Una vez fui profesora (III)

Esta es una miniserie de 3 capítulos, los primeros están aquí y aquí.

Las dos profesoras de las clases 5 años estaban allí para todo lo que necesitara, controlaban al grupo, colaboraban haciendo preguntas a quienes ellas sabían que hablaban menos, o relacionaba los temas con detalles de los niños que yo no podía saber, como que uno acababa de tener un hermano o que otra era vegetariana.

Una profesora estaba tan entusiasmada con los talleres que a veces respondía las preguntas antes que los mismos niños, la recuerdo gritando ¡OTRA VEZ! un día en que hicimos un experimento con agua y sondeando si ella también tenía un personaje en un juego que hicimos. En estas aulas todo fluía y era divertido.

profe-2

Sin embargo, con la profesora de 4 años la relación era tirante. Antes de cada clase me preguntaba “y tú ¿qué has estudiado? porque magisterio no, ¿no?” para, acto seguido, dejarme sola con los niños llevándose a las auxiliares a tomar un café mientras me soltaba “estás a cargo” y se quedaba más ancha que larga.

Lo peor de todo era que yo había entregado antes de empezar el proyecto un documento explicando los objetivos que buscaba alcanzar, con una descripción de las actividades que llevaría a cabo cada semana y, curiosamente, en esa clase se hacían las mismas actividades un par de días antes y me tocaba improvisar alguna otra. Boicot.

En la clase de 4 años había 3 niños de los que quiero hablar:

profe-3

  • Uno era el motivado, era el único que me hacía caso mientras sus compañeros estaban más fascinados con el collar de cuentas transparentes de la niña del costado. (nota mental: llevar abalorios baratos a las siguientes clases), se le veía un poco frustrado porque no había profesores que pudieran estar solo por él respondiendo todas sus dudas.
  • Una era la típica niña que usa su inteligencia para el mal mientras pone cara de inocente, la matalascallando, a la que hubieras ahorcado si no fuera porque se te parecía incluso físicamente.
  • El otro no destacaba tanto per se, sino porque se notaba en su cara quiénes eran sus padres, era hijo de famosos.

En una de las actividades la idea era salir de clase a buscar “la fauna del cole”, insectos, pájaros, el gato del portero, lo que encontráramos. Organicé a los niños en filas de a dos, dándose la mano para ir todos juntos, la niña maquiavélica muy cerca de mí para tenerla vigilada. No contaba con el poder de su mirada.

En Lima son normales las escuelas que tienen desde educación inicial hasta secundaria y este centro era bastante grande. Apenas salimos del área preescolar la niña hizo una seña y todos echaron todos a correr, ¡cada uno en una dirección diferente! Mientras me desesperaba pensando a cuál seguir primero me viene la niña caminando por un murito a tocarme el hombro y decirme con condescendencia “qué difícil lo tienes”. EL MAL.

estampida

En eso, vi que el hijo de famosos se acercaba a un rayo gigante que señalaba un lugar peligroso. Corrí a buscarlo porque ya lo único que me faltaba es que le pasara algo y saliera en los noticieros, Dios perdona el pecado pero no el escándalo.

Un profesor de secundaria, que se encontró a un niño en su clase, le pidió a sus alumnos que me ayudaran a recoger a los pequeños de todas partes, del gimnasio, del comedor (hay que ver cómo corren) y,atención, de la oficina del Director, que estaba en plena reunión con un donante importante.

Pensé que ese sería mi último día, pero no, llamaron la atención a la profesora por haberme dejado sola. Así que vino a clase, me encontró en un rincón hablándole a la pared mientras la marabunta seguía dando saltos y empezó a cantar una canción que decía así:

Todos sentaditos, todos sentaditos, todos sentaditos, ¡YA! (bis)

MAGIA. Solo he visto encantadores de serpientes en dibujos animados, pero en vivo deben ser muy parecidos a ella. Los niños actuaban como si estuvieran hipnotizados, giraron a mirarla y siguieron sus indicaciones al pie de la letra en silencio y sin bajar la mirada. La música calma a las fieras.

Firmé un pacto de no-agresión con la maestra y cambié el programa, buscando actividades que ella no pudiera llevar a cabo sin ayuda, como llevar animales disecados para que los niños los tocaran.

disecados

Y me pasé el resto de clases de 4 años cantando para guiar a los críos como si estuviera en Hamelin, con lo mal que lo hago, aunque debo decir que mis letras tenían cierto encanto.

Tengo un cráneo de mono, una sapo en formol, piel de culebra y un caracol. OHHHHH.

El último día de clase acabé de cautivarlos. Le pedí ayuda a mi amiga Sayaka y llevamos todo lo necesario para hacer un campamento, seguras de que nunca habían hecho uno porque debían ir solo a hoteles 5 estrellas. Les explicamos anécdotas y los metimos a todos bajo un mosquitero. Creo que les gustó, este dibujo es el de la niña ya no tan maligna, tengo una foto de este momento en que ella es quien más ríe.

mosquitero

La Profe Experimentos triunfó, más con teatro que con ciencia, pero triunfó que es lo importante.

Y apenas acabó el proyecto, se jubiló. FIN.

39 Discussion to this post

  1. Marta dice:

    Genial, lo de la musiquilla es un truco, jijiji, ya lo sabes para cuando tengas que volver a usarlo :)
    Me imagino la situación en el patio, y no paro de reír…

  2. Jajajaja. Esa niña era maligna a tope, oye. Menos mal que conseguiste ablandarla con tus encantos… Tienes toda mi admiración desde ya. Yo no hubiese sido capaz. Al día siguiente hubiese estado pidiendo la baja por estrés. Un besote!!!

  3. aliesba dice:

    Me apunto el truquito de cantar para que me hagan caso, probaré a implantarlo no sólo con niños, a ver qué pasa :P
    Besos!

  4. Sayaka dice:

    Yo sigo pensando que los niños hasta 5 años son de algun lado, menos de la tierra. Porque es dificil comuncarse con ellos! Bravo Francis! Me hiciste retroceder en el tiempo!!!!

  5. “Dios perdona el pecado pero no el escándalo”, me encanta!! Madre mía tu vida es de novela, algún día puedes hacer un remofunding y pasarlo a libro, en serio.
    PD Qué rara se te ve de amarillo XD

  6. Lupe @delosrodriguez dice:

    Me ha encantado la miniserie… no repetiste nunca más como profe? si saliste muy airosa! me he sentido muy identificada al ver que tratabas de divulgar la ciencia… Los dibujos geniales!

    • remorada dice:

      Nunca más! Hice repaso escolar por las tardes, pero es distinto con una sola persona que con un grupo!

      La divulgación de la ciencia es mi carrera y mi pasión, debería hacer algo al respecto! :)

  7. Irene MoRe dice:

    XDDDDDD niña del maaaal. Vaya te lita. Probaré lo de las canciones, pero me temo que eso sólo funciona en la escuela.
    Y la profesora, una miserable.
    Por cierto, nos has quedado con las ganas de saber quienes eran los famosos padres, jijijiji

  8. Gabi-nete dice:

    “La música calma a las fieras”. Que buena! Y la niña me dio miedito. Me encantó la miniserie!

  9. jaja! me he partido con la “niña mala”. Menuda experiencia y cuánta paciencia!!!

  10. Azul Celeste dice:

    Esa niña malvada… en todos lados me la encuentro :(

    Lo de la música es cierto… por acá me tocaba cantar ¡Alelu… YA! completaban los niños y otra de ♫cruzo mis bracitos, cierro el piquito y me quedo así♪… Séeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeh…

    ¡Fascinante la miniserie de la Profe Experimentos! Y esa maestrita roba clases, ya lo verá… karma karma everywhere

  11. Pues estoy segura de que no se habrán olvidado de la “profe rarita y sus experimentos” jis! La niña-mala me dio miedito… pero fue una serie muy divertida!!
    Yo no quiero 終わり yo quiero つづく … snif… snif…

    • remorada dice:

      Tiempo después me encontré con una niña que vivía a la vuelta de mi casa, me reconoció y todo, pero ya han pasado años, si yo no recuerdo apenas sus nombres y sus caras (y tengo buena memoria) ellos ya deben haber pasado página x)

  12. akane86 dice:

    Pero qué borde la profesora, hay gente muy paranoica con el supuesto intrusismo laboral! Menos mal que al final colaboró y te enseñó la clave para dominar a los niños, porque a esa edad es verdad que o sabes cómo controlarlos o pueden ser una locura. Y la niña maquiavélica tenía que ser digna de conocer, me imagino el poder de su mirada xD.
    Tuviste que ser una profe muy divertida, a mí me encantaban los experimentos, excursiones y esas cosas cuando era pequeña!

    Un abrazo

    • remorada dice:

      Eran demasiado pequeños y el grupo demasiado grande para este tipo de actividades! Pero esto pasó hace mucho tiempo, ahora con una app aprenderían muchísimas cosas más que podrían hacer en casa O.O

      La niña en el fondo era la más graciosa <3

  13. Elena Velvet Cat dice:

    Niños corriendo por todos lados, madre mía! Ese dibujito me ha encantado :D

  14. sradiaz dice:

    Con Srtadiaz paso el día cantando, así parece que escucha y se está más quite cita jejeje.

  15. Jajaqué bien me lo he pasado con tus historias de profe…ains,si es que lo que no te pase….yo no sería capaz de ser profe,me pongo nerviosa si los niños se descontrolan y me bloqueo….pero reconozco que a pesar de los nervios,me moló cuando preparé gymkanas para niños en una biblioteca para enseñarles a utilizar los recursos para buscar la información……

    Deseando tus próximos post…jeje….

  16. remorada dice:

    Yo buscando la mejor manera de salir viva! No me guía el altruismo x)

  17. madresolohayunablog dice:

    Ya sé de qué colegio estás hablando! por favor, el nombre de los padres famosos ASAP xD

  18. monstruuosa dice:

    Pero si también domaste a la profesora!! Eres una genioooo! xD

    Lo de la canción me recuerda un día en el que estuve en un salón de actos con todos los niños del colegio y no había manera de callarlos. Entonces empecé “1, 2 y 3, cerramos la boca con cremallera” (haciendo el gesto). Mágico, oye…

Es tu turno de comentar ^_^

A %d blogueros les gusta esto:

Este blog utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia de navegación. Son galletitas sin gluten. Si continúas navegando, asumimos que estás de acuerdo. Leer más

Una cookie es un pequeño archivo de texto que los sitios web instalan en la computadora o el dispositivo móvil de los usuarios que los visitan. Las cookies hacen posible que este blog recuerde las acciones y preferencias del usuario (identificador de inicio de sesión, idioma, tamaño de letra y otras preferencias de visualización), para que este no tenga que volver a configurarlos cuando regrese o navegue por sus páginas. Puedes controlar o borrar las cookies siempre que así lo desees.

Cerrar