caballo "Huaso".

Nos quedaron pendientes algunos palacios y casas catalogadas porque había que priorizar. Otro punto de interés que vimos, pero desde lejos fue el Cerro Castillo. Las construcciones que se ven son muy bonitas, coloridas y diferentes, pero las que más destacan son el Palacio Brunet y el Palacio Presidencial, donde se queda el / la presidente cuando viene a la ciudad, sea para descansar o para reunirse con los parlamentarios, ya que la sede del Congreso está en Valparaíso.

Y a Valparaíso nos fuimos a pasar la noche, que al día siguiente nos iba a tocar caminar aún más.

Article Tags : , ,

17 Discussion to this post

  1. Irene MoRe dice:

    Me encantan vuestros viajes y cómo los cuentas. Yo tengo una foto en un reloj parecido en Costa Rica.
    Besos os.

  2. Azul Celeste dice:

    Precisamente hoy te estaba extrañando un montón, cuando aparece en el correo el aviso de que publicaste de nuevo.
    Me fascina tu manera de contar las cosas, ya te lo he dicho, que bien que pudiste escaparte a Viña y a Valparaíso, muy interesantes tus recorridos :D
    P.D. ¿A poco sabes surfear? Esa foto me encantó, sobre todo lo grandes que se ven los granos de arena.
    Un abrazo cálido desde el ̶i̶n̶f̶i̶e̶r̶n̶o̶ la Laguna XD

  3. Cecichica dice:

    Qué bonita crónica! Me preguntó por qué otros países vecinos tienen tantos castillos y palacios pero en Lima no tenemos!

  4. ¡Me ha gustado mucho lo de “locomoción colectiva”! *-* Y no me extraña que casi no pudierais con el completo… parece muy voluminoso o.o ¿Cómo se hace para morder todos los ingredientes a la vez? xDD

    ¡Besotes!

  5. Marialu dice:

    El mejor momento para ir a la playa.. ^_^

  6. Bego dice:

    terminal pajaritos, locomoción colectiva, me encantan, son nombres que suenan fenomenal y muy descriptivos ♥
    qué maravilla todos estos viajes, gracias por llevarnos un poco de turisteo de nosotros también con estos posts y las fotos de IG.

  7. Mo dice:

    Para mí Viña del Mar también es sinónimo de cantaaaaaaar! (creo que en el Arucitys siempre lo mencionan y por eso se me ha quedado, jejejeje…).
    Ese “completo” es para campeones, me da que no me lo hubiese acabado, pero qué pinta!
    Muas!

    • remorada dice:

      y encima pedimos el grande! Hay la versión pequeña, pero son todas bastante contundentes xD

      Viña es un festivaaaaal! Ahí fue que Enrique Iglesias lanzó el premio al público… BUUUU BUUUUU! ¬¬

Es tu turno de comentar ^_^

A %d blogueros les gusta esto: