Museu Olímpic y la nostalgia de Barcelona ’92

El Museu Olímpic de Barcelona fue inaugurado en 2007, pero no habíamos entrado nunca. Como en nuestra visita al Open Camp nos dieron una pulsera con la que también podíamos entrar al museo, hacia allá que fuimos. No nos esperábamos gran cosa, la verdad, pero una vez dentro del edificio quedamos gratamente sorprendidos.

El Museu Olímpic i de l’Esport Joan Antoni Samaranch

Una rampa en espiral con fechas marcadas en el suelo nos lleva por la historia del deporte. ¡Desde las ánforas griegas hasta hoy hemos recorrido un largo camino! ¿Sabías que hasta 1900 las mujeres no pudieron participar en los Juegos Olímpicos? Increíble.

Se puede ver un rango bastante grande de deportes, saliendo de lo típico. Además, se puede ver cambios en los reglamentos, avances tecnológicos y mucha memorabilia.

170511-museu-olimpic-barcelona-expo

Acabando la espiral hay una zona llena de pantallas con imágenes chulísimas y luego pasas a la joya de la corona: la zona de Barcelona ’92. Aquí se puede ver la transformación de la ciudad, así como elementos que se utilizaron en las ceremonias de inauguración y clausura. No se puede negar que fueron unos juegos que estremecieron al mundo entero.

Posteriormente hay una zona de exposiciones temporales y la colección Samaranch, que cuenta con un montón de objetos relacionados con las olimpiadas: arte, estampillas, monedas, souvenirs, etc.

Es un museo es ideal para residentes, para turistas que vengan con bastante tiempo o para locos del deporte.

La visita es muy entretenida y se hace en una hora y media o dos.

Más información en la web (algo antigua): http://www.museuolimpicbcn.cat/esp/home.asp

170511-museu-olimpic-barcelona-92

Barcelona ’92 vista desde Lima ’92

El Perú vivía uno de sus años más convulsos: el autogolpe de Fujimori, atentados y bombas en la capital y una supuesta victoria sobre el terrorismo gracias a la captura de los líderes. El mundo también había cambiado. En Sudáfrica se había acabado el apartheid, ya no teníamos Unión Soviética ni Yugoslavia, pero sí una Alemania reunificada.

Mis amigos y yo teníamos, además, otras cosas en qué pensar. Era nuestro último año de colegio, teníamos ganas de dejarlo atrás y nervios ante lo que vendría. En medio de toda esa intensidad adolescente, Barcelona llenó todo de color.

No sabría cómo explicar la emoción que sentí al ver a Freddie Mercury, a quien habíamos despedido hacía solo unos meses. El dúo que hizo con Montserrat Caballé, Barcelona, es una maravilla. También hubo otra canción emblemática, Amigos para Siempre. Compuesta por Andrew Lloyd Weber y cantada originalmente por Sarah Brightman y Josep Carreras, fue popularizada por Los Manolos.

Entonces llegó Antonio Rebollo y encendió el pebetero con esa flecha que nos dejó boquiabiertos. Imposible olvidarlo.

Fue divertido ver al equipo de basket de los Estados Unidos, el Dream Team. Y yo, que me vuelvo loca con la gimnasia artística, estuve pegada viendo a Vitaly Scherbo arrasar, mientras Tatiana Gutsu y Sharon Miller pugnaban hasta por la última centésima.

Así como Perú fue por última vez a un mundial en España ’82, ganó su última medalla olímpica (de cuatro cosechadas en toda su historia) en Barcelona ’92. Podríamos decir que la península ibérica nos trae mala suerte, pero la verdad es que el fomento del deporte nunca ha sido una prioridad del país, como no lo es la ciencia ni el arte. Es para indignarse.

170511-museu-olimpic-barcelona-mascotas

A 25 años de Barcelona ’92

Las percepciones cambian con el tiempo y la distancia. Vivir en Barcelona me ha hecho re-vivir Barcelona ’92.

Cobi, la mascota más genial, fue criticada en su momento, aunque nos dio una pena tremenda cuando se fue volando en su barquito de papel. Ahora sé que el diseño de Xavier Mariscal intentaba representar un gos d’atura, o pastor catalán. No se parecía en nada. No conocía a Petra, la mascota de los Juegos Paralímpicos.

Me sigo emocionando con Barcelona, es mi momento favorito de los espectáculos de las Fuentes de Montjuïc. Pero ahora entiendo otras canciones que sonaron en la inauguración o la clausura y que se han convertido en parte de mi vida: L’himne dels Segadors, el Cant de la Senyera, el Virolai, la música que acompaña a los Castellers o el Cant dels Ocells.

Además de la construcción de infraestructuras deportivas hubo otros cambios en el trazado urbano: la ciudad se abrió al mar, se construyeron las vías de circunvalación… y edificios a modo de muro para “tapar” zonas conflictivas. El aeropuerto y muchos hoteles se remodelaron. A partir de las olimpiadas Barcelona alcanzó una proyección impresionante. Si ahora nos quejamos del turismo ya sabemos cómo empezó la cosa.

Barcelona ’92 también demuestra la importancia de la actitud. La imagen del alcalde Pasqual Maragall saliendo al balcón con las manos haciendo el signo de V bastó para transmitir sensación de triunfo. Luego el presidente del Comité Olímpico Internacional, también de Barcelona, dijo que habían sido los mejores Juegos Olímpicos de la historia y la prensa del mundo se hizo eco de sus palabras. Envidio a esa gente que es capaz de proyectar tanta seguridad.

¡Feliz 25 aniversario, Barcelona olímpica!

170511-museu-olimpic-barcelona-cancion

***

Recuerda que en Facebook tenemos un sorteo de 4 entradas para el Open Camp, ¡puedes participar hasta el lunes 15 de mayo!

11 Discussion to this post

  1. Bego dice:

    Te diré que lo apunto para otro viaje pero qué risas por favor con el dibujo del final, pobre Señor Torres, no le diste ni tiempo de pedirse a Freddie, aunque arriba le diste a Cobi y ahí sale ganando porque, tú estás bien de Petra, pero el Señor Torres de Cobi está total jajaja ¿cómo se te ocurren estas cosas?

    • remorada dice:

      le he dejado la Caballé porque comparten nacionalidad… ya le he dicho que si quiere ser Freddie se tiene que poner el mono elástico de rombitos xD

      y sí, le queda bien ser Cobi, pero no se me ocurre nada en especial, simplemente paso TODO por el “Torrefactado”! xD

  2. mari dice:

    qué divertido!!!

  3. Pepa dice:

    No tenía ni idea de que hubiese ese museo! Me ha parecido flipante el relato que haces de la perceppción de tu ciudad a través de diferentes etapas de tu vida :) :)

  4. Azul Celeste dice:

    No me gustan los deportes, sólo veo el patinaje artístico y las gimnastas rítmicas…
    pero platicas todo de manera tan sabrosa que ¡ya se me antojó ir a visitar ese museo!
    Acá MiEspo tiene el CD de Barcelona 92. Lo estaba escuchando yo hace unos días precisamente ;)
    Un abrazote!!!

    • remorada dice:

      yo tampoco soy deportista, supongo que por eso lo fui dejando, pero me gustó mucho!

      qué gracia lo del CD, muy apropiado para el 25 aniversario! (nos fijamos que hay gente trabajando en el museo… que no había nacido entonces! xD)

  5. Nuria dice:

    En el verano del 92 me enamoré de mi ciudad. Los barceloneses teníamos mala relación con la ciudad, muy gris, sucia y decandente en los 80, a pesar de la explosión del diseño (“estudias, trabajas o diseñas?” era la frase para ligar). Sigo añorando los viejos chiringuitos de la Barceloneta, con mesas en la arena y techos de uralita, y Bernardo Cortés con su guitarra cantado por allí “Hola, soy Bernardo Cortés, poeta, rapsoda y cantautor”… Ahora, cada día me reenamoro de Barcelona. No hay mejor ciudad en el mundo.

    • remorada dice:

      Es una ciudad preciosa, a nosotros nos pasa lo de reenamorarnos de ella a menudo, pero especial y apasionadamente cada vez que alguien viene de visita y la volvemos a ver con ojos nuevos ^^ <3

  6. Mo dice:

    Ayayayayyy, qué risa con el Sr. Torres reprendiéndote!! Es que “Barcelona” es una canción brutal! A mí me da la llorera cada vez que la escucho… La ciudad cambió muchísimo con las Olimpiadas, desde luego. En mi infancia, como dice Nuria, la recuerdo más gris y decrépita. Puestos a vivir en una ciudad, que sigui Barcelona.
    Muas!

Es tu turno de comentar ^_^

A %d blogueros les gusta esto:

Este blog utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia de navegación. Son galletitas sin gluten. Si continúas navegando, asumimos que estás de acuerdo. Leer más

Una cookie es un pequeño archivo de texto que los sitios web instalan en la computadora o el dispositivo móvil de los usuarios que los visitan. Las cookies hacen posible que este blog recuerde las acciones y preferencias del usuario (identificador de inicio de sesión, idioma, tamaño de letra y otras preferencias de visualización), para que este no tenga que volver a configurarlos cuando regrese o navegue por sus páginas. Puedes controlar o borrar las cookies siempre que así lo desees.

Cerrar